Publican nueva evidencia de que la NSA espió las redes de Google y Yahoo

Print Friendly, PDF & Email

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en Estados Unidos ha salido a negar sistemáticamente la última publicación del Washington Post, que afirma que la agencia infiltró los data center de Yahoo y Google. Según el Director Nacional de Inteligencia, James Clapper, el periódico había “expuesto erróneamente hechos, mal interpretado las actividades de la NSA y hecho inferencias erróneas de esas operaciones”.

El periódico no tardó en responder, entregando todavía más detalles sobre las operaciones de la NSA, revelando nuevas diapositivas.

Los documentos muestran datos en posesión de la NSA que utilizan formatos que sólo se pueden encontrar en las redes privadas de Google y Yahoo, lo que básicamente es la prueba más clara de infiltración en la red. En el caso de Google, se trata de un protocolo de red propietario llamado “llamada de procedimiento remoto” (RPC) que utilizan los servidores de la compañía para identificar a otros servidores. Por seguridad, Google mantiene estos RPC secretos y sólo son utilizados dentro de la red de Google.

Sin embargo, los documentos muestran datos con las llamadas de procedimiento remotos de Google en un servidor de la NSA. También hay datos que muestran características secretas de Gaia, el sistema de autenticación universal de Google, en los servidores de la NSA.

Otro documento muestra cómo descifrar archivos enviados usando el formato propietario “NArchive” usado en las redes privadas de Yahoo.

Ninguna de las empresas afectadas ha confirmado el informe del Washington Post, pero el periódico cita a analistas que conocen el funcionamiento de las redes de estas empresas. El diario señala que “no sabemos exactamente cómo la NSA y GCHQ interceptan los datos, pero ocurre en territorio británico”. Además concluye que “sabemos que están interceptando (los datos) desde dentro de las nubes privadas de Yahoo y Google, porque algunas de las cosas que la NSA y GCHQ recolectan no se encuentran en ningún otro lugar”.

Link: Washington Post

This entry was posted in Artículos, DD.HH.. Bookmark the permalink.

Comments are closed.