Ex miembro del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca: “Es improbable que la Casa Blanca no supiera del espionaje a Merkel”

Print Friendly

Las revelaciones de que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) había espiado desde 2002 el teléfono celular de la canciller alemana, Angela Merkel, desde 2002, puso de manifiesto los alcances de esta actividad de inteligencia. El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que no sabía de  la intervención telefónica. Por eso, Der Spiegel conversó con un ex miembro de seguridad de la Casa Blanca sobre cómo la NSA establece sus prioridades en primer lugar.

Las actividades de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) han provocado una gran alarma en Europa, donde las personas fueron tomadas por sorpresa por la respuesta de los funcionarios de inteligencia estadounidense en las audiencias del Congreso. 

Creo que debido a las experiencias de Estados Unidos desde el 11 de septiembre (de 2001) y los errores respecto de las armas de destrucción masiva en Irak, es que existe un sentimiento de que necesitamos tener una mejor inteligencia para que así nuestros líderes de seguridad nacional puedan tomar mejores decisiones en nombre de nuestro país. Su trabajo es recopilar información que los legisladores piensan es del interés nacional.

¿Eso incluye intervenir el celular de Angela Merkel?

No sé y no puedo confirmar si lo hicimos.

Ni siquiera la Casa Blanca lo niega, pero aún queda una pregunta: ¿Qué información gana EE.UU. al intervenir el celular de Merkel respecto de la guerra contra el terrorismo?

Por ejemplo, tenemos una prioridad en la política exterior de larga data en Estados Unidos, que es asegurarse de que Irán no tenga un arma nuclear. Parte de la estrategia es conseguir que otros países se unan a Estados Unidos imponiendo sanciones al régimen iraní y así yo puedo ver una situación donde los legisladores están preguntando a la comunidad de inteligencia sobre los puntos de vista de países alrededor del mundo. ¿Están inclinados para tomar sanciones más duras, o a qué clase de acuerdo ellos quieren llegar con Irán sobre el enriquecimiento nuclear? Puede ser quién está en favor de qué y una posición particular de un gobierno.

¿Cree que eso es aceptable?

La Casa Blanca y nuestros líderes políticos necesitan formar su opinión sobre lo que ocurre. Ellos tienen que poner las cosas en la balanza, comparar el valor de las ganancias que trae la información de inteligencia frente al riesgo de una reacción negativa de la política exterior si el método de recopilación de información fuera desclasificado.

El Presidente Obama calificó, de muchas formas, la intervención del teléfono de Angela Merkel como un error y dijo que si él hubiera sabido, lo habría detenido. ¿Es concebible que Obama no supiera de la intervención?

Bueno, no sé. Esto es lo que sé: considerando que trabajé en el Consejo de Seguridad Nacional (bajo el Presidente George W. Bush) es muy improbable que los más altos funcionarios de la Casa Blanca no hubieran sabido de las fuentes y métodos de recopilación de información, porque eso sería muy importante al evaluar la confiabilidad de la información que se te está presentando.

¿Quién normalmente sabe de esta clase de información? ¿El asesor de seguridad nacional? ¿El presidente?

Creo que depende, pero creo que sería gente del Consejo de Seguridad Nacional.

Usted trabajó en el Consejo de Seguridad Nacional bajo George W. Bush. Aparentemente, el teléfono de Angela Merkel comenzó a ser intervenido en 2002, esto significa que tiene que haber sabido de eso.

No puedo confirmar o negar la existencia de programas de inteligencia.

¿Existe información que el Presidente detiene para evitar un riesgo político?

Eso es algo que aparece en las películas. No sé cómo la administración Obama maneja esas cosas.

¿Cómo manejó esas cosas con Bush?

No puedo comentar sobre eso.

¿Cuán involucrado está el presidente en determinar cómo funcionan las prioridades de inteligencia nacional?

El marco de trabajo de las prioridades de inteligencia nacional es un documento que viene del Consejo de Seguridad Nacional y probablemente varía de administración en administración en cuanto a la participación del presidente. Es un documento que refleja las prioridades de los legisladores. La comunidad de inteligencia luego toma esas prioridades y dice: ok, esto es lo que los consumidores quieren.

Pero existe la impresión de que los servicios de inteligencia han jugado con sus propias reglas.

La comunidad de inteligencia está muy supervisada por el Congreso y los legisladores. Si bien es un gran organismo, ellos están muy interesados en responder a las necesidades de sus consumidores y estos son  el Congreso, la Casa Blanca y la gente en el Ejecutivo.

This entry was posted in Artículos, DD.HH.. Bookmark the permalink.

Comments are closed.