2016 ha sido un mal año para Internet: lo peor y más “anti-internet” de los últimos 12 meses – Genbeta

2016 ha sido un mal año para Internet: lo peor y más "anti-internet" de los últimos 12 meses

Ya está, estamos en el último mes del año, y para cuando queramos darnos cuenta ya estaremos despidiéndonos de él. Por eso diciembre siempre ha sido un mes para echar la vista hacia atrás y ver qué han dado de sí los últimos doce meses, y qué ha sido lo mejor y lo peor que nos ha dejado. Hoy de hecho vamos a centrarnos en hablar de lo segundo.

Después de todo, el 2016 ha sido un año no demasiado bueno para Internet. Las noticias falsas y el acoso online han tomado las redes sociales, los gobiernos y empresas reaccionan recortando libertades y privacidad, y mientras, se ha iniciado una nueva era de ataques online a través de botnets. Aquí tenéis lo más “anti-internet” del 2016.

Pero antes de empezar un pequeño apunte. Estas son las nueve cosas que menos nos han gustado del año en temátima genbetera, pero no las hemos ordenado de ninguna manera. Por lo tanto, no es un ranking en el que creamos que hay cosas peores que otras, ya que en cierta manera todas son malas para toda la red independientemente de que algunas nos afecten más o menos a nosotros.

El año de las grandes filtraciones

Intimidacion

Una de las cosas por las que se recordará este año es por los hackeos masivos y posteriores megafiltraciones de miles de millones de cuentas de usuario de algunas de las empresas más importantes del mundo tecnológico. La mayoría de los hackeos no se efectuaron este año, pero por alguna razón todos los datos fueron poniéndose a la venta en la Darknet en 2016, y nosotros mismos comprobamos lo fácil que era acceder a ellos.

Todo empezó en mayo la filtración de las credenciales de 117 millones de usuarios de LinkedIn, tras el que se expusieron 427 millones de contraseñas de MySpace, 65 millones de contraseñas de Tumblr y las contraseñas de 427 millones de usuarios de MySpace. De VK.com se expusieron 100 millones de usuairos, de iMesh 51 millones, de VerticalScope 45 millones, 68 millones de Dropbox e incluso 800.000 de Brazzers.

Pero uno de los peor parados fue Yahoo. En agosto salieron a la venta 200 millones de credenciales en la Darknet en un hackeo que, según supimos después, afectó hasta a 500 millones de cuentas. Muchos de estos hackeos fueron realizados por Peace, del que también os hablamos. El problema fue serio, ya que la propia Yahoo admitió en noviembre que podría poner en riesgo su adquisición por parte de Verizon.

Noticias falsas inundan las redes sociales

News Feed

Otro de los grandes problemas que han hecho este 2016 un poco menos acogedor ha sido el de la invasión de noticias falsas. La empresa que más ha sufrido su conquista de los titulares de la prensa de medio mundo en este caso ha sido Facebook, que se ha dejado su credibilidad por el camino debido a su incapacidad de reaccionar de forma contundente desde el principio.

Los problemas empezaron a mediados de mayo, cuando antiguos empleados de Facebook aseguraron haber “camuflado” noticias de ideología conservadora en los trending topics de la red social. La bola sobre la editorialización de los trending topics fue creciendo hasta que Zuckerberg decidió cortar por lo sano para que fuesen los algoritmos quienes seleccionaran las noticias.

Fue entonces cuando las noticias falsas se descontrolaron, y muchos vieron en que muchas de ellas atacasen a Hillary Clinton una exclusa para echarle la culpa a Facebook de la victoria de Trump. Zuckerberg finalmente presentó su plan para acabar con estas noticias, y el año lo ha acabado dando los primeros pasos para acabar con el lenguaje engañoso acompañados de empresas como Google, que también se han unido a la batalla contra la desinformación.

Terrorismo, acoso y discursos de odio en redes sociales

Intimidacion

Otra de las grandes lacras a las que nos hemos enfrentado este año ha sido al desmesurado crecimiento de los mensajes de odio, el ciberacoso e incluso el terrorismo online en redes sociales. Ambos tres están siendo problemas importantes, sobre todo por la manera en la que podría acabar recortándose la libertad de expresión de todos para combatirlos.

Durante este año os hemos estado explicando qué están haciendo los gigantes tecnológicos contra el terrorismo online, cómo camuflan los extremistas su discurso de odio en las redes sociales o cómo llegan estos discursos de odio a los primeros resultados de Google. El ciberacoso es un tema más cercano aún, y también os contamos cómo evitarlo y denunciarlo y qué herramientas de denuncia ofrecen las mayores redes sociales.

De los tres, el tema que más conflictos está creando entre empresas e instituciones es el de los discursos de odio, que a su manera puede englobar a los otros dos. Primero Alemania, y después Europa, amenazaron a las grandes redes sociales estadounidenses con tomar medidas legislativas si no actuaban más rápido ante las denuncias, y como resultado todas ellas se han unido contra el terrorismo online y han empezado a tomar medidas contra los mensajes de odio.

Amenazas para la privacidad

Privacidad

Este también ha sido un año especialmente malo para nuestra privacidad, ya que tanto empresas de Internet como instituciones gubernamentales parecen decididas a acabar con ella. Las empresas se posicionaron a favor de preservarla con el caso del FBI hackeando un iPhone, pero a la hora de la verdad todo quedó en papel mojado.

Por ejemplo, Google ha cambiado su política de privacidad para compartir tus datos personales con sus anunciantes, y Google Maps monitoriza tu ubicación aún desinstalado. A Microsoft le llueven las críticas por la excesiva recopilación de datos de Windows 10, y Facebook tiene varios frentes abiertos con el intercambio de datos con WhatsApp, su reconocimiento facial y la recopilación de información de usuarios no registrado. Este año hasta WikiLeaks ha vulnerado nuestra privacidad.

A nivel institucional, China ha aprobado una nueva ley de ciberseguridad para tener aún más poder para obtener información, registros de mensajes, y bloquear información. Reino Unido por su parte ha sacado adelante una nueva legislación que obligará a las empresas a ayudar al gobierno para obtener el historial de navegación de los usuarios y a almacenarlos durante un año. Esto ha causado un gran revuelo, pero al final en países como España hay normativas bastante parecidas.

También hemos sabido que las agencias del Reino Unido estuvieron violando las leyes de privacidad durante los últimos 17 años o que instale Spyware hasta en las escuelas. Mientras, en Estados Unidos el FBI podrá hackear dispositivos en casi cualquier parte del mundo. En Genbeta también hemos contado 11 maneras en las que pueden estar vulnerando vuestra privacidad y hemos explicado por qué la EFF cree que los sistemas de reconocimiento facial son tan peligrosos

Copyright y censura

Copyright

Este año también hemos tenido algunos asuntos bastante negativos que unen términos ya de por sí polémicos como el copyright y la censura. En mayo supimos que muchos estaban utilizando la maquinaria de Google de protección de copyright para censurar opiniones. Y de hecho, un mes después el Partido Popular lo ponía en la práctica en España para censurar una web que parodiaba su campaña electoral.

Más allá de su utilización para la censura, también hemos tenido que hablar de copyright con la reforma que plantea Europa, que ya desde el principio suscitó polémica ante el temor de una nueva Tasa Google. Finalmente parece que hay ciertas diferencias con la tasa española, ya que no establece la obligatoriedad directa para que los editores reciban compensaciones de los agregadores.

Otros dos temas que nos han hecho preocuparnos por los límites a los que se está llegando con el tema del copyright es la guerra abierta entre artistas y plataformas como YouTube, y el hecho de que se esté planteando el debate de si la comida debería tener también copyright. Y es que parece que algunos chefs de renombre les escuece que otros hagan platos “inspirados” en sus creacioens.

Propiedad Intelectual, Internet y nuevos gobiernos

Propiedad Intelectual

Un tema bastante relacionado, aunque bastante diferente es el de la Propiedad Intelectual y los nuevos gobiernos de Estados Unidos y España. En algunos aspectos puede considerarse una mala noticia para este 2016, aunque en realidad sólo sienta las bases para lo que podrían ser noticias aún peores para el año que viene.

Por una parte, tras la victoria de Donald Trump en Estados Unidos repasamos sus promesas electorales para el mundo de la tecnología. Trump prometió evitar que “se robase la propiedad intelectual estadounidense” en otros países, cerrar “partes de Internet” para luchar contra ISIS y reforzar el Cibercomando de EEUU. También se mostró en corta de la neutralidad de la red.

Mientras, en España hemos tenido un pacto entre PP y Ciudadanos que también tocaba algunos asuntos respecto a Propiedad Intelectual. En él establecen una reforma de la LPI en la que no entran en detalles, la reforma del Canon Digital después de que el actual fuese tumbado por el Tribunal de Justicia de la UE, o el darle más poder a la Sección Segunda creada por la Ley Sinde para gestionar las solicitudes de los propietarios de derechos.

Nueva era de las botnets y ataques masivos

Ha sido la última amenaza en manifestarse este año, pero posiblemente es la que más papeletas tiene para que sigamos hablando de ella durate los próximos. Se trata de los ataques masivos realizados mediante botnets, que se hicieron un hueco en los titulares de prensa y telediarios de todo el mundo tras provocar la caída de servicios tan populares como Twitter, Spotify o Github.

¿Y por qué vamos a hablar de esto el año que viene? Pues porque esta caída fue sólo una prueba. Ha habido varias otras en las últimas semanas, con resultados tan alarmantes como el de dejar sin internet a casi un millón de alemanes o directamente a todo un pequeño país. Los operadores de las botnets están probando sus fuerzas, y sólo es cuestión de tiempo que empiecen a jugar en serio.

En Genbeta os hemos intentado poner al corriente de todo explicando qué son las botnets y ofreciendo una serie de consejos e indicaciones para saber si nuestros ordenadores pueden estar formando parte de una sin que lo sepamos. Ya ha empezado a haber redadas contra redes de botnets, sí, pero ninguna de ellas relacionada con los eventos de finales de año.

Exclusivas en el streaming

Kayne West

Cuando un usuario paga una mensualidad en un servicio de streaming, lo hace esperando poder acceder a una gran cantidad de contenidos. Por otra parte, para diferenciarse entre ellas las diferentes plataformas intentan atar exclusivas que las hagan destacar, aunque al final esto perjudique al propio sector forzando a los usuarios a decidir entre suscribirse a varios sitios o simplemente tirar de P2P.

En el sector musical el peso de las exclusivas es menor en su catálogo, pero este 2016 hemos tenido algunos ejemplos ilustrativos. La mayoría vienen de Tidal, que en su camino a la autodestrucción ha intentado destacar con exclusivas como la del último disco de Kayne West, que llevó al artista al número uno de Pirate Bay. Beyoncé también hizo lo mismo, demostrando que cuando los artistas están involucrados en una plataforma los usuarios quedan en segundo plano.

El mundo del streaming de series y películas es diferente. HBO ha llegado a España, y si lo comparamos vemos que tiene bastante desventaja en cuanto a contenido, pero que se guarda muchas series propias como argumento para contratarlo. ¿Qué acabarán haciendo los usuarios, contratar Netflix y HBO o sólo uno de los dos y bajarse el resto de series de Internet?

Flash sigue agonizando

Flash

Desde que entré en Genbeta hace algo más de dos años llevo hablando de la muerte anunciada de Adobe Flash, pero pese a los enormes problemas de seguridad que ha ido teniendo, sobre todo durante el año pasado, sigue negándose a desaparecer. Por lo tanto, parece que todavía tendremos que seguir hablando de él durante el año que viene.

Pero que últimamente no se hable de él no significa que hayan cesado los problemas. Hace sólo unos días vimos que seguía habiendo una enorme cantidad de vulerabilidades que se explotaban a diario, algunas de ellas se combinan con un Internet Explorer que sigue negándose a morir.

La respuesta de la industria sigue siendo la de prescindir cada vez más de esta plataforma. Por una parte, Microsoft Edge empezará a pausar automáticamente el contenido Flash menos relevante de las páginas web, mientras que en las últimas versiones de Chrome se empieza a utilizar HTML5 por defecto sustituyendo a Flash.

Imágenes | Boudewijn Berends, k3anan, Dennis Skley

This entry was posted in Artículos, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.