Google y la utilización del perfil de usuarios para fines publicitarios: ¿cómo afecta a la privacidad de los usuarios?

Print Friendly

Por Pablo Vio­llier, in­ves­ti­ga­dor de ONG De­re­chos Di­gi­ta­les.

Un ejemplo de cómo se expresarían las nuevas condiciones de servicios.

Un ejem­plo de cómo se ex­pre­sa­rían las nue­vas con­di­cio­nes de ser­vi­cios.

Hace pocas se­ma­nas, los mi­llo­nes de usua­rios de Goo­gle fue­ron no­ti­fi­ca­dos del cam­bio en las con­di­cio­nes de ser­vi­cio del gi­gan­te de Si­li­con Va­lley, las que en­tra­rán en vi­gen­cia a par­tir del 11 de no­viem­bre de este año. Estos cam­bios ver­san sobre el uso se­gu­ro de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, el de­bi­do cui­da­do de las con­tra­se­ñas se­cre­tas y el nuevo sis­te­ma de “re­co­men­da­cio­nes com­par­ti­das”. Es esta úl­ti­ma la más con­tro­ver­sial de las nue­vas con­di­cio­nes, pues in­vo­lu­cra la po­si­bi­li­dad de que tu nom­bre y foto de per­fil sean uti­li­za­dos para crear anun­cios, re­se­ñas y otros con­tex­tos co­mer­cia­les.

Si bien el uso del nom­bre y foto de per­fil para estos efec­tos es­ta­rá li­mi­ta­do a quie­nes ten­gan una cuen­ta de Goo­gle Plus, el bus­ca­dor podrá uti­li­zar in­for­ma­ción o ac­ti­vi­dad re­ca­ba­da de todos los ser­vi­cios de Goo­gle. De esta forma, si un usua­rio que cuen­ta con un per­fil en Goo­gle Plus rea­li­za una re­se­ña de una apli­ca­ción en Goo­gle Play, añade una des­crip­ción a una lo­ca­li­dad en Goo­gle Maps o rea­li­za un “+1” a algún ser­vi­cio en la red so­cial de Goo­gle, esta in­for­ma­ción, in­clui­da la foto de per­fil del usua­rios, podrá mos­trar­se en dis­tin­tos con­tex­tos co­mer­cia­les o pu­bli­ci­ta­rios.

Un po­si­ble es­ce­na­rio es que, ca­li­fi­can­do con cinco es­tre­llas un disco en Goo­gle Play, esto apa­rez­ca en la forma de un cua­dro pu­bli­ci­ta­rio en al­guno de los cerca de dos mi­llo­nes de si­tios web aso­cia­dos a la red pu­bli­ci­ta­ria de Goo­gle. Del mismo modo, si rea­li­zas un “+1” a algún tipo de es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial, esta ac­ción puede ser parte de la in­for­ma­ción des­ple­ga­da en los re­sul­ta­dos de una bús­que­da re­la­cio­na­da en el motor de Goo­gle.

Es ne­ce­sa­rio acla­rar que estos cam­bios en las con­di­cio­nes de ser­vi­cio no mo­di­fi­can la con­fi­gu­ra­ción de pri­va­ci­dad de los usua­rios. De esta forma, si el usua­rio tiene es­ta­ble­ci­do que sólo sus ami­gos o de­ter­mi­na­dos con­tac­tos pue­dan tener ac­ce­so a la ac­ti­vi­dad rea­li­za­da en la red so­cial, en­ton­ces sólo a ellos es­ta­rán di­ri­gi­das las re­co­men­da­cio­nes co­mer­cia­les que re­ca­ben la in­for­ma­ción de dicho usua­rio. Asi­mis­mo, Goo­gle per­mi­te la op­ción de des­ha­bi­li­tar esta ca­rac­te­rís­ti­ca (“op­tout”), im­pi­dien­do que el nom­bre y foto de per­fil sean uti­li­za­dos para estos fines. Del mismo modo, todos los usua­rios me­no­res de 18 años que­da­rán au­to­má­ti­ca­men­te ex­clui­dos de este sis­te­ma.

Google Plus puede ser menos privacidad. Foto CC BY (birgerking).

Goo­gle Plus puede ser menos pri­va­ci­dad. Foto CC BY (bir­ger­king).

A pesar de todo lo an­te­rior, a par­tir de esta nueva po­lí­ti­ca de “en­dor­se­ment pu­bli­ci­ta­rios”, son va­rias las in­te­rro­gan­tes y po­si­bles es­ce­na­rios que abren la po­si­bi­li­dad de inob­ser­van­cia del de­re­cho a la pri­va­ci­dad y a la au­to­de­ter­mi­na­ción de los usua­rios.

En pri­mer lugar, estos anun­cios son sin­to­má­ti­cos de la cre­cien­te pre­dis­po­si­ción de la in­dus­tria para la re­co­lec­ción ma­si­va de datos en el am­bien­te di­gi­tal, ten­den­cia que se ha desa­rro­lla­do sin nin­gún tipo de su­per­vi­sión o re­gu­la­ción apro­pia­da. Por otro lado, los usua­rios pue­den verse ex­pues­tos a si­tua­cio­nes en que sus ac­ti­vi­da­des o re­se­ñas son pre­sen­ta­das de forma des­con­tex­tua­li­za­da o inapro­pia­da y, por tanto, po­dría sig­ni­fi­car­les per­jui­cio. No es lo mismo ca­li­fi­car un ser­vi­cio de forma fa­vo­ra­ble que desear rea­li­zar pu­bli­ci­dad en su favor.

Por úl­ti­mo, preo­cu­pa que el sis­te­ma de re­co­men­da­cio­nes com­par­ti­das no sólo se li­mi­te a re­se­ñas y re­co­men­da­cio­nes, como lo po­dría ser el “+1” en Goo­gle Plus, que en algún sen­ti­do po­dría in­ter­pre­tar­se como una co­mu­ni­ca­ción pú­bli­ca, sino que ade­más se ex­tien­da a otras ac­ti­vi­da­des. Si, como el mismo Goo­gle ha anun­cia­do, las re­co­men­da­cio­nes com­par­ti­das uti­li­za­rán en con­tex­tos pu­bli­ci­ta­rios o co­mer­cia­les otras ac­ti­vi­da­des que tie­nen lugar en la red de ser­vi­cios de Goo­gle.

Di­fí­cil­men­te la com­pra de un pro­duc­to puede in­ter­pre­tar­se como una forma de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­ca o re­co­men­da­ción, que de esta forma pueda tra­du­cir­se sin más a un “en­dor­se­ment” pu­bli­ci­ta­rio. Es más, exis­ten mu­chos con­tex­tos en que una com­pra on­li­ne puede estar vin­cu­la­da al deseo de no que­rer ex­po­ner­se a la ne­ce­si­dad de ad­qui­rir ese pro­duc­to de forma pre­sen­cial.

La si­tua­ción antes ex­pues­ta debe lle­var­nos a re­fle­xio­nar hasta qué punto es desea­ble que el ma­ne­jo de datos e in­for­ma­ción pue­den ser uti­li­za­dos para fines dis­tin­tos a los que ga­ti­lla­ron su pro­duc­ción. Asi­mis­mo, de­be­ría ser­vir de lla­ma­do a los usua­rios para que pres­ten es­pe­cial aten­ción a la con­fi­gu­ra­ción de pri­va­ci­dad de sus dis­tin­tas cuen­tas on­li­ne.

Share
This entry was posted in Artículos, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.