Conoce las obras que no entrarán a dominio público este año gracias a la Ley Mickey Mouse

Print Friendly, PDF & Email

La modificación a la ley de derecho de autor de 1976 suma cada año más y más material que no entrará al dominio público.

Antiguamente, en Estados Unidos cualquier obra estaba protegida por el derecho de autor hasta un máximo de 56 años, con la idea de que es un periodo de tiempo razonable para que posteriormente la humanidad entera se beneficie de la obra de manera libre sin pedirle permiso a nadie (por ejemplo, uno puede imprimir, compartir o regalarEl Quijote sin ningún problema).

Sin embargo, en 1976 el lobby de la industria cinematográfica le dio un duro golpe al patrimonio cultural de la humanidad al aprobar en EE. UU. la Ley Mickey Mouse, la que extendió el periodo de expiración de los derechos patrimoniales de una obra hasta la poca razonable cantidad de 95 años, y en el peor de los casos hasta 120 años.

Esto puede parecer irrelevante para los latinoamericanos dado que es una ley de EE. UU., pero cabe recordar que cada país que ha firmado un Tratado de Libre Comercio con los estadounidenses ha debido someterse a una cláusula que lo obliga a adaptarse a la normativa estadounidense. Por ejemplo, dado que Chile firmó un tratado con EE. UU. en 2002, la ONG Derechos Digitales ha señalado que no ingresarán nuevas obras nacionales al dominio público hasta el año 2023.

Como todos los años, el Centro para el Estudio del Dominio Público de la Universidad de Duke publica una lista anual de obrasque deberían haber entrado al dominio público este año si no se hubiese modificado la ley, pues fueron creadas en 1958, lo que implica que para entrar al dominio público deberemos esperar hasta el año 2054. De todas las que nos perderemos, éstas son las más destacadas:

  • Libros: La condición Humana de Hannah Arendt, Memorias de una joven formal de Simone de Beauvoir, Lucky Starr y los anillos de Saturno de Isaac Asimov, Desayuno en Tiffany’s de Truman Capote, Antropología estructural de Claude Lévi-Strauss, La sociedad opulenta de John K. Galbraith y Nuestro hombre en La Habana de Graham Greene.
  • Películas: Vértigo, La gata sobre el tejado de zinc, Sed de mal,De la Tierra a la Luna.
  • Música: Johnny B. Goode de Chuck Berry, En el cielo pintado de azul (o Volare) de Domenico Modugno, y como dicen en el Centro para el Estudio del Dominio Público, “podrías usar como banda sonora para tu cortometraje la música de Miles Davis, Thelonious Monk, Sonny Rollins y Tito Puente”.
Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros 296 suscriptores.

This entry was posted in Artículos, Cultura, DD.HH., Propiedad Intelectual. Bookmark the permalink.

Comments are closed.