Cómo desmontar, uno por uno, todos los argumentos de los antivacunas

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

¿Eres una persona convencida de la necesidad de vacunar a los niños para evitar enfermedades terribles? ¿Vacunas a tus hijos porque crees que es lo correcto pero tienes tus dudas sobre su peligrosidad? ¿Eres un antivacunas convencido? Sea cual sea tu caso, necesitas ver este vídeo de AsapSCIENCE.

El vídeo habla a favor de las vacunas, pero es muy interesante sea cuál sea tu postura, porque echa por tierra muchos de los mitos y datos sesgados que las personas que temen a las vacunas esgrimen para justificarse. A continuación, un resumen muy rápido de los puntos que trata el vídeo:

Las vacunas contienen aluminio, mercurio y formaldehido, que son sustancias tóxicas.

Las vacunas no contienen timerosal de mercurio desde 2001 pese a que no había pruebas de que fuera dañino (se hizo solo para calmar a la gente). La concentración de aluminio (o,125mg) es tan baja que no cuenta. En la dieta diaria ingerimos una media de entre 30 y 50mg.

Los niños ya son inmunes de forma natural a las enfermedades

Sí, son inmunes a algunas enfermedades gracias a los anticuerpos que reciben de la leche materna. Las vacunas se administran para prevenir las enfermedades contra las que NO son inmunes. Se administran a tan corta edad porque es cuándo más posibilidades tienen de contraerlas, no por fastidiar.

Las vacunas hacen que el niño desarrolle alergias

Al contrario. Un estudio de 1997 demostró justo lo contrario. Las vacunas tienen una fuerte correlación con un menor riesgo de padecer alergias a corta edad.

Las enfermedades contra las que se vacunan no son tan graves

Esta manera de pensar se debe precisamente a que las vacunas son tan efectivas que hay muchas personas que nunca han visto las enfermedades contra las que se administran. La viruela se cobró millones de muertes hasta su erradicación (a base de vacunas) en 1967. La polio lisiaba entre 13.000 y 20.000 personas al año solo en Estados Unidos. La rubeola mataba 2.500 bebés al año antes de que se generalizara su vacuna. La mitad de los 20.000 bebés que sobrevivían terminaban sordos, ciegos o con problemas cognitivos.

La Organización Mundial de la Salud estima que la vacunación ha evitado más de 20 millones de muertes por sarampión entre 2000 y 2016. ¿Quieres una nota personal sobre el sarampión? Si no hubiera sido por la vacuna no te estaría contando esto porque ahora mismo estaría muerto.

Las vacunas aumentan el riesgo de padecer autismo

Esta idea se remonta a un estudio publicado en 1991 que analizaba la vacuna de las paperas relacionándola con la absorción de nutrientes en el sistema digestivo. Se demostró que es falso. El estudio original ha sido rebatido con éxito en 25 ocasiones por estudios médicos en varios países. 10 de los autores del estudio original se ratractaron y pidieron disculpas por él.

Deberíamos ser libres de decidir porque es algo que afecta a nuestro bebé

Ojalá, pero no, no solo es algo que afecte o no a tu bebé. Vacunar a tu hijo también ayuda a que otros niños, ancianos y personas con el sistema inmune comprometido estén protegidas contra la enfermedad. El efecto se llama inmunidad de rebaño, pero solo funciona si prácticamente todos los miembros están vacunados.

Las vacunas son un engaño de las farmacéuticas para ganar dinero

Las compañías farmacéuticas ganan dinero con las vacunas, sí. Se estima que el mercado de las vacunas está valorado en 24.000 millones. Ya que hablamos de gatos, entre 1994 y 2013, las vacunas han ahorrado 295.000 millones en costes sanitarios directos al evitar las enfermedades contra las que actúan.

Las vacunas experimentan con nosotros

No. Las vacunas son el uno de los tipos de fármaco más regulado que existen. Solo en Estados Unidos o Canadá las farmacéuticas tienen que dedicar un mínimo de 10 años (puede extenderse a 25) a realizar ensayos clínicos antes de que les aprueben una nueva vacuna. Cuando logran salir al mercado siguen estando bajo estrictos controles.

Fuente

Share Button
This entry was posted in Artículos, Ciencia, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.