¿Es la libertad en Internet una herramienta para la democracia o autoritarismo? – The conversation

Print Friendly

por Elizabeth Stoycheff y Erik C. Nisbet para The Conversation

traducción: David Ormeño

La ironía de la libertad en Internet estuvo en plena exhibición poco después de medianoche 16 de julio en Turquía cuando el presidente Erdogan utilizó FaceTime y las noticias de televisión independiente para llamar a la resistencia pública contra el golpe militar que tuvo como objetivo deponerlo.

En respuesta, miles de ciudadanos salieron a las calles y ayudaron al gobierno en la batalla contra el golpe. Los conspiradores militares se habían apoderado de la televisión estatal. En esta era digital al parecer no se dieron cuenta que la televisión ya no era suficiente para garantizar el control sobre el mensaje.

Esta historia puede parecer como un ejemplo triunfante de la promoción de la democracia por Internet sobre el autoritarismo.

No tan rapido.

En los últimos años, el presidente Erdogan y su Partido Justicia y Desarrollo (AKP) se han vuelto cada vez más autoritarios. Se han tomado medidas enérgicas en gran medida contra la libertad en Internet. El Presidente Erdogan, incluso una vez llamó a los medios de comunicación social “la peor amenaza para la sociedad”.E, irónicamente, la restauración de estas libertades democráticas fue una de las motivaciones indicadas por los iniciadores del golpe.

Esta dualidad de la Internet, como una herramienta para promover la democracia o el autoritarismo, o simultáneamente, es un complejo rompecabezas.

Los EE.UU. ha hecho que el aumento del acceso a Internet en todo el mundo sea una prioridad de su política exterior. Esta política fue apoyada por los dos Secretarios de Estado, John Kerry y Hillary Clinton.

El Departamento de Estado de EE.UU. ha destinado decenas de millones de dólares para promover la libertad en Internet, sobre todo en el ámbito de la evasión de la censura. Y apenas este mes de julio, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó una resolución que declara la libertad en Internet un derecho humano fundamental. La resolución condena los cierres de Internet por los gobiernos nacionales, un acto que se ha vuelto cada vez más común en diversos países de todo el mundo, incluida Turquía, Brasil, India y Uganda.

En la superficie, esta política tiene sentido. El Internet es una gran ayuda intuitiva para la democracia. Ofrece a los ciudadanos de todo el mundo una mayor libertad de expresión, oportunidades para la sociedad civil, la educación y la participación política. Y la investigación anterior, incluyendo la nuestra, ha sido optimista sobre el potencial democrático de internet.

Sin embargo, este optimismo se basa en la suposición de que los ciudadanos que acceden a Internet lo utilizan para exponerse a nueva información, participan en discusiones políticas, se unen a grupos de redes sociales que abogan por causas nobles y leen las noticias que cambian su forma de ver el mundo.

Y algunos lo hacen.

Sin embargo, otros miran Netflix. Ellos usan el Internet para publicar selfies a un grupo íntimo de amigos. Ellos tienen acceso a un flujo infinito de música, películas y programas de televisión. Se pasan horas jugando juegos de video.

Sin embargo, nuestra investigación reciente muestra que la adaptación hacia fuera de la política y sumergirse en el espectáculo en línea tiene consecuencias políticas para la salud de la democracia.

El poder de la distracción

Uso político de la Internet ocupa un lugar muy bajo en todo el mundo, en comparación con otros usos. La investigación ha encontrado que sólo el 9 por ciento de los usuarios de Internet publicó enlaces a noticias políticas y sólo el 10 por ciento ha escrito sus propios pensamientos acerca de cuestiones políticas o sociales. Por el contrario, casi tres cuartas partes (72 por ciento) dicen que publican sobre películas y música, y más de la mitad (54 por ciento) también dicen que publican acerca de los deportes.

Esto inspiró nuestro estudio, que trataba de mostrar cómo Internet no necesariamente es útil como solución mágica para la democracia. En lugar de ello, su potencial democrático depende de cómo los ciudadanos optan por utilizarla.

El estudio se encuentra en dos países no democráticos, Rusia y Ucrania. Los dos comparten una historia común, la geografía y la cultura. Ambas clasifican bien por encima de la media global del 48 por ciento de penetración de internet. Más del 70 por ciento de los rusos y el 60 por ciento de los ucranianos informan, el uso de Internet.

Los resultados de nuestro estudio revelaron que Internet es un arma de doble filo. Los ciudadanos que utilizan el Internet para obtener noticias e información política eran más propensos a expresar mayor crítica sobre las instituciones políticas autocráticas de su país y líderes. Como consecuencia, eran más propensos a exigir mayores reformas democráticas.

Sin embargo, cuando se usan de manera diferente, el Internet puede dañar realmente los esfuerzos de democratización. Los que pasan más de su tiempo en línea con contenidos de entretenimiento estaban más satisfechos con la vida en condiciones autocráticas. Estos usuarios estaban contentos con que las élites autoritarias que los supervisaron y están poco inspirada por las perspectivas de una mayor libertad. En otras palabras, el uso político en línea mejora las actitudes democráticas, mientras que el uso de entretenimiento en línea atrinchera las autoritarias.

Y se pone peor.

Apisonar el interés político

Parece que lo líderes autoritarios más astutos del mundo han predicho estas consecuencias. Se han puesto en práctica políticas que restringen en gran medida los beneficios políticos de la Internet al tiempo que permite una rica cultura del entretenimiento que elude cuidadosamente las cuestiones políticas.

Por ejemplo, desde 2012, Rusia ha aumentado vertiginosamente su censura de sitios web de la oposición política y recientemente ha participado en consultas con expertos de censura chinas para reducirla aún más. En el entorno en línea estrechamente controlado de China, incluso los contenidos de entretenimiento se examinan cuidadosamente para evitar difundir mensajes subversivos. Como era de esperar, Rusia y China no apoyaron la resolución del CDH de derechos humanos, que garantiza a los ciudadanos el acceso sin restricciones a internet.

Sin embargo, la censura de contenido político es sólo una parte de la “caja de herramientas en línea” autoritaria. Como ya hemos comentado anteriormente, los gobiernos autoritarios buscan crear un “servidor de seguridad psicológica” que pinta el Internet como un mundo aterrador lleno de amenazas políticas. Este razonamiento aumenta la percepción de amenazas entre el público. Esto, a su vez, aumenta el apoyo del público por la censura política en línea. Estas percepciones de amenaza también motivan aún más al público a buscar contenidos de entretenimiento “seguro” en lugar de las noticias “de riesgo” y la información.

Cuando este método no tiene éxito, los regímenes autoritarios en su lugar a incluso usa tácticas más abiertas de intimidación. Bajo el presidente Erdogan, el gobierno turco ha creado un programa agresivo de intimidación legal, político y económico dirigido no sólo a periodistas sino también a los ciudadanos comunes. Como consecuencia de ello, al menos, un tercio de los usuarios de internet turcos tienen miedo de hablar abiertamente de política en línea. Esta tendencia es probable que sólo empeore a medida que el gobierno turco lleva a cabo su purga de opositores políticos en la estela del golpe de estado fallido.

El último componente del conjunto de herramientas autoritario es la propaganda y la desinformación. Tales esfuerzos limitan la capacidad de los ciudadanos para separar la verdad de la ficción, desmovilizar a los ciudadanos y “socavan el potencial de auto-organización de la sociedad” para buscar el cambio democrático.

El reto de la incidencia (advocacy) de la libertad en Internet

Asegurar a que los ciudadanos tengan acceso a Internet no es suficiente para garantizar la democracia y los derechos humanos. De hecho, el acceso a Internet puede influir negativamente en la democracia si se explota por regímenes autoritarios.

El gobierno de EE.UU., las ONG y otros defensores de la democracia han invertido una gran cantidad de tiempo y recursos hacia la promoción del acceso a Internet, la lucha contra la censura en línea y la creación de tecnologías de elusión. Sin embargo, su éxito, en el mejor de los casos, ha sido limitado.

La razón es doble. En primer lugar, los gobiernos autoritarios han adaptado sus propias estrategias en respuesta. En segundo lugar, la filosofía de “si lo construimos, ellos vendrán” que subyace en gran parte de la promoción de la libertad en Internet no tiene en cuenta la psicología humana básica en la que se prefieren las opciones de entretenimiento más que las noticias y las actitudes hacia internet determinar su uso, no la tecnología en sí.

Los aliados en la lucha la libertad de Internet deberían darse cuenta de que el lugar de la pelea se ha desplazado. Mayores esfuerzos deben ser puestos a derribar los “cortafuegos psicológicos,”en la demanda de construcción de la libertad en Internet e influir en los ciudadanos para emplear el potencial democrático de Internet.

Así, asegura que el conjunto de herramientas en línea democrática es un rival para el autoritario.

This entry was posted in Artículos, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.