Tecnologías de espionaje en Internet, ahora al servicio del periodismo

Print Friendly

La tecnología en la que se basa el sitio es semejante a la del PRISM de la NSA, pero con una diferencia: analiza los datos expuestos en abierto. El instrumento fue desarrollado por otra compañía de Kochavi, la israelí OpenMind, y realiza una exploración profunda de los recursos no indexados por los buscadores convencionales: redes sociales, LiveJournal, flujos de RSS, listas de correo electrónico y muchos más. El objetivo es identificar las tendencias y los temas más discutidos.

Originalmente, el producto se ofrecía a Gobiernos y cuerpos de Policía como un método para manejar grandes flujos de datos en caso de catástrofe. Hoy en día está al servicio de las agencias de noticias. Sin embargo, estas últimas son más parecidas a un servicio de inteligencia: la parte más esencial de su personal son ‘los ninjas de datos’, analistas que estudian la información recaudada, según filtra la revista ‘Fast Company‘. La tarea de los periodistas es aprovechar el rastro digital para ‘restaurar’ acontecimientos, averiguar detalles y componer una historia completa.

Según la administración del portal, su innovación es gemela de las tecnologías de la minería de datos que en su momento predijeron la llegada de la crisis financiera global y de la primavera árabe mucho antes de que los medios de comunicación globales anunciaran la existencia de estos fenómenos. Uno de los ejemplos de cómo funciona el periodismo de quinta generación es un artículo sobre el bajo estado de ánimo que imperaba entre la juventud egipcia después de la declaración del toque de queda por parte de las autoridades tras el derrocamiento del presidente Morsi. Para sacar tal conclusión, vocativ.com analizó las listas de reproducción del servicio musical de Spotify.

Los volúmenes de datos que dejamos en Internet aumentan en progresión geométrica. Publicamos tanta información personal en las redes sociales y foros que ninguna intercepción especial es necesaria, concluyen los expertos, y advierten de que los medios de comunicación robóticos basados en el análisis automático de datos es el futuro del periodismo.

Share
This entry was posted in Artículos, DD.HH.. Bookmark the permalink.

Comments are closed.