CERN abre sus datos y los libera bajo dominio público

Print Friendly, PDF & Email

Aquí hay buenas noticias para los amantes de la física: el CERN  ha liberado sus datos resultantes de las colisiones en el CMS, ATLAS, LHCb y ALICE después de un tiempo “razonable de embargo” (tres años, periodo que el instituto considera suficiente para evitar que se vayan grandes descubrimientos).

La información del CMS ya está disponible y cualquiera la puede bajar, esto con el fin de acercar la información científica al aula mediante un par de modelos desarrollados ex profeso y, a la vez, otorgar la oportunidad a estudiantes, investigadores y entusiastas, de escudriñar los datos en búsqueda de un pequeño pedazo de oro.

Para esto se han creado dos modalidades. La primera, la científica, pone al alcance de cualquiera los datos duros de las colisiones, donde sólo se han procesado con un algoritmo llamado trigger decision que se encarga de decidir cual colisión ha pasado las pruebas “de calidad” del CERN y podría aportar datos interesantes a la colaboración.

Estos datos requieren un procesamiento con algoritmos llamados Monte Carlo, es decir, son demasiado complejos para ser trabajados directamente y necesitan un tratamiento previo para hacer factible su estudio sin grandes montañas de procesamiento.

Por otro lado, la versión educativa incluye datos escogidos especialmente para demostrar el trabajo de los físicos de partículas en el centro de investigación en Ginebra; ambas modalidades precisan el uso de una máquina virtual que corra el framework especial del CERN, dado que todos los datos se ofrecen en un formato especifico del Centro Europeo de Investigación Nuclear.

Los datos han sido liberados un el portal opendata.cern.ch y están bajo una licencia Creative Commons CC0, lo que los pone bajo el dominio público. Estos datos también están disponibles bajo el sistema DOI, que los convierte en citables en artículos académicos (o incluso en Wikipedia) y sus componentes de software están bajo licencias libres.

This entry was posted in Artículos, Ciencia, Cultura, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.