Trazar un rumbo al gobierno por la multitud, para la multitud – The Conversation #Hackeaelsistema

Print Friendly, PDF & Email

por Nils Roper

Es una amarga ironía que los políticos lamentan la amenaza a la democracia que presenta internet, en lugar de explotar su potencial para mejorar el sistema existente. Los hackers y los robots pueden ayudar a influir en las elecciones, pero la tecnología moderna ha permitido que la potencia de la multitud para alterar positivamente el mundo de los negocios y más allá. Ahora, el crowdsourcing se debe permitir que sacudir el proceso legislativo para que las democracias más participativo y eficiente.

La multitud claramente puede ser aprovechada, ya sea Apple outsourcing la creación de aplicaciones, Wikipedia acumulando una enciclopedia de magnitud sin precedentes, o National Geographic buscando la Tumba de Genghis Khan. Si podemos estar de acuerdo en que el factor más importante de una democracia receptiva es la participación, entonces debe haber una manera de capitalizar esta inteligencia colectiva.

De hecho, la participación política no ha sido tan fácil desde los primeros días de la democracia en Atenas hace 2.500 años. Las redes sociales modernas pueden convertir en realidad la visión utópica del compromiso cívico directo en una escala masiva. El legislar ahora puede estar casado con el consentimiento público a través de la tecnología. La multitud puede ser desatada.

Compartiendo una plataforma

Los gobiernos no se han perdido completamente. Islandia usó crowdsourcing para incluir a los ciudadanos en su reforma constitucional a partir de 2010, mientras que los sitios web de peticiones son cada vez más comunes y han forzado debates parlamentarios en el Reino Unido. Las agencias federales estadounidenses han iniciado “diálogos nacionales” sobre temas de interés público y, en muchos municipios de los Estados Unidos, los ciudadanos pueden aportar información sobre las decisiones presupuestarias en línea y seguir instantáneamente si los ítems aparecen en el presupuesto.

Estas iniciativas son prometedoras para mejorar lo que entra y lo que sale del proceso de gobierno. Sin embargo, están en una escala demasiado pequeña como para contrarrestar lo que muchos creen que es un período de desencanto democrático fundamental. Es por eso que el gobierno necesita poner su peso detrás de un sistema en línea completo a través del cual los ciudadanos pueden acceder fácilmente a todas las iniciativas legislativas en curso y proporcionar información durante los períodos de consulta pública. Eso es un desafío, pero no misión imposible. Durante 2016/2017 un poco más de 200 proyectos de ley se introdujeron en el parlamento del Reino Unido.

Podría poner el poder de la participación en las manos del pueblo, y otorgar mayor legitimidad al gobierno. A través de sitios web y aplicaciones, se daría al público una ventanilla única y intuitiva para la democracia, accesible desde cualquier dispositivo y que les permitiera participar en cualquier lugar, en la playa o en el autobús. Los usuarios registrados recibirían notificaciones cuando se presentara una nueva legislación para la consulta. Si la legislación era de interés, podría ser marcado para mantenerse actualizado.

Los usuarios podrían comentar cada párrafo de un borrador. Los moderadores curarán el debate eliminando el contenido irrelevante e inapropiado y resumiendo continuamente los comentarios más importantes y comunes para evitar un desbordamiento de información. Al final del período de consulta, los moderadores podrían resumir las sugerencias, preocupaciones y elogios en un memo disponible para los políticos y el público.

Claramente, un proyecto tan ambicioso sería un proceso de aprendizaje, sujeto a refinamiento y expansión. Las versiones posteriores podrían incluir más complejidad, permitiendo a los usuarios comentar directamente sobre las observaciones de otros, así como respaldar la entrada de otros a través de un sistema de clasificación. Los principales grupos de interés relevantes afectados por la legislación podrían publicar resúmenes concisos de su posición en la plataforma, como lo hacen en las propuestas de votación en California o en las presentaciones a comités parlamentarios selectos en el Reino Unido.

Legislación innovadora

La esperanza es que una plataforma como esta pueda activar las voces de los ciudadanos y aumentar su sentido de propiedad en el gobierno. En cuanto a la democracia directa, los referendos son herramientas contundentes y divisivas: este sistema podría mejorar la calidad de todas las leyes y todo a través del sistema parlamentario.

Los escépticos pueden considerar esto optimista. ¿Pueden los aportes de los ciudadanos mejorar realmente las leyes en esta era compleja y basada en datos? Sostengo que es precisamente esta complejidad la que requiere aportaciones de fuentes más diversas que en el sistema actual. El crowdsourcing adecuadamente dirigido podría dar acceso a cientos de miles de expertos: ¿por qué no preguntar a las enfermeras sobre la reforma de la práctica médica? También podría aprovechar las ideas de los no expertos interesados, que a menudo tienen la clave para solucionar los problemas en la formulación de políticas. ¿Por qué cualquier gobierno se niega a desbloquear este potencial?

La ambición más amplia sería crear ciudadanos más comprometidos. Eso plantea la difícil cuestión de recompensar la participación. Dinero duro no será una opción, y por lo tanto los gobiernos tendrían que centrarse en estimular la motivación intrínseca de los ciudadanos. La investigación sobre crowdsourcing corporativo muestra que la motivación intrínseca es mejor alentada cuando los participantes pueden elegir temas libremente y de acuerdo a sus intereses. Esta es la razón por la cual la plataforma debería incluir toda la legislación vigente, permitiendo a los ciudadanos encontrar lo que resuena con ellos.

La gente solía votar cada pocos años o leer la noticia que le daría un canal completamente nuevo para comprometersel, incluso formae, el sistema político de su país. Idealmente, algo que tiene el atractivo de una simulación lúdica también daría a la gente la oportunidad de comprender verdaderamente una propuesta de ley, en lugar de confiar en los soundbites entregados a través de los medios de comunicación. Esto podría inducir a una apreciación más realista del trabajo realizado por los encargados de formular las políticas, sin mencionar un debate público más informado. Otro efecto secundario positivo puede ser que los formuladores de políticas se vean obligados a comunicar sus propuestas de manera más comprensible y aclarar las intenciones y metas.

Pero no nos dejemos llevar por los potenciales positivos. Crowdsourcing la democracia no es un éxito seguro. Los políticos podrían convertir este proyecto en un brillante pero insustancial Potemkin o pueblo de la participación, o como un estudioso del crowdsourcing lo dice, una “benigna, pero sin sentido” manera de atraer a algunos ttitulares buenos. Una manera de evitar esto sería que un organismo público independiente dirigiera la plataforma y contratara a los moderadores. Ellos se unirían con expertos del gobierno para asegurar que las discusiones sobre la plataforma se mantuvieran relevantes. Los costos podrían mantenerse bajo estricto control.

El crowdsourcing tiene el potencial de activar el compromiso de los ciudadanos con los procesos democráticos y hacer las leyes más innovadoras. En lugar de discutir únicamente las redes sociales como una amenaza para la democracia y un catalizador del extremismo, los gobiernos deberían finalmente aprovechar el potencial de recolección de información de los ciudadanos.

 

This entry was posted in Artículos, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.