Diez años después de la crisis, ¿qué está pasando con las abejas del mundo? – The Conversation #PartidoPirataChile

Print Friendly, PDF & Email

por Simon Klein y Andrew Barron, Australia

Hace diez años, los apicultores en los Estados Unidos despertaron la alarma de que miles de sus colmenas estaban misteriosamente vacías de abejas. Lo que siguió fue la preocupación mundial por un nuevo fenómeno: Colony Collapse Disorder o Desorden de colapso de colonias.Desde entonces nos hemos dado cuenta de que no sólo los Estados Unidos estaban perdiendo sus abejas melíferas; problemas similares se han manifestado en todo el mundo. Para empeorar las cosas, también estamos perdiendo muchas de nuestras poblaciones de abejas silvestres también.

Perder las abejas puede tener consecuencias trágicas, tanto para nosotros como para el medioambiente. Las abejas son polinizadoras de aproximadamente un tercio de las plantas que comemos, un servicio que se ha valorado en 153.000 millones de euros (168.000 millones de dólares EE.UU.) por año en todo el mundo.

Diez años después de la alarma inicial, ¿cuál es el estado actual de las poblaciones de abejas del mundo y hasta dónde hemos llegado para entender lo que ha sucedido?

El estado actual de las abejas en todo el mundo

Desde que la alarma fue planteada por primera vez, muchos países han creado nuevos métodos de monitoreo para juzgar el estado de sus poblaciones de abejas. Como resultado, tenemos muchos más datos sobre las poblaciones de abejas, aunque la cobertura sigue siendo irregular y las diferencias en los métodos hacen difícil comparar entre continentes.

Está claro que las abejas en los Estados Unidos todavía están luchando. Los apicultores pueden tolerar hasta un 15% de pérdidas de colonias durante el invierno, pero Estados Unidos está muy por encima de este umbral, habiendo perdido 28.1% de las colonias durante el invierno 2015-16.

Canadá, por el contrario, reportó pérdidas de 16,8%. Esto es mejor, pero todavía por encima del nivel de pérdidas en que los apicultores pueden fácilmente reabastecer.

Sólo recientemente hemos tenido datos de Europa central. Allí, las abejas parecen estar mejor: 11.9% de pérdidas en 2015-16. Mientras tanto, en Nueva Zelandia las encuestas sólo comenzaron en el último año y han reportado una pérdida de invierno del 10,7%. Australia todavía no tiene una encuesta a nivel nacional sobre el estado de las colonias de abejas.

Las abejas melíferas no son las únicas abejas que debemos preocuparnos: las abejas salvajes son polinizadores vitales también. Algunas plantas son polinizadas por una sola especie de abejas silvestres.

Como era de esperar, tenemos mucho menos datos sobre las abejas silvestres que las abejas melíferas, y los datos que tenemos apuntan a mayores preocupaciones. Para nuestras de abejas salvajes sólo tenemos datos para las poblaciones que están en peligro de extinción o que han desaparecido por completo. Entre 2008 y 2013, la diversidad de abejas silvestres en los EE.UU. se redujo en un 23%, y una especie de abejorro anteriormente común fue catalogado recientemente como en peligro de extinción.

¿Entendemos por qué?

La buena noticia es que la última década ha visto un montón de avances en la comprensión del misterio de Colony Collapse Disorder. La mala noticia es que ahora lo reconocemos como un problema complejo con muchas causas, aunque eso no significa que sea insoluble.

Para todas las abejas, el forrajear en las flores es una vida dura. Es energéticamente y cognitivamente exigente; las abejas tienen que viajar grandes distancias para recoger el polen y el néctar de las flores a veces difíciles de encontrar,  y devolverlo todo al nido. Para ello necesitan sentidos finamente afinados, conciencia espacial, aprendizaje y memoria.

Cualquier cosa que dañe tales habilidades puede hacer que las abejas se esfuerzen por encontrar comida, o incluso se pierden mientras tratan de forrajear. Una abeja que no puede encontrar comida y volver a casa es tan buena como muerta.

Debido a esto, las poblaciones de abejas son muy vulnerables a lo que llamamos “estresantes subletales” – factores que no matan a las abejas directamente, pero pueden obstaculizar su comportamiento.

En una revisión publicada recientemente, argumentamos que la agricultura moderna y la industria han creado una serie de factores de estrés subletales que dañan la cognición de las abejas. Por ejemplo, los vapores de diesel y los pesticidas neonicotinoides reducen la eficiencia de la alimentación de las abejas al perturbar las comunicaciones químicas en sus cerebros. La agricultura intensiva moderna perturba la nutrición de las abejas, lo que perjudica su cerebro. El cambio climático interfiere con la relación entre las abejas y las plantas en las que se alimentan.

Además, las abejas controladas por la miel están afectadas por una serie de plagas, virus y depredadores que se han propagado por todo el mundo como un efecto secundario del comercio internacional. Lo peor es el amenazador Varroa destructor, que causa trastornos del desarrollo cerebral.

¿Qué podemos hacer?

A nivel global, para preservar nuestras abejas tenemos que mejorar los ambientes en los que recogen los alimentos. Cada pequeña acción puede marcar la diferencia. La plantación de flores con flores apícolas en su jardín puede proporcionar alimento para las abejas silvestres y domésticas. Usted puede reducir o eliminar el uso de herbicidas o pesticidas al cultivar un huerto. Incluso cortar el césped menos a menudo puede ayudar a las abejas.

Usted podría instalar una colmena de abejas nativas o un hotel de insectos. Otra opción tentadora es comprar miel local, que a menudo tiene un sabor más distintivo que las versiones producidas en masa.

En Australia, tenemos la suerte de que nuestras abejas parecen estar haciendo mejor que muchas otras partes del mundo. El ácaro Varroa aún no ha invadido nuestras costas, y en muchas áreas las abejas pueden acceder a arbustos libres de pesticidas (aunque a diferencia de Europa, Australia todavía no ha prohibido el uso de neonicotinoides en la agricultura).

Australia también tiene una diversidad increíblemente rica de abejas silvestres nativas: hasta 1.600 especies diferentes, incluyendo nuestras abejas emblemáticas sin aguijón. Aun así, para proteger esta diversidad necesitamos un mejor estudio de cómo estas especies están haciendo.

Diez años después de la alarma por la desaparición de las abejas, es justo decir que ahora sabemos la naturaleza del problema y qué se puede hacer para arreglarlo. Depende de nosotros tomar los pasos necesarios para mantener estos preciosos polinizadores de nuestra comida para el futuro.

This entry was posted in Artículos, Ciencia, DD.HH., Medioambiente. Bookmark the permalink.

Comments are closed.