mHealth: desarrollo, crecimiento y futuro

Print Friendly

Digitization of Healthcare

La innovación y el uso inteligente de las TIC ofrecen la posibilidad al ámbito sanitario de evolucionar hacia un modelo de medicina más personalizado.

Este es un tema con un desarrollo importante (la EU pidió un informe el 2014 e hizo una consulta ciudadana). Si consideramos los beneficios económicos, debemos considerar el ahorro de recursos en políticas publicas (la EU considera un ahorro de 99 billones de euros) o el hecho de que las inversiones relacionadas a mHealth en USA en 2014 alcanzaron los 4.1 billones de dolares y representa un aumento del 125% comparado a 2013:

Debemos recodar que esta tendencia a democratizar la medicina es relativamente reciente y no aún no se consolida en nuestro país. A pesar de esto debemos destacar los siguientes acontecimientos en 2014 en USA:

  • Marcas importantes de tecnología adoptan iniciativas de salud digital.
  • Uso eficaz y publicación de datos estadísticos.
  • Tecnología impulsada por los resultados.

Las nuevas empresas en este campo no deben ser miradas en menos.

Dentro de los muchos involucrados están los Drs. Bertalan Meskó y Eric Topol. Ambos son autores de libros. Mientras uno de ellos se enfoca más en mHealth (Topol) el otro tiene una visión más general en la relación tecnología y medicina (Meskó).

Para mi, la eHealth es parte de la salud digital (ya que incluye los equipos de alta tecnología y especializados dentro del área). Dentro de la eHealth se encuentra la mHealth, los wearables, los no wearables o anti wearable, los equipos para educación relacionada (que son específicos en el tema) y los elementos generales.

He aquí un leve glosario con términos relacionados desde ccys:

  • eHealth: Cómo en “email”, “epub” o “elearning”, la “e” viene de “electrónico”, pero cuando se traduce se suele hacer por “salud digital”. Esta palabra hace referencia a todas las gestiones de la asistencia sanitaria que se llevan a cabo mediante internet. A pesar de que no está claramente definido (hay quien dice que se refiere a todos los procesos realizados electrónicamente), actualmente cuando se usa suele referirse al uso de las nuevas tecnologías e internet, por lo que engloba casi todos los conceptos que verás a continuación.
  • mHealth: En este caso la “m” viene de “mobile”, y se traduce por “salud móvil”, es decir, la aportación del servicio sanitario mediante teléfonos (o dispositivos) móviles. En un porcentaje muy elevado, mHealth se refiere exclusivamente a las apps de salud. Las apps de salud son aquellas aplicaciones que se pueden descargar en el móvil y que proporcionan algún servicio relacionado con la salud (por ejemplo, controlar la presión arterial).
  • Big Data: Todo conjunto de datos tan vasto y complejo que es difícil de procesar y aplicar a efectos prácticos. Puesto que una de las consecuencias de gestionar más y más procesos digitalmente es que la cantidad de datos crece exponencialmente. Cuando se aplica a la salud, el Big Data suele referirse a datos que tienen el potencial, una vez organizados mediante algoritmos y ordenadores especializados (como el IBM Watson), de producir información relevante para la investigación clínica.
  • HCE: Las siglas de “historia clínica electrónica”, el conjunto de documentos clínicos que detallan la información de cada ciudadano a lo largo del proceso asistencial sanitario. Es como la historia clínica que los hospitales solían tener en papel sobre cada paciente, ahora informatizado para que sea más fácil de compartir y actualizar.
  • Telemedicina, telesalud: Procesos médicos que se hacen a distancia. Telemedicina y telesalud incluyen a muchos otros: teledermatología, telehrehabilitación, etc. En estos casos lo que sucede es que el paciente (desde su casa o en un centro médico) es tratado a distancia (a través de un ordenador con una webcam, un teléfono móvi u otro elemento) por un profesional médico.
  • Wearables: Dispositivos móviles que uno lleva puestos (de aquí “wearables”) para medir constantes vitales. Puede ser por ejemplo una pulsera que calcula el ritmo cardíaco, unas zapatillas que cuentan los kilómetros que se corren, un reloj.
  • Ludificación (o gamificación): “Gamification” en inglés, normalmente se traduce como “ludificación”, aunque no siempre. Cuando se aplica a la salud (a veces puede llegar a llamársele “gHealth”) se refiere a la aplicación de juegos para la mejora de la salud. Es un campo en extensión muy interesante, e incluye proyectos tan variados como uno para mejorar la salud y nutrición de los jóvenes u otro para la rehabilitación después de un ictus.
  • Paciente empoderado o ePatient: El ePatient es un paciente empoderado, pero esta palabra hace hincapié del uso de las nuevas tecnologías por el paciente en el ámbito de la salud.

Algo que me gustaría destacar. Muchas de las aplicaciones relacionadas a eHealth solo están disponibles en iOS. A mí parecer se pierde control de la información por una cuestión meramente estética, perdiendose la idea de democratizar la medicina.

El ámbito sanitario está evolucionando hacia un modelo basado en la medicina personalizada. Gracias al desarrollo de la tecnología, el sector tiene la posibilidad de transformarse para ofrecer servicios mucho más individualizados, participativos y preventivos. En este contexto, la mHealth, o lo que es lo mismo, la prestación de información o asistencia sanitaria a través del uso de dispositivos móviles o monitores inalámbricos, se postula como una de las grandes apuestas para pacientes, inversores y proveedores.

Partiendo de esta premisa, la firma PwC ha encargado a Economist Intelligence Unit un estudio global sobre las oportunidades y retos de la mHealth que ha reunido a pacientes, grupos de defensa de los mismos, profesionales de la salud, instituciones sanitarias, proveedores, compañías del sector sanitario y desarrolladores tecnológicos de 10 países.

El estudio pone de manifiesto que la implantación de la mHealth supondrá importantes beneficios social y económicos e impulsará un cambio en el sector sanitario. A lo largo del informe podemos diferenciar tres elementos claves en los que influirá de manera directa el desarrollo y la posible adopción en un futuro de estas nuevas tecnologías: pacientes, doctores e inversores.

mHealth

Por un lado, los pacientes en los países emergentes están más al día en la mHealth y tienen grandes expectativas en su uso. Son más optimistas a la hora de emplearlo para su cuidado general, principalmente por su facilidad de uso, ya que en estas zonas las comunicaciones terrestres, como las carreteras y los transportes, se encuentran aún en desarrollo y el número de doctores dentro de la población es menor. En cambio, en los países desarrollados se espera de la mHealth no sólo que cambie la experiencia sanitaria que se tiene actualmente, sino que también mejore la calidad y el coste de los servicios. Además, afirman que sólo lo empezarían a utilizar si éste mejorara el acceso y el control de la sanidad.

Los doctores ven una gran oportunidad en la posibilidad de ofrecer servicios de mHealth y opinan que su uso mejoraría el contacto con los pacientes. El mayor incentivo que encuentran, tanto ellos como los inversores, es la búsqueda de la calidad y la eficiencia.

Para los inversores, el paciente tiene que ser el centro de atención de la mHealth. Actualmente, apoyan diversos servicios de este tipo y planean respaldar muchos más. Cabe destacar que el interés es mayor en aquellos mercados emergentes que aún no utilizan la mHealth, por lo que, los inversores prefieren apostar por la mHealth en estos mercados antes que en países desarrollados.

Hay que señalar que hay que tener en cuenta la necesidad del uso de las tecnologías, ya que en muchos casos, una mala integración de los sistemas de tecnologías de la información impide la adopción de la mHealth. Además, siempre existe un salto tecnológico significativo entre el sector privado y el público.

encuesta

 ¿Cómo conseguir que la mHealth prospere en entornos sanitarios complejos?

Actualmente, la mHealth está siendo adoptada en aquellos países donde la necesidad es mayor y apenas hay barreras de entrada para su impulso y desarrollo. Se trata de países emergentes en los que los pacientes no pueden obtener una atención eficaz en sus actuales infraestructuras o no pueden pagar sus servicios. El desarrollo de los servicios de mHealth permite no sólo ahorrar tiempo, sino también mejorar la seguridad del diagnóstico y de la prescripción según los profesionales sanitarios.

Las empresas que quieran impulsar este servicio deberán tener en cuenta las siguientes directrices:

  • Seleccionar bien el target. Encontrar aplicaciones y servicios que aporten un valor concreto para determinados grupos de interés, que sean fácilmente identificables. Se debe elaborar un estudio con los beneficios potenciales que se puedan obtener con la innovación, según la financiación necesaria para su desarrollo.
  • Hay que pensar en términos globales. El actual mercado de mHealth se encuentra y se encontrará en economías emergentes. Estos países serán las fuentes de innovación que podrán ser transferidas a mercados ya desarrollados.
  • Enfocarse en las soluciones y no en la tecnología. Un énfasis excesivo en un dispositivo en concreto puede provocar que las empresas pierdan oportunidades para resolver problemas por los que los usuarios estarían dispuestos a pagar. Hay empresas cuyo ámbito de actuación se encuentra fuera de la asistencia sanitaria que pueden detectar estas oportunidades de negocio, pero lo principal es que la mayor parte del sector sanitario entienda antes el potencial de las nuevas tecnologías. Se deberá comprender la industria, trabajar con los proveedores e inversores existentes y cooperar con otras empresas, para contribuir a que la mHealth se desarrolle en un ecosistema que apoye a largo plazo el uso de esta tecnología.
  • Identificar posibles socios para crear un mayor impacto y encontrar un nuevo valor.Cualquier tecnología se basa en la relación existente entre proveedores, creadores y usuarios. El ecosistema de mHealth está comenzando a evolucionar y hay muchas relaciones beneficiosas que están esperando ser encontradas. Esta evolución también implicará la cooperación y la co-creación entre organizaciones miembros, incluyendo las empresas de salud existentes, los proveedores de nuevas tecnologías, inversores, médicos e incluso pacientes. De esta manera, será más fácil identificar la mejor forma de usar las nuevas tecnologías y se suavizará la adopción de las mismas por parte de la sociedad.

Por encima de todo, los defensores de la tecnología, especialmente los que no pertenecen al campo de la salud, necesitarán evitar la trampa de considerar la mHealth como algo aparte de la asistencia sanitaria. Su mayor valor es la forma en la que se integra con los sistemas de salud y les permite ofrecer una mejor atención a los pacientes.

En conclusión, la mHealth puede traer importantes beneficios sociales y económicos, aunque hay que mantenerse cauto en la implantación de la tecnología, pues existen aún numerosas situaciones en las que la relación paciente-proveedor se hace imprescindible.

Descubre las soluciones que damos desde Telefónica para ayudar a mejorar la vida de los pacientes, los profesionales y los operadores/prestadores de los servicios sanitarios: http://ow.ly/GxoLi

Puedes ver el informe completo de PwC aquí: http://ow.ly/Gx3wN

Este post ha sido publicado originalmente en el blog de RC y Sostenibilidad de Telefónica

This entry was posted in Artículos, Ciencia, Medicina, Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.