Los partidos piratas y la política transparente: el experimento de Islandia #PartidoPirataChile

Print Friendly

Tener defensores de la transparencia en el Parlamento y en las asambleas ha demostrado ser un gran reto en la política moderna. Islandia ha liderado en ese punto, dando a los comentaristas políticos del mundo mucho para discutir en la buena fortuna de los cuatro años del Partido Pirata. La política hackista, en otras palabras, poco a poco se está convirtiendo en una plataforma parlamentaria, aunque sigue siendo un murmullo en la mayoría de los estados.

En las elecciones del fin de semana, el partido dirigido por la “poetiza” y activista de WikiLeaks Birgitta Jónsdóttir llegó en tercer lugar en lo que será un complejo mosaico de partidos gobernantes. Las sugerencias de que entrarían en el nivel más alto quedarían fuera de lugar, pero esto difícilmente podría menoscabar lo que fue un logro notable.

Jónsdóttir encontró fama en 2009 como miembro del Partido del Movimiento Ciudadano, cuando ganó un escaño en el Parlamento de 63 miembros. Antes de eso, estaba directamente conectada con los esfuerzos de WikiLeaks para lanzar las infames imágenes de las hazañas asesinas de un equipo de helicópteros Apache al matar a un periodista de Reuters, su conductor y asistente, sin mencionar a otros civiles en Bagdad. Para 2012, cuando fue reelegida, había abrazado la bandera negra de los Piratas. “Estoy cruzando caminos con nerds como soy un nerd yo misma.”

Jónsdóttir fue filosófica sobre el resultado, que anotó más de 10 escaños. “Nuestras predicciones internas mostraron un 10 a 15 por ciento, por lo que esto está en la parte superior de la gama. Sabíamos que nunca conseguiríamos el 30 por ciento”.

El conservador Partido de la Independencia también ganó, pero tendrá que considerar el peso de los partidos de izquierda. Además del sólido desempeño del Partido Pirata, hubo ganancias para la alianza entre la izquierda y el Partido Verde, el total combinado que cayó justo, por debajo de la mayoría.

Lo que más importaba era la cantidad de golpes que había tenido el centro político de Islandia. El gobernante partido progresista se derrumbó, cayendo a ocho escaños de los 19 que tenía desde las elecciones de 2013, obligando al primer ministro Sigurður Ingi Jóhannsson a dimitir.

La política de la transparencia ha tenido ciertamente su impacto, con el precursor de Jóhannsson, Sigmundur Davíð Gunnlaugsson, una víctima de los papeles de Panamá detrás en abril. Las revelaciones masivas de la improbidad, o al menos la improbidad percibida, tienen valor. En ese caso, se encontró que 600 islandeses, entre ellos ministros de gabinete, figuras empresariales y banqueros, tenían lucrativas cuentas offshore creadas en nombre de la minimización tributaria.

En cuanto a la propia plataforma del Partido Pirata, el gobierno transparente, aferrado a que una redistribución de la riqueza, es lo más relevante. A esto también se le puede añadir el refugio para Edward Snowden, y las mejores perspectivas para las monedas digitales. Pero aún más fundamentalmente, sus miembros insisten en mejorar la línea democrática entre los electores y el funcionamiento del proceso político, uno desgastado desde hace tiempo en muchos estados que dicen seguir sus preceptos.

No hay ningún cinismo sobre la democracia popular tipo linchamiento – el partido incluso llegó a insistir en una “constitución de la muchedumbre|crowd-sourced constitution”, una idea bloqueada por el Parlamento islandés en 2013. Tales ideas tienen cierto valor, dados los temores de que el 2008 podría repetirse. Ese particular annus horribilis vio un sector bancario desenfrenadamente desregulado arruinar una economía que continúa pagando el precio del créditos en tanda. Lo que Jónsdóttir desea es una auténtica economía “goteadora|trickle-down”, liberada de la ilusión y la propaganda.

Los Piratas se encuentran montando una ola populista, un movimiento global que tiene que morder en los talones a los políticos del establishment. En toda Europa, el rugido se hace sentir tanto a la derecha como a la izquierda de la política, asumiendo una forma nativista a menudo fea. En los Estados Unidos, los pugilistas prometen caos si no son escuchados.

El gran dilema moderno en la política es la mejor manera de volver a involucrar al votante alejado. El enfoque algo poco sofisticado de Donald Trump es el desafío beligerante, especiado con toques totalitarios. En Gran Bretaña, un grado de provincialismo ha acompañado el voto anti-UE para Brexit.

En Islandia, este experimento es menos indignado y más templado, un ejemplo de democracia restaurativa ante la crisis. El papel vital que desempeña la revelación de la información sobre la práctica política es central: los que están en el poder que son observados tienden a comportarse mejor.

En estas elecciones, no hay duda de que la información, filtrada o no, importa. El mensaje de Robin Hood, y la responsabilidad, se vendieron bien. Otros países, incluyendo Estados Unidos, aún no han visto que la influencia se desarrolla. Pero los Piratas han establecido un precedente.

via

This entry was posted in Artículos, Gobierno, Partido Pirata, Sociedad, Timón Pirata. Bookmark the permalink.

Comments are closed.