Nuevas revelaciones sobre la unidad secreta de la NSA que “alcanza lo inalcanzable”

Print Friendly, PDF & Email

Esta estructura especial mantiene su propia red encubierta encargada de ‘hackear’ servidores por todo el mundo. Desde el año 2005 la TAO ocupa el edificio de una antigua planta de producción de chips para computadoras de la compañía Sony en San Antonio, en el estado de Texas. La adquisición de la antigua fábrica de Sony formó parte del programa de expansión masiva de la NSA que comenzó después de los atentados del 11-S.

De acuerdo con documentos internos de la agencia estadounidense obtenidos por la revista alemana ‘Der Spiegel’, este departamento superior de la NSA está implicado en muchas de las operaciones importantes llevadas a cabo por las agencias de inteligencia estadounidenses. Las funciones de la TAO, creada en 1997, varían y van de las operaciones contraterroristas y ataques cibernéticos al espionaje tradicional.

Los documentos revelan una serie de instrumentos diversificados de los que dispone la TAO para poder explotar las debilidades técnicas de la industria de tecnologías informáticas, de Microsoft a Cisco y Huawei, y llevar a cabo sus ataques de forma discreta y eficiente.

“Alcanzando lo inalcanzable” es la descripción de la propia NSA de las funciones de la estructura. “Lo más importante no es a cantidad producida, sino la calidad de la inteligencia”, escribió una exjefa de la TAO, que describe su trabajo en uno de los documentos filtrados.

La TAO ha aportado “la inteligencia más importante jamás vista en nuestro país”, ya que la unidad tiene “acceso a nuestros objetivos más difíciles”, cita el documento de la exjefa de la unidad obtenido por el semanario alemán.

El mismo documento reza que la TAO “tiene que seguir creciendo y debe sentar las bases para la fundación de la [estructura] integrada Computer Network Operations [Operaciones de la Red Informática] y apoyarla como una parte integral de las operaciones militares”. Para conseguirlo, la TAO tendría que obtener “un acceso generalizado y persistente a la Red global”.

La descripción interna de las responsabilidades de la TAO deja claro que los ataques informáticos son una parte importante de las tareas de la unidad. Los documentos indican que durante la década anterior la unidad especial tuvo éxito en la obtención de acceso a 258 objetivos en 89 países mientras que en 2010 llevó a cabo 279 operaciones en todo el mundo.

Según publicó ‘Der Spiegel’, precisamente esta unidad es también responsable de acceder a las redes protegidas de los líderes de países, incluidos los correos electrónicos del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, de infiltrarse en las redes de las empresas de telecomunicaciones europeas y hasta de leer los correos enviados a través de servidores de correo electrónico de la BES de BlackBerry, que gozan de encriptación de alta seguridad.

This entry was posted in Artículos, DD.HH.. Bookmark the permalink.

Comments are closed.