Artículos DD.HH. Sociedad Tecnología

Cómo los gobiernos utilizan Big Data para violar los derechos humanos

Print Friendly, PDF & Email

Aunque gran parte del debate se ha centrado en la forma en que las empresas de medios sociales y de tecnología utilizan los datos que recopilan sobre sus usuarios, es necesario prestar más atención a la relación más amplia entre las violaciones de la privacidad y otros tipos de abusos de los derechos humanos.

La razón es simple. Las invasiones masivas de la privacidad pueden socavar los derechos de millones, si no miles de millones, de personas en todo el mundo a medida que los gobiernos adquieren una mayor capacidad para discriminar a través de las líneas de género y sexualidad, y sofocar la disidencia, incluso a través de la violencia. Más sobre esto en un momento.

Entonces, ¿qué se puede hacer para limitar las consecuencias en materia de derechos humanos? Lo que necesitamos es un enfoque múltiple que involucre a la sociedad civil, al sector privado, a las fundaciones y a los Estados.

Establecimiento de fondos de derechos humanos

En primer lugar, las fundaciones que apoyan los derechos humanos deben establecer fondos de derechos humanos y tecnología. Los activistas ya están aprovechando las nuevas tecnologías para vigilar y documentar los abusos. Amnistía Internacional está trabajando con una empresa de análisis de datos para cuantificar los niveles de misoginia en Twitter. Este tipo de innovación debe fomentarse y dotarse de recursos.

En segundo lugar, los Estados deben negociar nuevas normas y leyes para la era digital. La Declaración de Montreal sobre el Uso Responsable de la Inteligencia Artificial ofrece una poderosa declaración sobre la necesidad del desarrollo ético de las nuevas tecnologías. De manera similar, el Relator de la ONU sobre el Derecho a la Privacidad está liderando los esfuerzos para desarrollar lo que se ha denominado un “Proyecto de Instrumento Legal sobre Vigilancia y Privacidad Dirigida por el Gobierno“. Estas iniciativas, y otras similares, deben ser apoyadas.

En tercer lugar, los Estados deben reafirmar el principio del derecho de asilo. Los Estados que utilizan la tecnología para violar los derechos humanos desplazarán a las personas. Aquellos con un temor bien fundado a la persecución necesitarán protección.

Por último, los Estados que creen en un orden internacional basado en normas deben redoblar sus esfuerzos para hacer frente a la impunidad. Los abusos contra los derechos humanos se producen porque quienes cometen las violaciones rara vez rinden cuentas. Esto tiene que cambiar.

Graves consecuencias

Si no se controlan las invasiones de la privacidad que permite la tecnología, se producirán graves consecuencias. Aquí hay cuatro ejemplos que ilustran este punto.

Derechos de la mujer: Las tecnologías de vigilancia se utilizan a menudo para vigilar la moralidad, especialmente en lugares donde no hay una distinción clara entre “pecado” y ley.

Por ejemplo, Arabia Saudita. En 2017, Human Rights Watch informó de que los tribunales saudíes están utilizando las “vagas disposiciones” de la ley contra la ciberdelincuencia para “sancionar a las personas sospechosas de haber cometido relaciones sexuales fuera del matrimonio, incluido el adulterio, el sexo extramatrimonial y el homosexual”.

Las mujeres están pagando un precio desproporcionadamente alto por estas intrusiones.

Derechos LGBTQ: Según la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (ILGA), 72 países prohíben las relaciones homosexuales. Las tecnologías de vigilancia dan a los gobiernos la capacidad de “excluir” a los individuos. Saben dónde duerme la gente por la noche y con quién. El potencial de que se destruyan vidas es muy grande, de hecho.

Tortura: Los gobiernos que violan la privacidad para reprimir a las minorías son a menudo los mismos gobiernos que no lo pensarán dos veces antes de utilizar la tortura para mantener el control de sus ciudadanos. Siria es un buen ejemplo de ello.

En esta foto de enero de 2011, el periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi habla por su teléfono móvil en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. AP Photo/Virginia Mayo

Ejecuciones Extrajudiciales: Si los gobiernos pueden rastrear los movimientos de sus ciudadanos, no es difícil que los asesinen. El asesinato de Jamal Khashoggi es un trágico ejemplo de ello. El New York Times ha informado de que los saudíes utilizaron el software de espionaje Pegasus para espiar a Khashoggi, permitiendo así su asesinato.

Otros gobiernos podrían interpretar la falta de una respuesta significativa como un permiso para atacar a los periodistas. Esto no es una preocupación hipotética. Según IFEX, una organización dedicada a la protección de la libertad de expresión, 78 periodistas fueron asesinados en 2018, y otros 159 fueron encarcelados.

Esto no es una exageración. Los Estados de todos los niveles están recopilando datos sobre sus ciudadanos, y lo han hecho durante bastante tiempo. Esto no va a terminar pronto. Todo lo contrario.

Si no se controla, las invasiones de la privacidad permitidas por la tecnología podrían poner en riesgo a todos los demás derechos humanos, y a una escala que sería realmente aterradora.

Please follow and like us:
error