Filtración de capítulo TPP revela a Chile con resguardos por propiedad intelectual

Print Friendly, PDF & Email

Sin duda, las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por su sigla en inglés), que reúne a 12 países, incluido Chile, se ha transformado en una de las más complicadas entre los tratados en los cuales ha formado parte nuestro país.

Esto, debido a la importante cantidad de temas sensibles que impactan a cada nación participante, lo que ha sobrepasado los plazos establecidos para llegar a acuerdos.

Tanto así, que la intención del presidente de EEUU, Barack Obama, de finalizar en octubre de este año, no se dio, e incluso existen altas probabilidades de que esto continúe hacia 2014.

Por eso, no extraña que el proceso ya sume tantas rondas de negociación. De hecho ayer comenzaba la XX ronda en Salt Lake City, EEUU.

Sin embargo, y como si fuera poco, el acuerdo sumó un nuevo problema. Uno de los capítulos más discutidos dentro del TPP, que tiene que ver con la Propiedad Intelecual, fue filtrado por Wikileaks, revelando detalles inéditos de las negociaciones y donde Chile aparece como contrario a las propuestas de Estados Unidos, que lidera la iniciativa.

CHILE A LA DEFENSIVA

En el documento filtrado, se puede apreciar, por ejemplo, que uno de los temas controvertidos es el de derechos de autor, donde según el informe, nuestro país se opone junto a Nueva Zelanda a aumentar el período de protección de una obra de 70 a 120 años desde su primera fecha de publicación como propone EEUU.

En este sentido, ambas naciones propusieron incluir una sentencia especifica de que el TPP no debe contravenir otros acuerdos internacionales, como los Tratados de Libre Comercio, a lo que Estados Unidos, Australia, Japón y México se opusieron. Esto, según trascendidos, se debería a que al país que lidera Barack Obama no le gustan la posición de la OMS y la UNESCO en materia de propiedad intelectual. De hecho la OMS ha criticado varias  veces a las patentes como un obstáculo para la salud global.

Otra área de conflicto relevante que se puede desprender del documento, tiene que ver con las patentes farmacéuticas, donde Estados Unidos pretendería  establecer un proceso en el que el Instituto de Salud Pública, por vía administrativa, pueda aceptar o rechazar la producción de determinados medicamentos, a lo que nuevamente se opone Chile y Nueva Zelanda, junto a Australia, Perú, Vietnam, Malasia, Singapur y Brunei.

Según el ex director de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), Carlos Furche, “del documento se desprende que son ciertas las preocupaciones respecto del impacto de la negociación en aspectos tan sensibles como la posibilidad de producir medicamentos genéricos”, asegurando que el tratado podría impactar al alza el precio de los medicamentos.

Al respecto, se detalla que Nueva Zelanda es el país que encabeza una serie de propuestas alternativas para adoptar y mantener medidas “para fomentar la entrada oportuna de los productos farmacéuticos en el mercado”.

En tanto, otra área en el cual nuestro país aparece como detractor de algunos puntos que se proponen, junto a Canadá, es en relación a las medidas tecnológicas de protección, en las cuales existen duras sanciones para quienes transgredan las nuevas reglas.

Al respecto, Claudio Ruiz, director ejecutivo de la ONG Derechos Digitales, sostiene que “lo anterior se puede traducir en graves amenazas a la libertad en internet e innovación tecnológica. Esto último porque se convertiría a los prestadores de servicios de internet en verdaderos policías de la red, obligados a colaborar con la industria del entretenimiento a través de la remoción de contenidos y desconexión de usuarios infractores”.

LAS CRÍTICAS Y LA POSICIÓN DE DIRECON

Con la nueva información, se han sumado las críticas a las negociaciones.

Para Carlos Ruiz, “la filtración del capítulo de propiedad intelectual confirma lo que el gobierno calificaba sólo como rumores. Que nuestro país pone en riesgo su desarrollo al querer firmar un tratado que le significa más costos que beneficios”.

Por su parte, Francisco Vera, abogado de la organización, afirma que “lo más relevante que demuestra el análisis de la filtración es que no solamente los beneficios para Chile no han sido probados sino que, en el caso por ejemplo de la negociación con EEUU, estamos derechamente renegociando el TLC que ya firmamos con ese país, pero en peores condiciones”.

En tanto, a propósito de la filtración del documento, la Direcon señaló que “el Gobierno de Chile no se hace cargo del documento filtrado por Wikileaks, el cual se suma a otros divulgados anteriormente durante la negociación del TPP como si fueran oficiales.  Al respecto, precisamos que los únicos documentos de negociación oficiales son aquellos que se discuten en las mesas de trabajo junto con los otros 11 países que forman parte de este proceso. Como se sabe, los 12 países que participan del TPP han tenido que asumir una obligación de confidencialidad en relación con los textos de negociación”.

Asimismo, añadió que “las posiciones que Chile ha planteado en las diferentes áreas que se negocian en el TPP, incluyendo el área de la propiedad intelectual, son reflejo de un trabajo permanente, conjunto y coordinado entre los distintos ministerios y agencias competentes, tanto a nivel de sus autoridades como de expertos con años de experiencia en sus respectivas especialidades y en negociaciones de acuerdos comerciales. A ello se une un constante diálogo con la Sociedad Civil en general y con grupos o sectores de interés vinculados a ciertas temáticas del TPP en particular y con el Congreso y sus comisiones de Relaciones Exteriores y de Hacienda”.

This entry was posted in Artículos, Ciencia, Cultura, DD.HH., Economía, Propiedad Intelectual, Sociedad, TLCs and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.