El futuro de la medicina se encuentra en tú Smartphone (II)

Print Friendly, PDF & Email

por ERIC J. TOPOL

Sabemos que nuestra salud está muy influenciada por el medio ambiente, lo que ha sido difícil de cuantificar. Pero los sensores de los smartphones serán capaces de controlar su exposición a la radiación, la contaminación del aire o pesticidas en los alimentos. Y sus medicamentos pronto podrían ser digitalizados para ofrecerle recordatorios para asegurar que lo has tomado de la forma prescrita.

No sólo las habitaciones de los hospitales las que se encuentran de salida; también lo son sus laboratorios. Accesorios de los smartphones pronto le permitirán realizar una serie de pruebas de laboratorio de rutina a través de su teléfono. Electrolitos en sangre; el hígado, el riñón y la función de la tiroides; análisis de la respiración, el sudor y la orina, todo se puede comprobar con pequeñas muestras de líquido en pequeños laboratorios que se conectan directamente a los smartphones. Usted puede hacer sus propios examenes de laboratorio de rutina, a una fracción del costo actual.

Las selfies en los smartphones están de moda, pero los exámenes físicos en los smartphones están empezando a despegar. La capacidad de hacer un diagnóstico de una infección de oído con un teléfono es sólo el primer paso. Nuevas aplicaciones están siendo desarrolladas para manejar todos los aspectos de los ojos, la garganta y de la cavidad oral, y los pulmones y el corazón. Mientras tanto, casi todos los sofisticados dispositivos de imagen médica se están miniaturizando,: dispositivos de ultrasonido manual ya están disponibles, y algunas escuelas de medicina han comenzado a usarlo. De mano de la MRI (imágenes por resonancia magnética) no se quedan atrás, y los ingenieros de la UCLA han llegado con un dispositivo de tsmartphone que puede generar rayos-X. No pasará mucho tiempo antes de poder tomar una selfie de rayos X, si te preocupa que te puedas haber roto un hueso.

En la próxima década, bajo circunstancias específicas, con mayor necesidad médica, será capaz de controlar casi todos los sistemas de órganos, no importa cuán difícil sea su acceso, ya que las empresas comienzan a producir nanosensores integrados en su torrente sanguíneo. Estos sensores microscópicos dentro de su cuerpo pueden flotar en la sangre o fijarse a un microinjerto en un diminuto vaso sanguíneo. Será capaz de mantener su sangre en vigilancia constante ante la aparición de cáncer, de ataques autoinmunes a los tejidos o a las pequeñas grietas en paredes de las arterias que pueden conducir a ataques cardíacos o derrames cerebrales.

Con todas estas nuevas herramientas, no es de extrañar que estemos hablando de la posibilidad de la medicina “sin médicos”. No nos dejamos llevar. Todavía vamos a ver los médicos, pero usted tendrá mucho más control.

Estos cambios estan gravemente atrasados. La medicina ha estado dominada por una clase sacerdotal, empezando por Imhotep, el primer médico (y un sacerdote), en Egipto hace unos 4.600 años. Las cosas apenas han cambiado dos milenios más tarde, cuando Hipócrates, considerado el padre de la medicina, sostuvo que la mayoria de la información médica debe ocultarse de los pacientes.

Los sentimientos paternalistas de Hipócrates sobreviven hoy en la sensación generalizada de nuestra cultura que “el doctor sabe”. Los médicos, obviamente, tienden a pensar que sí, pero ese sentimiento también se refuerza poderosamente por el camino de cuesta arriba en el flujo de información médica. La gran mayoría de los médicos no están dispuestos a enviar un correo electrónico a los pacientes o compartir sus notas de oficina. Obtener una copia de un informe después de las pruebas de laboratorio o exploraciones médicas parece imposible, y ni siquiera pensar en conseguir los resultados o las propias imágenes. Eso esta a punto de cambiar.

A menudo se nos dice que en los EE.UU. se enfrenta una gran escasez de médicos. La expansión de las capacidades médicas DIY (Do It Yourself o hagalo usted mismo en español) sin duda desafían esa noción: Es posible que no tengamos una escasez de médicos en absoluto en el futuro.

Pero una disciplina ya tiene una escasez de profesionales: la salud mental, que es también la principal causa de discapacidad en los EE.UU. y muchos otros países desarrollados. Los smartphones pueden ser particularmente utiles aquí. Nuevas aplicaciones tienen como objetivo cuantificar su estado de ánimoen tiempo real: el tono y la inflexión de la voz, la expresión facial, el patrón respiratorio, la frecuencia cardíaca, la respuesta galvánica de la piel, la presión arterial; la frecuencia y el contenido de sus correos electrónicos y textos.

Pronto podremos dar un paso aún más grande, gracias a las ventajas inesperadas de los psiquiatras virtuales. Estudios recientes, incluyendo un artículo de Gale Lucas y otros, publicado el año pasado en la Revista de Informática en el comportamiento humano, han demostrado que las personas están más dispuestas a revelar sus pensamientos más íntimos a un avatar en el ordenador o un “humano virtual” que a uno real. Con máquinas que cuantifican los estados de ánimo e incluso ofrecen asesoramiento virtual para ayudar a compensar nuestra actual escasez de profesionales de salud mental, podemos vislumbrar un nuevo enfoque para mejorar la salud mental.

Esta visión embriagadora de la medicina también plantea algunas preocupaciones serias y razonables. Antes de que estas herramientas entren en uso generalizado, todos ellas deben ser validadas a través de ensayos clínicos y demostrar que no sólo preservan la salud, pero lo hacen a tiempo que reduce los costes. Sin tal validación, la promesa de la medicina digital será en vano.

Por otra parte, si bien podemos encontrar casos en los que es más fácil decir las cosas a un avatar digital, no podemos depender de los avatares como médicos, impulsados por los exámenes físicos DIY y pruebas de laboratorio realizaadas por uno mismo. Estas nuevas herramientas de alta tecnología pueden proporcionar información médica útil directa, rápida y económica para los consumidores. Pero las visitas físicas con los médicos nunca serán reemplazadas, hay cosas que requieren una conversación cara a cara y donde no hay teclados.

A pesar de que estamos haciendo grandes progresos en la captura de la información médica personal, estamos muy por detrás en el trato con el diluvio de datos. Hemos hecho muy poco para proteger la privacidad de nuestros preciados datos personales de salud, que es vendida a terceros o asegurarla contra la piratería informática. También estamos en un patético estado en el análisis de datos: tenemos la tendencia a acumular grandes volúmenes de datos y hemos hecho relativamente poco para extraer información significativa de ellos. Para hacer las cosas aún más complicadas, ninguno de los nuevos datos generados por: los sensores del paciente, los análisis de laboratorio, los autoexámenes, la secuenciación de ADN o la autoimagenología desembocan en el hospital tradicional o los registros electrónicos de salud de los médicos.

Creo que todos estos problemas se pueden manejar, pero va a tomar el trabajo. Y estos obstáculos no deben disuadirnos de aprovechar el progreso que se ha alcanzado.

La verdadera revolución no viene de tener los datos médicos almacenados en el smartphone. Viene de la nube, donde podemos combinar todos nuestros datos individuales.

This entry was posted in Artículos, Ciencia, Medicina, Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.