¿Adicto ansioso o Vaquero consciente? Un nuevo punto de vista sobre la descarga ilegal – The Conversation, Australia

Print Friendly, PDF & Email

Lee Nachtigal

Desde hace unos 20 años, el Internet coloca casi la totalidad de la creación humana en un escaparate sin vigilancia y dice, en efecto, sirvete.

Al público, se le presenta una increíble cantidad de contenidos.

Desde entonces, las industrias del “contenido” han estado corriendo para ponerse al día. Ellos han inventado sistemas de gestión de derechos, experimentado con modelos de precios, creado nuevas ventanas en los medios de comunicación y, cuando éstos no funcionan presionan a los gobiernos a sancionar al conocimiento libre para todos.

También ha llegado a los infractores en línea – la gente que descarga, pero no paga por el contenido – llamándolos piratas y a sus acciones piratería, palabras cargadas de siglos de desaprobación social.

Los piratas han devuelto el fuego, echando los propietarios de contenido como los magnates fumadores de habanos, quienes extorsionan al público.

Es un diálogo muy blanco y negro, y no muy útil. 

Dando un paso atrás

Entonces, ¿cómo deben relacionarse los creadores de contenido a las audiencias en la era digital? ¿Como siempre o ha cambiado la relación de manera fundamental?

ScreenFutures, un grupo de productores de pantalla establecidos y emergentes (incluidos los autores de este artículo), creemos que las plataformas digitales permiten un nuevo tipo de conversación entre los creadores y el público, menos coartado y más interactivo.

En esta nueva conversación, el público ya no son “adictos a la televisión”(couch potatos), sino fans interesados, obstinados, quienes participan con los creadores en el acto de construir el significado social de la obra.

A través de los servicios de crowdfunding como Pozible la audiencia puede ayudar a llevar la obra a buen puerto e incluso ayudar a distribuirlas a través de servicios como Tugg (que permite a la gente a “agendar” películas en su cine local a pedido del público).

Para los creadores cuyo primer contacto con el público es estar de pie en la parte trasera de un cine y viendo como se apuntan cosas, esto es algo pesado.

Se encuentran con el público mucho antes y más completamente de lo que era concebible hace 10 años. La comunicación es la clave.

Así que ¿cómo deben considerar los fans que no quieren o no van a pagar?

Resultados de la investigación de ScreenFutures

A principios de este año el grupo ScreenFutures encargó un estudio por el investigador de medios de comunicación independientes SARA.

El estudio encuestó a cerca de 1.700 personas de 16-75 años y encontró que alrededor del 33% ven películas y programas de televisión descargados ilegalmente de internet.

Luego, los investigadores encuestaron a más de 900 “piratas directos”, personas que reconocieron que habían descargado personalmente contenido ilegal – estudiando sus actitudes y razones para la descarga.

Los resultados mostraron que había muchas motivaciones diferentes. Entre los “piratas directos” la atracción principal era que “es libre” (20%). Otros dijeron que no querían que esperar emisiones/salidas legales (18%), o los shows que querían no eran legalmente disponibles en Australia (16%).

Otros dijeron que piratean porque era fácil y rápido (16%), mientras que 10% dijo shows legales eran demasiado caros.

Estos hallazgos se correlacionan con una investigación publicada recientemente por el Departamento de Comunicaciones, que mide las descargas ilegales en Australia y lo comparó con el Reino Unido (y sí, los australianos son más descargadores).

El hallazgo destacado

Pero el destacado hallazgo en el estudio de ScreenFutures era que las actitudes hacia la descarga ilegal entre las personas que lo hacen son muy ambivalentes.

Sólo uno de cada cinco están de forma inequívoca y desafiante a favor de la piratería: el estudio denomina a estos, Forajidos indignados.

No están preocupados por la legalidad o la ética de la piratería, ni sus efectos sobre los creadores de contenido. La única cosa que podría moderar su comportamiento, se informó, era multas u otras formas de castigo.

La siguiente categoría son los Vaqueros conscientes. Estas son personas que reconocieron la ética cuestionable y la ilegalidad de su comportamiento, pero dicen que están obligados a ello por los problemas de acceso y precios.

Modificarían su conducta, dijeron, si el contenido que quieren eran más fácilmente disponible. También podrían reconsiderar su comportamiento en respuesta a anuncios o campañas educativas.

Casi un tercio (31%) de los encuestados cayó en esta categoría.

La tercera categoría fueron los adictos ansioso, más o menos una cuarta parte (24%) de los encuestados. Estas personas señalan que les encanta el contenido y se sentían culpables de las descargas sin pagar.

También están preocupados por las multas y reconocieron los argumentos de los activistas contra la piratería – especialmente el daño a la industria.

Por último, estaban los recién llegados nerviosos (19%). Nuevos en la piratería, aprensivos, lo hacen principalmente porque otras personas lo hacen, eran muy sensibles a los argumentos y están abiertos a los cambios en su comportamiento.

En resumen, cuatro de cada cinco personas que descargan ilegalmente tienen dudas al respecto, se sienten nerviosos o culpable, o sienten que pueden estar haciendo algo malo.

Implicaciones

Hay un conflicto entre los creadores y el público sobre el acceso a las obras, pero no es profundo ni es intratable.

A excepción de una minoría ruidosa – menos del 10% de la población en general – el público sabe que debe pagar por el contenido y se sienten mal por ello cuando no lo hacen.

Los datos muestran que las personas que descargan sin pagar son a menudo auténticos aficionados que pagan con facilidad por el contenido en otros momentos.

Estos hechos deben reflejarse en la forma en que pensamos y hablamos de la piratería. Puede ser una forma de robo, pero también es una forma de obtener comentarios de los clientes.

Lasaudiencias están diciendo a los creadores a través de sus acciones que la entrega de contenido es demasiado lento, demasiado caro y demasiado complicado.

Las industrias de contenidos tienen que trabajar en afrontar estos problemas. Pero igualmente necesitan para empezar una conversación con el público, explicando los problemas y lo que están haciendo para resolverlos.

También tienen que entender los diferentes segmentos de la audiencia y responder a ellos adecuadamente – no hechar a todos en el mismo saco de la piratería en blanco y negro.

Los creadores de contenido en particular deben asumir este desafío. Después de todo es su trabajo, su medio de vida y su audiencia.

La investigación muestra que las personas en ScreenFutures están escuchando.

This entry was posted in Artículos, Cultura, DD.HH., Economía, Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.