Comunicado oficial del Partido Pirata sobre la Neutralidad de la red #netneutrality

Print Friendly, PDF & Email

Chile, 12 junio 2017, fecha espacial 95129.14

Imagine una final de un torneo de fútbol en duplas, con un gran premio para el ganador. Los arqueros son similares, pero en una dupla está Juanito Perez, reserva de un equipo de barrio y en la otra dupla está Alexis Sánchez, Arturo Vidal o cualquier jugador profesional. Existe la posibilidad de que Juanito salga victorioso, aunque es improbable. No parece justo y quizás sea necesario nivelar el encuentro. Si Juanito representara a una PYME y el profesional a una transnacional, se dirá que es necesario que exista un proceso que permita una adecuada competencia, es decir, que asegure la neutralidad en el resultado.

Cuando hablamos de neutralidad de la red estamos hablando de un principio que existe con el fin de nivelar la cancha para todos quienes acceden a Internet, con independencia de los recursos económicos o de otro tipo que los respalden. Es el equivalente a la igualdad de oportunidades, pero en el acceso a la red. La neutralidad supone, también, el derecho a navegar con libertad y sin obstrucciones.

La neutralidad de la red es uno de los principios más importantes de Internet. Según este principio, las empresas que dan acceso a internet deben tratar de manera equitativa el tráfico de datos generado por cualquier aplicación. Como bien señala la ONG Derechos Digitales, “no importa si se trata de una película, una conversación de chat o una imagen publicada en una red social, todos deben ser transmitidos en igualdad de condiciones”. Este principio garantiza que podamos jugar en línea desde cualquier dispositivo, descargar una distribución de Linux usando cualquier protocolo; usar Ring como alternativa a Skype y cualquier otra aplicación que ofrezca el mercado.

De acuerdo a la definición antes expuesta, existen varias compañias de conectividad móvil que estarían infringiendo la ley. No existe igualdad de condiciones para las redes sociales pequeñas o libres frente a los servicios de software que proveen las grandes. Cuando los operadores de telefonía móvil ofrecen planes de datos sin límites de tráfico en el uso de algunas redes sociales, a saber, Facebook, Twitter, Whatsapp, Instagram y Spotify, están induciendo a los usuarios para que accedan solo a esos servicios.

Chile fue el primer país de Latinoamérica en promulgar una ley destinada a proteger la neutralidad de la red. Según esta ley, las empresas que dan acceso a internet “no podrán arbitrariamente bloquear, interferir, discriminar, entorpecer ni restringir el derecho de cualquier usuario de Internet para utilizar, enviar, recibir u ofrecer cualquier contenido, aplicación o servicio legal a través de Internet, así como cualquier otro tipo de actividad o uso legal realizado a través de la red”.

La neutralidad de la red también garantiza que podamos ejercer nuestros derechos humanos, como la igualdad ante la ley y la libertad de expresión, y nos permite acceder al conocimiento y proteger nuestra privacidad.

Empresas con una gran cantidad de recursos pueden pagar para obtener una mayor velocidad y así obtener una ventaja competitiva importante, pero las empresas pequeñas medianas no tienen al alcance esos medios. Esto puede incluso llegar a costar vidas (por ejemplo, en un recinto de salud pequeño que dependa de compartir la información de los pacientes a través de Internet).

Alguien podría pensar que hay problemas más urgentes en la sociedad que la velocidad o el acceso igualitario a los recursos proporcionados por la red. Sin embargo, la neutralidad protege nuestro derecho a comunicarnos libremente y en igualdad de condiciones. Si ella se pierde, los proveedores de Internet (que son empresas que sirven a agendas específicas y, probablemente, con intereses políticos o sociales específicos) podrían decidir arbitrariamente qué voces pueden ser escuchadas y cuáles pueden ser silenciadas en la red de redes.

Para seguir con la analogía, si Andrónico Luksic se comprara Deportes Antofagasta, podría hacer que solo se hablase de ese equipo en Canal 13 e impedir que se diesen resultados, se transmitiesen partidos o se mencionase siquiera a cualquier otro equipo de fútbol. Sin neutralidad en la red, ocurriría algo semejante: los Estados o las grandes corporaciones podrían controlar qué se dice, qué se publica, qué información se puede encontrar en Internet y quiénes pueden hacerlo. O imagine, por ejemplo, que su proveedor de datos móviles le da acceso más rápido a páginas de propiedad del mismo grupo Luksic, en desmedro de los otros medios de comunicacion.

En estos días se ha hablado mucho de libertad de expresión. Este es un derecho por el que se viene luchando desde hace más de 300 años y se logra consagrar en la Declaración Universal de Derechos Humanos formulada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La lucha por una internet libre, neutral y accesible de manera universal es una batalla que marca los principios activistas por una cultura libre, que proponen que todo ser humano tenga la posibilidad de compartir, copiar y reproducir contenido. Se ve, por lo tanto, que resguardar la neutralidad de la red es un objetivo relevante también en el plano político y social, pues en el fondo resguarda nuestras libertades y la promoción de nuestros derechos en el mundo digital y de las comunicaciones.

Una amenaza a la neutralidad de la red, como las que implícitamente está promoviendo el Gobierno de los Estados Unidos y otras organizaciones globales, es una amenaza a la libertad, a la libre expresión y a la justicia en el acceso a la cultura y a la información

El Partido Pirata de Chile se opone resueltamente a cualquier iniciativa en ese sentido, llama a sus simpatizantes y adherentes a tomar acción, a difundir y a estar atentos a quienes, descarada o solapadamente, quieran privarnos de nuestros derechos.

Se despiden atentamente, l@s Piratas.

 

Partido Pirata de Chile


This entry was posted in Artículos, Documentos Piratas, Partido Pirata. Bookmark the permalink.

Comments are closed.