Abogado del caso de Chevron: “Vivimos bajo un constante ambiente amenazador”

Print Friendly, PDF & Email

De acuerdo con el abogado, la petrolera estadounidense –que según la sentencia de la justicia ecuatoriana dictada en 2011 debe pagar una indemnización de 9.500 millones de dólares por daños medioambientales en la Amazonía– ahora está utilizando una serie de abusos y estrategias oblicuas para tratar de ganar este pleito de cualquier manera.

“Vivimos bajo un constante ambiente amenazador. Siempre hay personas que nos están siguiendo en automóviles, que nos están espiando (…). Son personas amenazantes desconocidas”, dice abogado a RT.

Sáenz explica que los abogados ecuatorianos se basan en una sentencia de la Corte Nacional de Justicia y tienen que actuar en otros países como Canadá, Argentina y el Brasil para cumplirla, ya que Chevron no tiene bienes en el Ecuador. No obstante, la petrolera sostiene que el fallo en su contra fue ganado a través de fraude y colusión con funcionarios judiciales corruptos y alega además que nunca realizó operaciones directamente en la nación.

Anteriormente el diario británico ‘The Guardian’ reveló que el propio Juan Pablo Sáenz recibió en 2008 dos llamadas telefónicas anónimas con amenazas de muerte para él y su familia. “Piensa muy bien lo que estás haciendo, ya que sería una pena si algo te pasara a ti y a tu familia”, recuerda Sáenz, indicando que desconoce quién fue el autor de estas amenazas.

Las operaciones de la empresa petrolera Texaco (actualmente Chevron) en Ecuador desde 1964 a 1992 contaminaron gravemente la Amazonía ecuatoriana, afectando la vida de pueblos indígenas e incluso convirtiendo en inhabitables algunas zonas de la selva. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha calificado a Chevron de “enemigo del país” por su “campaña de desprestigio” contra Ecuador.

This entry was posted in Artículos, Medioambiente. Bookmark the permalink.

Comments are closed.