Merkel, víctima de las escuchas de EE.UU. que ella justificó: “Ya no está tan relajada”

Print Friendly, PDF & Email

“Cuando en junio salió a la luz la información de que la NSA estaba espiando a millones de ciudadanos alemanes, cuya privacidad no parecía importale mucho al Gobierno estadounidense, Angela Merkel se mostró muy relajada al respeto. La canciller incluso defendió este tipo de cooperación diciéndole a los alemanes que estas prácticas eran necesarias para protegerse del terrorismo internacional. Y ahora estamos viendo a la canciller metida en la misma situación, cuando su privacidad fue invadida, y está tranquila, pero no tan relajada”, dice Manuel Ochsenreiter a RT.

El periodista alemán opina que, a pesar de que las relaciones de EE. UU. con Alemania, se apreciaban con tales palabras como “colaboración”, “amistad” o “aliados”, francamente, se puede hablar de la dominación de EE. UU. “Si las relaciones de los países de UE con EE. UU. se basaran en los principios de igualdad, entonces los líderes europeos podrían hablar abiertamente al Gobierno estadounidense y pedirle que parara, porque ya ha cruzado la raya. Pero esto no podemos esperarlo de los jefes europeos, porque ellos actúan como si fueran satélites de EE.UU.”, sostiene.

Además, Ochsenreiter está seguro de que el Gobierno norteamericano no respeta la soberanía de otros países, lo que demuestra espiando a sus aliados. “Esto también muestra que EE. UU. no confía al 100% en nadie y que quiere supervisar, saber exactamente y controlar lo que dice la canciller e inspeccionar si su obediencia es completa”. “El desarrollo técnico actual permite decir que estamos viviendo una especie de pesadilla, que estamos viviendo en el mundo de George Orwell, porque ahora es muy simple espiar todo y a todos, técnicamente es muy sencillo, y están espiando a Gobiernos, diplomáticos, parlamentos y parlamentarios. Y esto se ha convertido en un monitoreo total”, concluye.

This entry was posted in Artículos, DD.HH.. Bookmark the permalink.

Comments are closed.