Un estudio considera que la piratería no afecta gravemente a los ingresos de las películas

Print Friendly, PDF & Email

cine

Hace casi un mes, vimos cómo un estudio de MarkMonitor que medía las descargas pirata de 16 películas concluía que España era el quinto país donde más películas se piratean. Ahora esta misma técnica se ha utilizado a mayor escala en otro estudio de la mano de Koleman Strumpf, cuya conclusión es que la piratería no influye en los ingresos de los cines. O como mucho, lo hace “modestamente“.

Esta vez no han sido 16 sino 150 las películas que se han observado, a lo largo de un periodo de siete años y con miles de observaciones diarias. Midiendo los ingresos de esas películas y teniendo en cuenta el momento en el que su versión pirateada empezó a compartirse en la red, Koleman deduce que las pérdidas por la piratería se quedan en unos 200 millones de dólares (durante el primer mes de estreno de una película) entre el 2003 y el 2009.

Puede parecer un número grande, pero es el 3% de los ingresos totales de las películas medidas. Para Koleman, es una cifra “irrelevante” que no tiene efectos graves en la industria del cine.

Otro efecto que el estudio ha sacado a la luz es la posibilidad de que la piratería actúe como publicidad: hay casos en los que la película aparece en las redes P2P incluso antes de su estreno, y la simple acción de estar en las listas de los trackers hace que el usuario esté más al tanto de su lanzamiento. Eso se traduce en unos “modestos efectos positivos” en las taquillas.

Irónicamente, entidades anti-piratería se gastaron más del doble de esos 200 millones para frenar la circulación de archivos en las redes P2P. Tampoco hay que decir que ese dinero se ha tirado a la basura, pero quizás hubiera sido mejor invertirlo en otros modos de incentivar el consumo de contenido. En Suecia, de momento, ya han demostrado que funciona.

Imagen | Direitos Urbanos
En Genbeta | La piratería, a la conquista de la comodidad

via

This entry was posted in Artículos, Cultura, DD.HH., Propiedad Intelectual, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.