Warner tendrá que decir adiós al copyright de la canción del “cumpleaños feliz”: es de dominio público – Xataka

Print Friendly

Seleccion 003

Puede que muchos no sepáis que cuando cantáis la canción de “cumpleaños feliz” podríais haber estado infringiendo el copyright de la misma. Durante años Warner se aprovechó de unos dudos documentos para generar ingresos por los derechos de dicha canción, pero un juez acaba de revocar esos derechos. 

La sentencia llega tras la demanda de la directora de cine Jennifer Nelson, que grabó un documental sobre la canción y su origen y que tuvo que pagarle a Warner/Chappell 1.500 dólares por usarla. Sin embargo Nelson utilizó ese documental para llegar a una conclusión: los derechos de autor de esa canción -o más bien, de la letra- no pertenecían a nadie.

Un origen incierto

Los orígenes de la melodía que hoy se utiliza en todo el mundo sí son conocidos:las hermanas Hill crearon aquella canción con una letra muy distinta que precisamente se basaba en una canción para niños anterior, “Good morning to you”. Aquella canción -y otras creadas por estas autoras- fue vendida a la empresa Clayton Summy en 1893.

Happy

Sin embargo, ocurrió algo extraño. Sin que haya documentación precisa al respecto, aquella melodía acabó sirviendo para una letra distinta: la de la canción “Happy birthday to you” que luego se adaptó a todos los idiomas.

Aquella versión aparece mencionada en periódicos de 1901 y 1909, y hasta aparece como parte de un cancionero de 1911… sin que hubiera créditos para los autores de la nueva letra.

El cancionero de la discordia

Summy registró la letra en 1935, y Warner compraría a Summy los derechos para la canción, algo que acabaría explotando durante décadas. Sin embargo ocho años antes, en 1927, apareció un cancionero de The Cable Company llamado “The Everyday Song Book (Graded)”.

Seleccion 001

En dicho libro aparecían tanto “Good Morning” como “Birthday Song”, ambas usando la misma melodía, y aquí viene lo curioso: ninguna de ellas tenía copyright, algo que sí se mencionaba en otras muchas canciones del libro.

De hecho en esas páginas se incluía una nota en la que se leía que el cancionero incluía esa canción “con permiso especial por cortesía de The Clayton F. Summy Co.“. Eso, indicaron los abogados que defendían el caso de Nelson, era suficiente para demostrar que la canción era de dominio público.

Warner se queda sin canción de cumpleaños

Todos estos datos han acabado por convencer a juez George King, que en su sentencia deja claro que aunque las hermanas Patty y Mildred Hill vendieron la melodía y los arreglos de piano a Summy Co. -para luego ser revendidos a Warner/Chappell-, no hay evidencias de que hubiera transferencia de los derechos de autor sobre la letra de la canción.

Seleccion 002

De hecho las posibilidades al respecto son claras: Patty Hill nunca reclamó los derechos sobre la letra de “Happy Birthday” hasta que declaro en una demanda por estos derechos en 1935. Fue entonces cuando “tomó posesión” de esa letra. Las hermanas escribieron la melodía, pero probablemente esperaron 40 años para afirmar que también habían creado la letra, una que se había mucho más famosa que ellas habían aplicado a la melodía originalmente.

La demanda también solicita la restitución de todos los millones de dólares que se han pagado a Warner como resultado de esos teóricos derechos de autor, pero no ha habido sentencia definitiva al respecto, y no queda claro si esas cantidades serán devueltas a las empresas y las personas que tuvieron que pagarlas.

Vía | Ars Technica

This entry was posted in Artículos, DD.HH., Propiedad Intelectual. Bookmark the permalink.

Comments are closed.