¿Cómo puede alguien que ama la cultura posiblemente puede defender el monopolio del copyright?

Print Friendly, PDF & Email

por Rick Falkvinge para TorrentFreak

Una de las acusaciones más desconcertantes que se tiran a mí y a otros críticos del monopolio del copyright es que “odiamos la cultura”. Esto no es simplemente extraño, esc omo una especie de  Westboro-Baptist-Church (“si no se suscribe a nuestro dogma, debe odiar a nuestra forma de vida, la libertad  y los gatitos también”), pero también esta totalmente en desacuerdo con la realidad.
Es precisamente porque me encanta la cultura, el conocimiento y la libertad de expresión que yo critico implacable del monopolio del copyright. Es el mayor inhibidor de la creatividad por un amplio margen en la sociedad actual, de acuerdo con casi todas las piezas de la investigación que no fue financiada por la industria del derecho de autor en sí.
Vamos a centrarnos en dos áreas: disponibilidad de la cultura y la compensación a los artistas.

En la primera zona, se puede observar que hay más cultura disponibles que nunca hoy en día, no por el monopolio de los derechos de autor, pero a pesar de ello. La gente crea como nunca antes, a pesar de que a menudo es ilegal hacerlo. Afortunadamente, la mayoría de las personas/artistas tienen una falta de respeto profundo y saludable para esta construcción que les impediría hacer cultura: 100 horas de vídeo se suben YouTube cada minuto. Eso es 6.000 veces más de carga en tiempo real. Eso significa que las personas/artistas están creando programación hoy en día para 6000 canales de televisión de todo el mundo que se ejecutan de 24/7 La mayor parte es ilegal por la monopolización de derechos de autor de hoy.

Pero se pone peor. Cuando nos fijamos en la cultura disponible a través del viejo sistema basado en el monopolio de los derechos de autor, usted encontrará que hay un enorme agujero negro en nuestra herencia decultura en la que no se publica cultura en décadas. Es sólo cuando el monopolio de los derechos de autor caduca que la cultura vuelva a estar disponible a través de nuevas publicaciones. Hay un agujero negro cultural del monopolio de los derechos de autor que se lleva más del 90% de nuestra cultura a partir de la década de 1900. Esto esta más claramente ilustrado por Paul J. Heald que hizo la investigación sobre el catálogo de libros de Amazon, y encontró que los libros que tienen 20 años de edad en su mayoría ya no están disponibles, no hasta que expire el monopolio de los derechos de autor – 90% de nuestra cultura se desvanece debido al monopolio de los derechos de autor:

 

 

Image credit: Paul J. Heald / The Atlantic

book-editions

 

El sistema actual basado en el monopolio de los derechos de autor crea un agujero negro de la cultura que garantiza el 90% de los cambios en la cultura moderna y que nunca vuelvan a estar disponible durante toda la vida humana. ¿Cómo puede alguien que dice amar la cultura posiblemente defender eso? Este es un sistema que alguien que desprecia toda cultura suelen crear: un monopolio que primero establece que es ilegal de crear, y que luego que se asegura el 90% de la cultura muera y deja de estar disponible en unos pocos años.

La segunda objeción a la reducción del monopolio del los derechos de autor o la abolición tiende a ser “cómo se les paga a los artistas”. Esta objeción está al borde de lo obsceno que viene de alguien que defiende el fin del monopolio de los derechos de autor, donde el 99% de los artistas no  firman con un gran editor, y los que lo hacen, menos del 0,05% veen alguna vez las regalías. (Estas cifras provienen de la industria discográfica, pero en base a la experiencia, es seguro asumir que la publicación de libros ver un número similar.)

El sistema actual basado en el monopolio de los derechos de autor asegura que 99,995% de los artistas que luchan no se les pague un centavo. ¿Cómo puede alguien que dice amar la cultura posiblemente defender este sistema?

Lo que el sistema actual tiene, sin embargo, enriquece a los intermediarios parasitarios inherentes al sistema – los intereses creados que fraudulentamente dicen “hablar en nombre de los artistas”, pero en realidad, se les roba (historias de cómo estos intermediarios parasitarias han pura y simplemente: robar el resto del dinero de los artistas que es casi un hecho cotidiano).

Así que en resumen, el monopolio de los derechos de autor prohíbe a los aspirantes a artistas de hacer cultura, impide que el arte y la cultura lleguen a la opinión pública, que aísla a los artistas de sus fans, que evita que los artistas consigan dinero para su arte, y asegura que el 90% de la cultura moderna muera tenga una muerte prematura. Esta construcción sólo puede ser defendida por personas que dicen amar la cultura si se ven afectados por una denegación religiosa de pensamiento racional.

Es hora de tomar el toro por los cuernos y desafiar a los monopolios de derechos de autor en esta cuestión fundamental, si realmente se preocupan por la cultura en absoluto. El monopolio de los derechos de autor mata a la cultura y el arte, y eso es un hecho conocido respaldada por datos duros.

This entry was posted in Artículos, Cultura. Bookmark the permalink.

Comments are closed.