¿Por qué no son los gobiernos tan transparentes como podrían ser? (La paradoja del Gobierno Abierto)

Print Friendly

POR RYAN THORNBURG TRADUCIDO POR DAVID ORMEÑO

Imagen: opensource.com
En el cuarto de siglo desde su creación, la web ha sido una imprenta y estudio de transmisión para millones de personas cuyas voces de otra manera habría sido escuchado por sólo unos pocos amigos íntimos. Se abrió un nuevo mundo de compartir, y hoy casi tres cuartas partes de todos los estadounidenses dicen las tecnologías digitales han mejorado su capacidad de compartir sus ideas y creaciones con los demás, según una encuesta de 2014 por el Centro de Investigación Pew.
Esto significa que la mayoría de nosotros está pudiendo ver los detalles de nuestra vida de forma pública, lo que comemos, a quien amamos y cómo gastamos el dinero, todo a la intemperie para que otros vean.Todo este nueva información para compartir ha sido impulsada por los estándares abiertos de la Web, también por los intereses comerciales como los de Facebook y Google. Los datos que estas nuevas plataformas de publicación y de agregación recogen y organizan sobre sus usuarios es su principal herramienta para generar ingresos de los anunciantes que están dispuestos a entregar los mensajes adecuados a las personas adecuadas en el momento adecuado.Además de compartir nuestra información de forma pública, también estamos dando a las empresas los datos que la mayoría de nosotros probablemente preferiríamos no compartir como nuestra tarjeta de crédito y los números del Seguro Social, contraseñas, hábitos de conducción, correos electrónicos descorteces y fotos de desnudos.

Abrimos nuestras vidas privadas a estas empresas por lo general con explícita, aunque no informado, consentimiento. Un profesor de ciencias de la computación en la Universidad Carnegie Mellon informó recientemente que tomaría a una persona promedio alrededor de 250 horas leer todas las políticas de privacidad de los sitios web que visita en el año. Queremos que estas empresas nos ayuden a hacer públicas nuestras ideas y creaciones, que ciegamente confiamos en que mantendrán todas esas otras cosas privadas.

Pero ese tesoro de datos es un blanco rico para los hackers, espías y detectives por igual. Con Apple, Sony, Ebay, Snapchat, Home Depot, Target, y JPMorgan Chase todo se infiltraron en el último año, ¿es posible que un estadounidense no haga negocios con una empresa que ha sido hackeada? Debemos añadir la colección de millones de registros telefónicos de la Agencia de Seguridad Nacional y el interés que la policía tiene en todos los niveles en los datos de medios sociales  y usted tiene una receta para una gran cantidad de divulgación involuntaria de cosas es posible que desee mantener a ti mismo.

Estamos viviendo en una época de apertura, no radical de nuestros gobiernos, sino de nosotros mismos.

Como estamos dispuestos a abrir más de nuestras vidas al público, las agencias gubernamentales están aumentando su vigilancia de nosotros y también fallando en sacar el máximo provecho de la capacidad de las “tecnologías digitales”para hacer la vida pública más accesible y a nuestros funcionarios públicos más responsables.

A raíz del debate amplio del año pasado acerca de la conducta de la policía, las cámaras de cuerpo están volando de las estanterías como iPhones. Iowa está considerando una legislación que requeriría que todos los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para las usaran, pero se mantendría esos vídeos privados a menos que todo lo capturado por las cámaras se tomó con consentimiento. En Minnesota, el jefe de una asociación de la policía estatal dijo que el acceso público a los vídeos de la cámara del cuerpo “realmente no tiene ningún propósito público”. En otras palabras, la policía serían capaz de utilizar el vídeo para defender sus acciones, pero a nadie más se les permite usar los vídeos para defender las suyas.

Como los poderes de nuestros gobiernos de vigilar y su capacidad para ser transparentes son a la vez aumentadas dramáticamente, les estamos dando los primeros sin exigir esta última. No puedo pensar en nada más anti-estadounidense y infantilizado que este tipo de deferencia al gobierno.

Lamentablemente, no son sólo las nuevas tecnologías están erosionando los principios de gobierno abierto. Las nuevas leyes gubernamentales, políticas y prácticas en todos los niveles buscan proteger aún más los registros digitales del gobierno del escrutinio público. En Washington, la agencia estatal que supervisa y publica los informes financieros de campaña de grupos de presión y de los candidatos políticos se enfrenta a recortes presupuestarios, así como el resto del gasto del gobierno estatal crece un 15% en el presupuesto propuesto por el gobernador. En Carolina del Norte el año pasado, el gobernador trató de implementar un nuevo “cargo por servicios especiales” para solicitudes que tardan más de 30 minutos. A nivel federal, un análisis de Associated Press el año pasado mostró que el gobierno negó solicitudes de registros públicos a causa de la seguridad nacional lo que refiere un récord de 8.496 veces, sobre el 57 por ciento respecto al año anterior, aunque el número de solicitudes de registros aumentó sólo un 8 por ciento.

Algunas agencias gubernamentales ven esta creciente demanda de datos públicos como una oportunidad de ingresos. En Carolina del Norte, presenté un escrito amicus este año en un caso de la Corte Suprema estatal que espero que detenga a la Oficina Administrativa de los Tribunales de vender al por mayor los datos a empresas analizadoras de datos.

Los datos públicos es ciertamente mucho dinero para algunos vendedores también. Una empresa que ofrece sistemas de gestión de registros de aplicación a las fuerzas de la ley, Public Engines, celebra contratos en los que intenta reclamar derechos propietarios sobre los datos. Public Engines ha ido tan lejos como para ayudar a la policía a negar las solicitudes de documentos y demandar a las personas que sacan los datos públicos fuera de sus sitios con el fin de proteger a sus millones de dólares de inversión en la plataforma. Y más de un vendedor de proveedores de datos me ha hablado de reuniones en las que los funcionarios del gobierno han preguntado cómo pueden utilizar la tecnología para dar la ilusión de transparencia sin que los datos sean lo más útiles posible.

Como ciudadanos, es difícil argumentar que siempre estamos usando las leyes de gobierno abierto de la manera que estaban destinados a mantener cuentas al gobierno. En lugar de ello, a menudo los utilizamos para vergüenza o amenazar a otros ciudadanos. Las primarias, del 2014, de los demócratas en Carolina del Norte y republicanos en Alaska y Colorado enviaron correos a los votantes potenciales recordándoles que los registros públicos dejarían a sus vecinos y dirigentes de los partidos saber si se presentaron a votar. Esas tácticas humillantes cambiaron el comportamiento también, según un estudio realizado por el Microsoft Research y un profesor de la Universidad de Michigan.

Aunque sería difícil argumentar que Internet no ha hecho los gobiernos en todos los niveles más abierto, es evidente que no son tan abiertos como podrían ser, ni son tan transparentes con sus ciudadanos. En una democracia, eso es una extraña paradoja.

Si la transparencia radical es buena para cada uno de nosotros, ¿por qué no se la exigimos al gobierno?

Un montón de gente lo hace, pero una de las otras paradojas de gobierno abierto es que las mismas plataformas que promueven la auto-revelación también han sacado ingresos publicitarios de los periódicos y estaciones de televisión locales que han sido en el último siglo los defensores más potentes y consistentes por un gobierno abierto. Los números de los periodistas interesados están disminuyendo y las inversiones de sus empresas en los gastos legales que pueden ir desde $ 10.000 a $ 100.000 por perseguir a una agencia gubernamental que evita la transparencia.

Los ciudadanos pueden ayudar en este esfuerzo mediante el uso de sitios como muckrock.com u open-nc.org para compartir los datos públicos que han solicitado. O, tal vez la próxima vez que usted abre su vida en las redes sociales, vamos a usar los hashtags #opengov o #foia al compartir cómo usted ayuda a mantener el espíritu de un gobierno abierto con vida también.

Share
This entry was posted in Artículos, Gobierno, Open Source, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.