Vigilancia y democracia: para pensar – Enrique Dans

Print Friendly

Google refuerza la seguridad de Gmail con una advertencia a toda pantalla que alerta a los usuarios cuando la compañía tiene indicios para creer que el gobierno está intentando robar la contraseña de la cuenta de correo electrónico que utilizan para comunicarse.

El aviso lleva en realidad funcionando desde junio de 2012, pero recientemente ha pasado de ser una pequeña advertencia en una banda en la parte superior de la página, a un aviso a página completa que permite acceder a una serie de recursos adicionales de protección, como la verificación en dos pasos o el uso de una llave de seguridad.

Google advierte que se trata de una incidencia poco común – tan solo un 0.1% de los usuarios llegan a recibirla, típicamente periodistas, activistas o políticos – pero aún así, desarrolla el procedimiento completo, con monitorización, detección y advertencias incluidas, para el hipotético caso en que pueda llegar a ocurrir.

Una de las empresas privadas más valiosas del mundo, con un modelo de negocio basado mayoritariamente en la gratuidad de sus productos para sus usuarios, desarrollando un procedimiento para avisarme de que un gobierno, que podría haber sido elegido democráticamente con mi voto, puede estar intentando robar la contraseña de mi correo electrónico para espiarme. Alguien a quien no pagas nada, avisándote de que un Estado, la entidad a la que más ciudadanos entregan un mayor porcentaje del dinero que ganan y que posiblemente hayan contribuido a elegir, les espía. Y si crees que esa advertencia únicamente aparece cuando navegas desde países sometidos a regímenes totalitarios, teocráticos o no democráticos, es muy posible que te equivoques de parte a parte. ¿De quién te fías más para cuestiones relacionadas con algo tan importante como la seguridad? ¿De una empresa privada o de un Estado?

Si esto no es una metáfora de los tiempos que vivimos, pocas cosas lo son.

Suscríbete a nuestro boletín y únete a nuestros 57 suscriptores.

This entry was posted in Artículos, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.