Dos farmacéuticas se beneficiaron del sufrimiento de los enfermos de cáncer

Print Friendly, PDF & Email

Las empresas, las suizas Janssen-Cilag y Sandoz, deberán pagar 10,8 y 5,5 millones de euros respectivamente.

Según el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, Janssen-Cilag pagó grandes sumas a su competidora para que en 2005 no sacara al mercado el medicamento Fentanyl, “cien veces más eficaz que la morfina” y mucho más barato que sus versiones anteriores.

Sandoz aceptó la propuesta de Janssen-Cilag porque “las ganancias mensuales acordadas eran superiores a los beneficios que Sandoz esperaba obtener por la venta del medicamento”, informa el diario ‘NL Times‘.

Janssen-Cilag es una empresa subsidiaria de Johnson & Johnson, mientras que Sandoz es filial de Novartis.

El acuerdo secreto duró 17 meses, hasta que un tercer competidor empezó a vender un análogo de Fentanyl todavía más barato.

El representante de Janssen-Cilag reconoció que Sandoz recibió dinero, pero negó la conspiración, afirmando que los fondos fueron utilizados para una campaña conjunta de ‘marketing’.

This entry was posted in Artículos, Ciencia. Bookmark the permalink.

Comments are closed.