Sólo un 6% de adolescentes chilenos usa su smartphone para llamadas – Cooperativa

Print Friendly

Un estudio global elaborado por Motorola durante junio y julio de 2015 a más de 7.000 usuarios de smartphones en países como Estados Unidos, Inglaterra, Brasil, China, España, India y México, reveló que un 60% de las personas duermen con un teléfono a la mano y un 54% reconoce que es lo primero que salvaría en caso de incendio. A tanto ha llegado la dependencia tecnológica que un 17% lo ha usado incluso en la ducha. 

Pero, ¿cuáles son las actividades favoritas de los adolescentes chilenos con sus smartphones? ¿Qué aplicaciones prefieren? ¿Qué cambiarían si tuvieran la oportunidad de hacerlo? Estas y otras interrogantes son las que se propuso responder el estudio realizado también en el país por Motorola e IR Adviser, durante el segundo semestre de este año a jóvenes de primero a cuarto medio.

Adolescentes conectados

En primer lugar, la penetración cumple un rol fundamental ya que un 97% de los encuestados dice tener un smartphone, universo que se divide en un 53% de hombres y 47% de mujeres. La mayor parte de los dueños de smartphones se encuentra en el rango etario de los 13 a los 18 años (85%) y un 60% de los entrevistados afirma que adquirió su celular como regalo.

En cuanto al uso del dispositivo, un 66% declara que prefiere utilizarlo durante la noche, seguido de un 32% que lo usa durante la tarde y en mucha menor medida durante la mañana y la madrugada. Si se trata de tiempos, la gran mayoría de los encuestados usa su teléfono entre tres y cinco horas diarias (44%), seguido de una porción que lo hace de una a tres horas (28%) y entre cinco y ocho horas (24%).

De acuerdo al informe, la principal actividad que realizan los jóvenes con sus smartphones es chatear (37%), seguida muy de cerca por la interacción en redes sociales (32%). La tercera preferencia es escuchar música (14%) y en menor medida navegar por internet (6%) y realizar o recibir llamadas (6%).

Niveles de dependencia

En cuanto al apego por sus smartphones, un 64% de los encuestados declaró que lo considera “un medio para estar conectado con el entorno, pero del cual podría prescindir”, mientras que un 14% lo considera “su mejor pasatiempo” y un 10% “una herramienta de trabajo”.

Ante la pregunta ¿cuánto estaría dispuesto a pagar por un smartphone?, la gran mayoría se inclina por un monto que va entre los $100.000 y $200.000 (37%), seguido por un 34% que pagaría entre $50.000 y $100.000 y un 11% que estaría dispuesto a desembolsar entre $200.000 y $300.000.

Por último, consultados respecto de qué le falta a sus smartphones para que sean perfectos, la principal falencia detectada por los jóvenes es la poca duración de la batería (39%) seguida por una mayor capacidad de almacenamiento (31%), y mayor velocidad (15%), entre otros.

Share
This entry was posted in Artículos, Cultura, Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.