Artículos Ciencia Tecnología

¿Te está creciendo un cuerno en la cabeza por usar demasiado el móvil? Evidentemente no

Print Friendly, PDF & Email



Si lo dicen BBC, CNN o Washington Post será verdad, ¿no? Estos medios se han hecho eco estos días de un estudio de 2018 de la publicación Scientific Reports
que anunciaba el descubrimiento de cuernos en la parte trasera inferior
del cráneo de jóvenes entre 18 y 30 años. De ahí saltamos, nada más y
nada menos, que ante lo que nos parece la prueba definitiva de la
evolución humana por culpa de los smartphones.

Qué es eso del cuerno en la cabeza: técnicamente una
“protuberancia occipital externa” que se localiza justo en el punto
entre el ligamento nucal y el trapecio. Las imágenes constatan ese
pequeño cuernito en la nuca, que serviría como contrapeso craneal para
el esfuerzo que hacemos bajando tanto la cabeza. El 40% de las
radiografías que analizaron mostraban esa protuberancia.

No son noticias nuevas: El problema, según los
expertos, es que lo de la aparición de protuberancias en la nuca no es
algo tan raro ni estudiado por ser precisamente eso, una consecuencia de
mala postura: se sabe que a los cirujanos les pueden salir estas protuberancias, o que a una de cada 10 personas les sale un espolón similar en el talón, muy vinculado al uso de tacones en mujeres. 

Un estudio poco riguroso: el estudio
se limita a observar radiografías tomadas en el pasado por personas que
ya se habían quejado de tener problemas de postura, carece de grupo de
control y no es capaz de probar ninguna causa o efecto. O dicho de otro
modo, las conclusiones que han circulado, sobre que se trata de una
nueva tendencia ósea causada por la tecnología, es una mera hipótesis
dentro del texto que no se fundamenta en nada. 

De hecho el artículo es tan chapucero que en una de sus conclusiones
indica que los hombres tienden a tener cuernos más grandes cuando en
realidad los gráficos con los que acompañan el tema no apoyan esa conclusión.

¿Estrés? Otros estudios que han analizado estas protuberancias no encontraron una relevancia estadística suficiente como para justificar que se trate de una anomalía juvenil, mientras que otros afirman que sí, que son cosa de jóvenes, pero de todas las épocas, y que la protuberancia puede ir desapareciendo con los años, con lo que los smartphones quedarían fuera de la ecuación. Otros evaluadores han llegado a la conclusión que el principal factor de la creación de estos cuernos son el estrés en las articulaciones.

Via

Please follow and like us:
error