“¿Varón blanco y rico? Bajo las reglas del capitalismo, es usted impune ante la ley”

Print Friendly

En su artículo, publicado en el portal Dissident Voice, Norton recuerda el caso del millonario Robert H. Richards IV, heredero de la prestigiosa familia Du Pont, que recientemente fue juzgado por abuso sexual y no irá a prisión, dado que una juez determinó que lo mejor para él sería un programa de rehabilitación. Richards, desempleado que vive de la herencia de sus parientes, violó a su hija de tres años y agredió en repetidas ocasiones a su hijo. “Es un hombre blanco y rico, por eso, dentro de la ‘democracia’ capitalista, es inmune al castigo”, apunta el escritor. “Viole a sus hijos. Si es usted rico, obtendrá la libertad condicional”, agrega.

El caso ha sorprendido a muchos, continúa, que ahora se preguntan “cómo un crimen tan repugnante pudo quedar impune en EE.UU., ‘la tierra de la libertad’, ‘la democracia más grande del mundo'”. Sin embargo, si uno echa la vista atrás se dará cuenta de que este no es precisamente un suceso aislado.

“En un sistema capitalista, los ricos gozan de gran impunidad ante la ley. En una sociedad capitalista patriarcal, esto es aún más cierto para los hombres ricos. En una sociedad capitalista patriarcal de supremacía blanca, los varones blancos y ricos pueden hacer básicamente lo que quieran”, denuncia Norton.

En su opinión, Hollywood cuenta con los ingredientes clave para cocinar el “guiso más pestilente”: patriarcado, supremacía blanca y dinero. Los directores Woody Allen y Roman Polanski son algunos acusados de abusos sexuales a menores de edad, escribe el músico y compositor, que menciona también en su artículo el caso de Charlie Chaplin. A sus 35 años, el conocido actor y director británico se vio obligado a casarse con Lita Grey, de 16 años de edad, tras haberla dejado embarazada. Dos años más tarde, se divorciaron y Grey lo acusó de maltrato.

También hay grandes músicos que han violado a mujeres y continúan dando conciertos como si nada. Uno de ellos es Jimmy Page, guitarrista del legendario grupo británico Led Zeppelin, subraya Norton. Y no solo artistas e hijos de multimillonarios quedan impunes ante la ley, también banqueros y ejecutivos como los responsables directos de la crisis financiera de 2008.

El autor lamenta que en aquellos casos en que los ricos son acusados de algún crimen, lo cual además ocurre con poca frecuencia, estos pueden permitirse contratar a los mejores abogados, pagar su fianza o sobornar a funcionarios de la justicia.

This entry was posted in Artículos, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.