Opinión: Negociaciones del TPP y la falta de transparencia en momentos cruciales

Print Friendly, PDF & Email

por JOSÉ LUIS CÁRDENAS |

Jose Luis Cardenas

José Luis Cárdenas T., abogado, LL.M. & Ph.D., académico & asesor del directorio de Asilfa.

Han transcurrido 19ª rondas de negociación del TPP (Trans-Pacific Partnership), la última de éstas en Brunei. Lo que sabemos, es que EE.UU., hace pocos días, ha anunciado que estaría dispuesto a presentar, después de un largo “período de reflexión”, una nueva propuesta sobre propiedad intelectual farmacéutica, tras el lapidario rechazo global que esta enfrentó, después que el primer texto se filtrara en internet, a pesar de su carácter secreto. Es decir, todo lo que se ha manifestado respecto al impacto de la propuesta de EE.UU. sobre el acceso a medicamentos, no ha sido en vano.

Qué pasará ahora, en momentos en que los negociadores están bajo mucha presión para cerrar la negociación dentro del año 2013, es la gran interrogante.

Retrospectivamente, si se compara lo que ha ocurrido en Chile desde comienzos del año pasado en relación con el TPP hasta la fecha, puede sostenerse que ha habido un cambio radical.

Pocos sabían que el TPP pretendía y pretende ser un gran bloque comercial del área Asia-Pacífico —algunos postulan que para contrarrestar la influencia China—, compuesto por países con los cuales Chile ya tiene TLC (EE.UU., Australia, Canadá, Japón, México, Malasia, Singapur, entre otros). Salvo la ONG Derechos Digitales, la que fue visionaria al respecto, nadie había levantado fuerte la voz acerca de los riesgos que traía que nuestro país negociase un TLC de esta magnitud en forma completamente secreta y lejos del escrutinio democrático, con potenciales impactos sobre el acceso a medicamentos, al conocimiento, además de otras diversas áreas.

En términos generales, mediante el TPP se imponen a los países adoptar numerosas regulaciones, que muchas veces no son adecuadas para países en vías de desarrollo como el nuestro, sino que más bien miran al interés de países desarrollados y sus industrias. Esos serían los costos del TPP para Chile ¿y los beneficios? Ninguno evidente, ya que nuestro país tiene ingreso preferencial para sus productos en todos los países del TPP, gracias a los TLCs.

Pues bien, mientras que la crítica en contra del TPP crecía en el exterior, en Chile éramos muy pocos.

Pero la situación lentamente ha ido cambiando. ONGs como Políticas Farmacéuticas sumó su voz crítica a los efectos de la propuesta de EE.UU. sobre propiedad intelectual farmacéutica y el acceso a medicamentos.

Posteriormente, referentes de la estrategia de integración económica chilena por la vía de TLCs, como el ex Subsecretario de Economía, Álvaro Díaz, el Senador Ricardo Lagos Weber, y los ex Directores Generales de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) Osvaldo Rosales y Carlos Furche, han cuestionado las ventajas globales que pudiese traer el TPP para Chile, especialmente desde una perspectiva geopolítica. Lo mismo ha sido expresado por el ex Senador Carlos Ominami.

Una visión crítica también la ha exteriorizada el ex jefe negociador de Chile en el TPP, Rodrigo Contreras, cuya opinión ha sido reproducida en varias partes del mundo, dado el conocimiento directo que tiene sobre las materias discutidas.

Por su parte, el Congreso Nacional ha comenzado a estar muy activo. La Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados ha celebrado varias sesiones sobre el TPP, a fin de poder informarse, a pesar del secreto impuesto. Además, recientemente el Senado aprobó un acuerdo, con votos tanto de senadores oficialistas como de oposición, llamando al Gobierno a abrir un “debate público, técnico y político, oportuno y veraz” sobre el TPP.

Hace pocos días, la SOFOFA expresó una visión muy crítica sobre el TPP, indicando que “todos los demás ganan, menos Chile”. Algo similar hizo la Asociación Chilena de Propiedad Intelectual (Achipi), la que calificó al TPP como una “trinchera con el mundo en desarrollo”.

Finalmente, el comando de la candidata presidencial, Michelle Bachelet, indicó la intensión de “reevaluar” la posición chilena frente al TPP, que en el caso de este Gobierno ha sido excesivamente optimista.

En buenas cuentas, ya no somos tan pocos los que exigimos un debate transparente, abierto y democrático, el que no puede seguir siendo eludido por el Gobierno en momentos cruciales y finales de la negociación.

This entry was posted in TLCs and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.