Enviar a prisión a quienes comparten archivos no aumenta las ventas de la industria musical

Print Friendly, PDF & Email

 

por Pablo Carcamo para Manzana Mecánica

Desde el 1 de octubre del año pasado, Japón pasó una ley que castiga hasta con dos años de cárcel a quienes descarguen contenido protegido por copyright sin autorización. Según los datos reproducidos por TorrentFreak, la ley habría logrado disminuir la cantidad de usuarios de redes P2P, pero las ventas de la industria musical han caído un 7% en formato físico y un 24% en formato digital.

Esto parece ser una evidencia más de que el mundo ideal de la industria musical, un mundo en que se encarcela a personas que descargan canciones, no va a traducirse en un aumento de ventas y ganancias para sus empresas.

Aunque probablemente el tema a estas alturas ya no sea sobre dinero, si no más bien sobre mantener el control y el poder sobre el consumo en las industrias culturales.

Además, en TorrenFreak también divulgan un estudio realizado por investigadores de la London School of Economics que apunta a entregar evidencias reales para influir en las políticas públicas que apuntan a legislar sobre compartir archivos en Internet. El documento señala como principales hallazgos que:

“Las industrias creativas están innovando para adaptarse a una cultura digital cambiante  y la evidencia no apoya las afirmaciones sobre la reducción global de los ingresos debido a la infracción de derechos de autor.

Las experiencias de otros países que han aplicado medidas punitivas contra los infractores individuales de derechos de autor en línea indica que el enfoque no tiene los efectos reivindicados por algunos en las industrias creativas.”

En el paper se señala que las ganancias de la industria musical no han decrecido, sino que ha sucedido que la disminución de las ventas a través de formatos físicos se ha volcado a las ventas digitales y las presentaciones en vivo.

Esperemos que estos datos sean considerados en los países que aún no caen ante el lobby de las multinacionales de la música.

This entry was posted in Artículos, Cultura, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.