Velocar: un automóvil de código abierto para montarlo tú mismo

Print Friendly, PDF & Email

 

Sabemos que tenemos un problema con el petróleo y por consiguiente con los automóviles. Propuestas para resolver este no han faltado, ejemplo de ello es el Modelo S de Tesla o el Twizy de Renault. Ahora se nos presenta una nueva alternativa un mini automóvil eléctrico de tres ruedas que además está siendo desarrollado dentro del modelo ‘Open Source’.

El Velomobile es, básicamente, una coraza aerodinámica sobre un triciclo con una batería, removible, con una autonomía de 100 kilómetros. El equipo planea lanzar el primer prototipo en 2015 y para ello han creado cuatro áreas de trabajo en las cuales se puede colaborar para mejorar el proyecto, como informática, mecánica estructural, eléctricos y electrónicos.

Entre las características que el modelo 1.0 busca traer al mercado, se destaca la habilidad de ladear el habitáculo hasta 35º, como si se manejase una motocicleta, un motor nada despreciable capaz de ir 0 a 50 km/h en cuatro segundos y con una velocidad máxima de 100 km/h, frenos de disco, arnés de cuatro puntos, suspensión neumática, asiento con calefacción y un armazón de seguridad antivuelcos

Por el lado técnico el prototipo tiene una eficiencia del 91% y un peso de 65kg, haciendo que sea una excelente alternativa para transportarse dentro las ciudades gracias a su pequeño tamaño y bajo costo de mantenimiento, el tablero de instrumentos, por ejemplo, sería tu teléfono inteligente y podrá hacer streaming de audio al sistema de sonido.

El vehículo constará de 10 módulos que serán ensamblados por el usuario y como todo el proyecto puede ser modificado se abren las puertas para que pueda ser actualizado con nuevas piezas más eficientes, más baratas, o incluso, más bonitas. Tenemos frente a nosotros, entonces, la génesis del proyecto Ara de los vehículos automotores

El kit constrúyelo tu mismo tendrá un costo de 3500€ y se estima que te ahorraría hasta 1000€ al año contra un vehículo tradicional.

Link: Velocar

This entry was posted in Artículos, Propiedad Intelectual, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.