NSA pidió al Japón que interveniería los cables de fibra óptica de alcance regional en 2011

Print Friendly, PDF & Email

La Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. buscó la cooperación del gobierno japonés en 2011 sobre las escuchas telefónicas a cables de fibra óptica que transportan datos telefónicos y de Internet en toda la región de Asia y el Pacífico, pero la solicitud fue rechazada, las fuentes dijeron.

El intéres de la agencia estaba aparentemente dirigido a la recopilación de información sobre China, dado que Japón se encuentra en el corazón de cables de fibra óptica que conectan las diferentes partes de la región. Pero Tokio rechazó la propuesta, citando restricciones legales y la escasez de personal, dijeron las fuentes .

La NSA pidió Tokio si pudiera interceptar información personal de los datos de comunicación que pasan por Japón a través de cables que conectan China y otras zonas de la región, incluyendo la actividad de Internet y llamadas telefónicas, dijeron.

Frente a la creciente presencia de China en el mundo cibernético y la necesidad de reforzar la información sobre terroristas internacionales, los Estados Unidos pueden haber estado mirando en si el Japón, su principal aliado en la región, el cual podría ofrecer ayuda similar a la proporcionada por el Reino Unido, según las fuentes.

Basado en documentos filtrados por el ex contratista de la NSA Edward Snowden, el periódico británico The Guardian informó que la agencia había estado compartiendo datos interceptados por la agencia de espionaje británica, GCHQ, a través de los cables transatlánticos desde 2011.

Pero Tokio decidió que no podía hacerlo porque según la legislación vigente, no puede interceptar estas comunicaciones, aunque el objetivo es evitar un acto terrorista. Japón también tiene un número sustancialmente menor de personal de inteligencia, en comparación con alrededor de 30.000 empleados de la NSA, dijeron las fuentes.

Otra fuente familiarizada con las actividades de inteligencia de las grandes naciones, dijo que el volumen de datos que deben ser interceptados de los cables de fibra óptica requeriría un número masivo de los trabajadores y la ayuda del sector privado.

This entry was posted in Artículos, DD.HH.. Bookmark the permalink.

Comments are closed.