¿Pueden las redes sociales, fuertes e inclusivas, arreglar la política mundial? – The Conversation #PartidoPirataChile

Print Friendly, PDF & Email

por traducido por David Ormeño

La privacidad ya no es una norma social, dijo el fundador de Facebook Mark Zuckerberg en 2010, ya que las redes sociales dieron un salto para traer más información privada al dominio público.Pero ¿qué significa para los gobiernos, los ciudadanos y el ejercicio de la democracia? Donald Trump claramente no es el primer líder en usar su cuenta de Twitter como una forma de proclamar sus políticas e influir en el clima político. Las redes sociales presentan desafíos novedosos a la política estratégica y se han convertido en una cuestión gerencial para muchos gobiernos.Pero también ofrece una plataforma gratuita para la participación pública en asuntos gubernamentales. Muchos argumentan que el surgimiento de las tecnologías de los medios sociales puede dar a los ciudadanos y observadores una mejor oportunidad para identificar las trampas del gobierno y sus políticas.

A medida que el gobierno adopta el papel de los medios de comunicación social y la influencia de la retroalimentación negativa o positiva sobre el éxito de su proyecto, también están utilizando esta herramienta a sus ventajas mediante la difusión de noticias fabricadas.

Esta gran libertad de expresión y opinión puede ser una espada de doble filo.

Una herramienta que dispara el cambio

En el lado positivo, las redes sociales incluyen aplicaciones de redes sociales como Facebook y Google+, servicios de microblogging como Twitter, blogs, blogs de video (vlogs), wikis y sitios de medios como YouTube y Flickr, entre otros.

Las redes sociales sirven como una herramienta colaborativa y participativa, conectan a los usuarios entre sí y ayudan a formar comunidades diversas. Juegan un papel clave en la entrega de valor de servicio público a los ciudadanos y ayuda a las personas a participar en la política y la formulación de políticas, facilitando la comprensión de los procesos a través de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs).

Hoy en día, cuatro de cada cinco países en el mundo tienen características de redes sociales en sus portales nacionales para promover la interacción en red y la comunicación con el ciudadano. Aunque no disponemos de información sobre la efectividad de tales herramientas ni sobre su aprovechamiento al máximo de su potencial, el 20% de estos países demuestra que han “dado lugar a nuevas decisiones políticas, regulaciones o servicios”.

Las redes sociales pueden ser una herramienta eficaz para desencadenar cambios en las políticas y servicios gubernamentales si se usan bien. Se pueden utilizar para prevenir la corrupción, ya que es método directo de llegar a los ciudadanos. En los países en desarrollo, la corrupción suele estar vinculada a servicios gubernamentales que carecen de procesos automatizados o de transparencia en los pagos.

El Reino Unido está tomando la delantera en esta cuestión. Su centro de innovación anticorrupción tiene como objetivo conectar a varias partes interesadas -incluyendo a la sociedad civil, los expertos en aplicación de la ley y las tecnologías- para que envíen sus esfuerzos hacia una sociedad más transparente.

Con los medios de comunicación social, los gobiernos pueden mejorar y cambiar la forma en que se comunican con sus ciudadanos e incluso estos cuestionan los proyectos y políticas gubernamentales. En Kazajstán, por ejemplo, una enmienda legislativa relacionada con la migración entró en vigor a principios de enero de 2017 y obligó a los propietarios a registrar a las personas que residían en sus hogares de inmediato, o bien se les aplicaría una multa a partir de febrero de 2017.

Los ciudadanos no estaban preparados para este requisito, y muchos respondieron con indignación en las redes sociales. Al principio, el gobierno ignoró esta reacción. Sin embargo, a medida que la creciente rabia se disparó a través de las redes sociales, el gobierno tomó medidas e introdujo un nuevo servicio para facilitar el registro de los ciudadanos temporales.

Formando el discurso político

Los servicios digitales se han comprometido y alentan al público a ser más socialmente responsable y políticamente involucrados. Pero muchos gobiernos desconfían del poder que la tecnología, y más específicamente los medios inteligentes, ejercen sobre la participación política de los ciudadanos.

Las plataformas populares de redes sociales como Facebook, Twitter y WhatsApp están siendo censuradas por muchos gobiernos. China, Sudáfrica y otros están aprobando leyes para regular la esfera de los medios sociales.

El dominio de las redes sociales permite a los ciudadanos tener acceso rápido a la información gubernamental, información cuya legitimidad puede no ser validada. Cuando esto ocurra, la imagen orgánica formada en sus mentes será afectada y cambiada y una imagen inducida, ya sea negativa o positiva, será formulada.

Por ejemplo, los principales temas de actualidad en las redes sociales están relacionados con un tweet de Wikileaks que afirma que la CIA puede entrar en la electrónica inteligente, como los iPhones y los televisores Samsung, para espiar a las personas. Esta serie de revelaciones llevó al fundador de Wikileaks, Julian Assange, a ver su acceso a Internet cortado, supuestamente por el gobierno de Ecuador, en octubre de 2016.

Para sus seguidores, este paso pone en peligro lo que perciben como la voz de la verdad. WikiLeaks por lo general difundir masa de información sensible y confiable en el dominio público sobre la política, la sociedad y la economía.

Otros afirman que la información confidencial no debe publicarse en las redes sociales porque podría poner en peligro la vida y podría ser mal interpretada.

En 2011, las redes sociales jugaron un papel crucial en la dirección de la primavera árabe en Egipto, Túnez y Libia, permitiendo a los manifestantes de esos países compartir información y revelar las atrocidades cometidas por sus propios gobiernos. Esto encendió un “efecto dominó” que llevó a las revueltas de la masa.

Los gobiernos reaccionaron tratando de imponer restricciones draconianas a los medios de comunicación social, desde la censura hasta la promoción de falsificaciones y propaganda contra ellos.

La difusión de información no censurada a través de los medios de comunicación social ha precipitado una ola de manifestaciones públicas de insatisfacción, caracterizadas por una mezcla de demandas por mejores servicios públicos, cambios en las instituciones e instancia de un Estado socialmente legitimado. Los ciudadanos utilizan las redes sociales para reunirse e interactuar con diferentes grupos, y algunos de esos encuentros conducen a acciones concretas.

 ¿Dónde está la solución a largo plazo?

Pero las campañas que resultan no siempre evolucionan en un cambio positivo.

Egipto y Libia siguen enfrentando varias crisis importantes en los últimos años, junto con la inestabilidad política y el terrorismo interno. La influencia de los medios de comunicación social que desencadenó la primavera árabe no permitió que estos sistemas políticos pasaran de la autocracia a la democracia.

Brasil ejemplifica el fracaso de un gobierno de reaccionar adecuadamente ante un gran estallido de medios sociales. En junio de 2013 la gente salió a las calles para protestar por el aumento de las tarifas del transporte público. Los ciudadanos canalizaron su ira e indignación a través de las redes sociales para movilizar redes y generar apoyo.

El gobierno brasileño no entendía que “el mensaje es el pueblo“. Aunque los disturbios que algunos denominaron la “Primavera Tropical” desaparecieron de forma abrupta en los meses venideros, tuvieron un impacto importante y devastador en el poder político de Brasil, culminando con el juicio político de la presidenta Rousseff a finales de 2016 y la peor recesión en la historia de Brasil.

Al igual que en los países de la Primavera Árabe, el uso de las redes sociales en Brasil no resultó en una mejora económica. El país se ha desplomado en la depresión, y el desempleo ha aumentado al 12,6%.

Extremismo, noticias falsas y discurso de odio

Los medios sociales también se utilizan para propagar “noticias falsas” con el fin de desestabilizar una organización o un país. La difusión de la desinformación a través de las redes sociales muestra cómo los gobiernos pueden utilizar el arte de la comunicación para canalizar hechos específicos a sus propios ciudadanos o al mundo.

En 2014, Rusia difundió teorías de la conspiración e historias falsas, tanto durante la crisis de Crimea como el derribo del vuelo 17 de Malaysia Airlines, para ocultar su participación militar en Ucrania. Más recientemente, el Kremlin (o sus agentes) manipuló las redes sociales para difundir “noticias falsas” y mensajes pro-Trump durante las elecciones presidenciales americanas. El objetivo de esta campaña de desinformación digital fue sacudir el sistema político estadounidense, en lugar de cambiar los resultados de las elecciones.

Los medios de comunicación social también proporcionan una plataforma poderosa para el extremismo y el discurso de odio, las actividades ciudadanas que deben obligar a la acción del gobierno.

Los medios sociales pueden haber sido utilizados con fines extremos, para derrocar a los presidentes, difundir la calumnia y entrometerse en los asuntos internos de los países extranjeros. Pero sigue siendo una potente herramienta tecnológica que los gobiernos pueden usar para captar y comprender las necesidades y preferencias de sus ciudadanos y para involucrarlos en sus propios términos desde el comienzo del proceso a medida que las agencias desarrollan servicios públicos.

El gobierno suele preguntarse “¿cómo podemos adaptar los medios de comunicación social a la forma en que hacemos los servicios electrónicos”, y luego tratar de dar forma a sus políticas en consecuencia. Serían más sensatos preguntando, “¿cómo pueden las redes sociales permitirnos hacer las cosas de manera diferente de una manera que nunca se había hecho antes?” – es decir, la formulación de políticas en colaboración con las personas.

This entry was posted in Artículos, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.