Entendiendo Bitcoin y su disrupción a través de sus raíces (I)

Print Friendly, PDF & Email

Bitcoin concept

Por Nozomi Hayase

Traducción: David Ormeño

La idea del Bitcoin se introdujo por primera vez en 2008 en un white paper publicado por Satoshi Nakamoto, un pseudonimo. Se resolvia un problema distribuido que eliminaba definitivamente la cuestión del doble gasto. El blockchain, la tecnología subyacente del Bitcoin es un libro de contabilidad público, que registra y realiza un seguimiento de cualquier cosa de valor. Esta base de datos distribuida trabaja en conjunto con la red Bitcoin como sistema de pago y la moneda Bitcoin es a la vez una reserva de valor y una unidad de intercambio.

El impulso para el Bitcoin no surgió del vacío. Se unieron varios experimentos e ideas creativas y la arquitectura detrás de ella se desarrolló a lo largo de los años. El 20 de julio de 2010, el misterioso creador Nakamoto señaló el origen del protocolo Bitcoin diciendo: “Bitcoin es una implementación de la propuesta b-dinero de Wei Dai en cypherpunks en 1998 y la propuesta Bitgold de Nick Szabo.”

Bit gold como precursor de Bitcoin

Nick Szabo es un jurista y criptógrafo conocido por sus investigaciones en los contratos digitales. Antes de llegar a su concepto de Bit gold, que había explorado el dinero más profundamente que los teóricos monetarios estándar. Szabo miró como el dinero, en el pasado, se usaba para la transacción en los mercados y en su contexto más amplio de los sistemas de gobierno de la sociedad. Examinó el origen del dinero, que es tratado como una teoría clásica según de Carl Menger. Según la teoría de Menger, el dinero que es anterior a la invención de la moneda se considera como que emergio en los mercados en los que se trocaban mercancías. Aunque está de acuerdo con este punto de vista, Szabo trae un panorama más completo, con el argumento de que el origen del dinero procedia de mercados de materias primas en forma de colección, tales como conchas. Señaló cómo “se produce la doble coincidencia de deseos no sólo en intercambios de trueque, sino como en otras transacciones que eran tan o más importantes que el trueque de las sociedades de cazadores-recolectores: el pago de tributos, el pago de multas legales, el precio de la novia, y la distribución mortuoria (herencia). “

Szabo comenta a fondo esto en su ensayo titulado Shelling Out — The Origins of Money, donde examinó el dinero como un artefacto evolutivo de la especie, dibujo de la antropología y la ciencia evolutiva. Trazó el precursor del dinero moderno a objetos concretos como los wampum que fueron utilizados por nuestros antepasados antiguos. Los llamó de colección a lo largo del ensayo y observó cómo su función principal era “un medio de almacenamiento y transferencia de riqueza.” Szabo analizó cómo “un producto en particular pasa a ser elegido como valioso, habría tenido, en relación con productos de menor valor como objetos de colección “, durabilidad, seguridad de la pérdida accidental y el robo y la facilidad de aproximación mutua de valor.

Señaló que “la mercancía inforjable costosa agrega repetidamente valor al permitir transferencias de riqueza beneficiosas … el costo, en un principio es una pérdida completa, se amortiza en muchas transacciones.” Este principio también se aplica a los metales preciosos. Él encontró que los metales preciosos tenian “escasez infalsificable debido a lo costoso de su creación” y que este valor proporciona en gran medida su independencia de cualquier tercera parte. Pero, al mismo tiempo, junto con la cuestión de la no capacidad de utilización en la era moderna del pago en línea, reconoció el problema de la carestía de los metales que se utilizará para las transacciones comunes repetidas que requieren un tercero de confianza para la acuñación de las monedas y el transporte de ellas etc.

En su propuesta de comunicación Bit gold, también reconoció el problema en la economía actual con la dependencia de la confianza en un tercero, con el papel moneda moderno: la creación inflacionaria y tendencias hiper-inflacionarias a través del control de una autoridad central y prácticas tales como préstamos de reserva fraccionaria. Por lo tanto, pidió un protocolo según el cual “los bits costosos inforjables se podrían crear en línea con una mínima dependencia de terceros de confianza, y luego almacenar de forma segura, transferidos, y usados con una confianza mínima similar.” Con el avance del consenso distribuido de Nakamoto, esta idea de la producción y la circulación segura de bits costosos llegaron a buen término en el protocolo Bitcoin.

This entry was posted in Artículos, Blockchain. Bookmark the permalink.

Comments are closed.