SIBIOS, ¿el PRISM argentino?

 

La privacidad es un tema que se viene discutiendo desde hace rato, pero a partir del caso de Edward Snowden “la bomba explotó” en gran variedad de países. En la Argentina el Gobierno federal presentó en noviembre de 2011 el Sistema Federal de Información Biométrica para la Seguridad, también conocido como SIBIOS.

¿De qué se trata SIBIOS?

Básicamente es una base de datos centralizada en la que se registran datos personales de las personas como su nombre y apellido, estado civil, grupo sanguíneo, fotografía, huella dactilar y demás recursos y herramientas relacionados para la identificación digital y automática de cualquier ciudadano argentino.

La tarjeta SUBE es otro claro ejemplo que se relaciona en esta red. O sino, uno puede tener en cuenta el nuevo sistema de DNI (Documento Nacional de Identidad) y el pasaporte. Mediante el mismo, cada persona es “cargada” en el sistema por cada votación que realiza al presentar su nuevo carnet, o por cada viaje que realice al exterior, y varias cosas más en la cual la realidad supera a la ficción.

Este sistema de vigilancia control tiene como usuarios iniciales a la Policía Federal Argentina, Gendarmería nacional, Prefectura Naval Argentina, Policía de Seguridad Aeroportuaria, Registro Nacional de las Personas y Dirección Nacional de Migraciones, entre otros.

Controversias

Según Adam Dubove, coordinador nacional del Partido Liberal Libertario y director académico del Instituto Amagi de Argentina, SIBIOS “se trata de la posibilidad de que los gobiernos utilicen esta información para perseguir disidentes políticos, identificar participantes en manifestaciones en la calle, o incriminar a personas en delitos que no cometieron aprovechando la información que poseen. No es casualidad que el software utilizado para el almacenamiento de datos biométricos haya sido desarrollado junto a especialistas cubanos. Cuba es el ejemplo más claro de un Estado autoritario, donde no existe la privacidad y los movimientos de los ciudadanos se encuentran bajo una estricta vigilancia estatal”.

Por su parte, Javier Smaldone, especialista en informática sobre este sistema declaró:

Pensemos en cuánta gente tendrá acceso a semejante base de datos y software de identificación. Está claro que la sola existencia de tal base de datos y tales mecanismos de identificación representan -cuando menos- un peligro para el derecho básico al anonimato y la privacidad.

Las críticas con respecto a SIBIOS dan que hablar y cada vez más. La vigilancia se expande e introduce en cada país a su manera. Argentina parece no ser la excepción a ello.

Muestra de ello son las declaraciones del mismo Julian Assange, en donde declara que “Argentina tiene el régimen de vigilancia más agresivo de América Latina” debido a “las medidas de identificación que se han lanzando en el país, como los sistemas biométricos para los pasaportes”. Como así tampoco hay que olvidar el repudio del mismísimo Richard Stallman a este nuevo mecanismo.

Reacciones de inseguridad y miedo/temor debido a esta vigilancia aún están presentes en casos en donde la privacidad quedó expuesta en forma grave, como en la falla de seguridad en el sistema de padrón electoral que sucedió en las últimas votaciones legislativas de Argentina (27 de octubre), en la cual se permitió descargar de forma masiva las fotos del nuevo DNI de los votantes habilitados.

Si bien esta red de Gran Hermano develó al pueblo argentino como un facilitador para la seguridad e identificación de las personas en casos extremos, como en un accidente y en el cual la víctima no posea ningún documento que devele su identidad; algunas personas están dando un análisis crítico y serio al tema.

Un video para cerrar y reflexionar

Para finalizar, nos parece bueno dejar un video para poder reflexionar un poco más al respecto. Se trata del programa Argentina Para Armar que se da en el canal Todo Noticias de Argentina. Participan diferentes actores en el ámbito digital, desde periodistas expertos hasta víctimas de suplantación de identidad. El punto es… si en cierta ocasión resultó ser fácil el recoger imágenes – y quién sabe si algo más – de los diferentes habitantes por una simple falla, ni imaginar qué ocurriría si alguien con malas pretensiones logra romper la seguridad del sistema.

¿Y ustedes? ¿Sienten que en su país o región están siendo vigilados? ¿Conocen de algún sistema parecida al comentado en este post? ¿Cómo se sienten y qué piensan en base a esta “vigilancia por prevención” que se está dando a nivel mundial?

Links: la Nación – infobae

 

This entry was posted in Artículos, DD.HH.. Bookmark the permalink.

Comments are closed.