Artículos

Cómo evitar las falacias lógicas

Print Friendly, PDF & Email



¿Necesitas
hacer un gran argumento? Deberás pensar cuidadosamente acerca de lo que
quieres decir y usar una retórica excelente para conseguir que los
otros estén de tu lado. Deberás considerar a la oposición y estar seguro
para dirigir tus contraargumentos de forma que tu audiencia pueda ver
que has pensado todo el asunto. Sé consciente de que incluso un
argumento bien planeado puede quedar deshecho si tu lógica no pasa el
examen. Conocer errores lógicos comunes, llamados falacias lógicas, te
puede ayudar a construir un argumento que ganará siempre.

Concéntrate
en la posición de tu oponente, no en su carácter. No ataques el
carácter de un oponente como una forma de construir tu argumento. Esto
se llama “argumento al hombre” y se considera una falacia lógica, ya que
las cuestiones de carácter pueden ser irrelevantes al argumento que
estás haciendo. No supongas que los defectos de carácter son evidencia.

Mantén
causa y efecto separados. La “causalidad defectuosa” es una de las
falacias lógicas más comunes. Aparece cuando supones que simplemente
porque algo sucede después de otra cosa, entonces los segundo es causado
por lo primero. Por ejemplo, sólo porque tu vaso de vino favorito se
rompió cuando argumentaste con tu hermana no quiere decir que el
argumento causó la ruptura.

Evita saltar
a conclusiones. Esto se llama “generalización falsa”, y aparece cuando
esbozas una conclusión de una evidencia que es incompleta. Por ejemplo,
serás culpable de una generalización falsa si ves a un adolescente
usando pantalones bajos e instantáneamente sostienes tu cartera con más
fuerza: estás generalizando alrededor de la conducta de los adolescentes
que se visten de cierta forma.

Evita introducir una “sospecha
roja”. Esto es algo que tiras en tu argumento, como una línea
irrelevante de pensamiento o un detalle que no está relacionado, para
distraer a tu audiencia de otros aspectos de tu argumento. Piensa sobre
el misterio de un asesinato: el carácter sospechoso que encuentras en la
primera página generalmente es una sospecha roja, lo que quiere decir
que capta tu atención fuera del verdadero culpable, el clásico chico de
al lado.

Evita esbozar una “analogía falsa”. Mostrar cómo se
parecen dos cosas puede ser una gran forma de construir fundamento para
tu argumento. Por ejemplo, podrías comparar un evento actual con uno
histórico similar para hipotetizar sobre el resultado del evento actual.
Una analogía falsa aparece cuando asumes que sólo porque dos entidades
comparten una característica en común deben compartir, también, otras
características.

Evita tratar de convencer a tu audiencia de que
es o tu camino o la nada. A este artilugio se lo llama “falacia “o
bien/o”, y aparece cuando sugieres que la única alternativa a tu
argumento es algo terrible. Por ejemplo, George W. Bush cometió su
falacia “o bien/o” cuando afirmó “están con nosotros o están con los
terroristas”. Él utilizó este dispositivo para lograr un efecto
retórico, pero en realidad había otras opciones más allá del blanco y
negro que él describió.

Consejos

Cuando
construyes un argumento, siempre asegúrate de apoyarte en hechos
claramente de forma que las conclusiones que esboces estén basadas en
cuidadosos razonamientos.

Referencias

Fuente