Sociedad

Cómo navegar por las noticias de Covid sin caer en la espiral (de desesperación)

Print Friendly, PDF & Email

por Mia Sato

A principios de agosto, los sueños de un verano cálido de vacunas (hot vax summer) se habían desvanecido cuando la variante delta impulsó un aumento de los casos de covirus en Estados Unidos. Justo cuando muchos pensaban que no podía ser peor, los medios de comunicación informaron de una nueva cepa que llamaron “delta plus”. Ese nombre resultó ser engañoso: delta no se había convertido en una amenaza adicional, y las variantes del virus evolucionan de forma natural. Pero no importa: la noticia se difundió de todos modos, al igual que los memes y las publicaciones de pánico en las redes sociales.

Las historias de “porno mutante” exageradas son sólo un pequeño subconjunto de la cobertura informativa del covid-19, pero representan un problema mayor con el que he luchado a lo largo de mi propio trabajo de cobertura de la pandemia: es difícil hacer una buena cobertura del covid-19. Como lector de noticias, también he estado en el otro lado como todos los demás: una cobertura de noticias confusa o engañosa puede causar caos y confusión cuando la mejor información cambia regularmente.

Navegar por el ciclo de noticias covid-19 es agotador -incluso imposible- si no se entiende cómo se elaboran las noticias. Esto es lo que intento recordar cuando busco respuestas.

Cuidado con el complejo industrial del “espanto”

Doble mutante“, “variante del día del juicio final” e incluso “el demonio” son sólo algunos de los términos que se han lanzado para describir las nuevas variantes del covid-19. Pero los expertos que estudian el virus dicen que la atención prematura de los medios de comunicación sobre cada nueva variante puede distraer de los mensajes más importantes, como la eficacia de las vacunas.

Gigi Kwik Gronvall, investigadora principal del Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins, dice que cuando ve noticias sobre variantes que suenan a miedo, como la “delta plus”, trata de rechazar la implicación de que nos enfrentamos a una bestia completamente nueva.

“Las variantes no son mágicas”, dice. “Las mismas cosas que hacíamos para mitigar la versión heredada son las que estamos haciendo para alfa, beta, gamma y delta”.

Es cierto que la mayor transmisibilidad de delta ha obligado a muchas jurisdicciones a restablecer el enmascaramiento y el distanciamiento.

Pero si ves un titular como “Cómo saber si tienes la variante delta”, tienes que saber que, en última instancia, es una forma poco útil de pensar en las cosas. Al menos en EE.UU., la secuenciación genética se utiliza principalmente para la vigilancia general, no en función de cada caso. Esto significa que la mayoría de las personas que contraen el covirus no sabrán nunca qué variante tienen, dice Kwik Gronvall. Y en cualquier caso, los médicos tratan todas las variantes de la misma manera.

Dice que, a veces, los medios de comunicación que escriben sobre las variantes “avisan de que el teatro está en llamas”, pero se olvidan de “informar a la gente de dónde están las salidas del teatro y cómo llegar a ellas”.

¿Por qué? Una de las razones es que las historias “aterradoras” atraen clics, y muchos medios dependen de los anuncios digitales, que generan dinero en función del tráfico.

“Siempre le digo a la gente que si esta pandemia hubiera ocurrido hace 10 años no estaríamos teniendo esta conversación”, dice. “Estas variantes saldrían en un periódico en algún momento dentro de 10 años y nadie le prestaría atención. Seguiríamos centrados en ‘Las vacunas funcionan, vacunémonos’”.

La información cambia, y eso está bien

El proceso de descubrimiento científico no se mueve al mismo ritmo que el ciclo de noticias, que se agita constantemente. Tampoco puede seguir el ritmo de las preguntas de la gente sobre cómo sobrevivir a la pandemia. Los lectores se preguntan: ¿Debo limpiar mis alimentos? ¿Cuál es el riesgo de tomar el metro? ¿Podría contraer el covirus largo aunque esté vacunado? Preguntas como estas no siempre tienen respuestas fáciles o buenas, y los expertos con los que hablé dicen que comunicar las incógnitas al público ha sido un reto.

Pero como se trata de una enfermedad nueva, los científicos y las autoridades de salud pública están aprendiendo en tiempo real, y más de un año y medio después, los conocimientos sobre temas clave como la inmunidad y el coronavirus largo siguen evolucionando. Los científicos suelen buscar respuestas al mismo tiempo que el público, pero eso no siempre está claro para la gente corriente, que puede esperar información inmediata y autorizada.

“Una de las cosas que [las autoridades de salud pública] no hacían necesariamente y que debemos ver en el futuro es la comunicación de la incertidumbre”, dice Renée DiResta, directora de investigación técnica del Observatorio de Internet de Stanford.

Esta falta de claridad -y a veces el conflicto- en los mensajes de salud pública puede filtrarse a la prensa y crear un vacío en el que la información engañosa o no verificada puede enconarse y difundirse, dice DiResta.

“Ese vacío puede ser llenado por cualquiera que tenga una opinión”, añade.

Todos esos mensajes contradictorios, combinados con la realidad de la lentitud de los plazos científicos, pueden exacerbar la desconfianza. En lugar de ver los cambios en las directrices oficiales como señales de que las autoridades sanitarias están respondiendo a los nuevos datos de forma responsable, es fácil que el público crea que esas autoridades y los medios de comunicación se equivocaron de nuevo, por ejemplo, cuando los CDC cambiaron sus directrices sobre la mascarilla. Los actores con motivaciones políticas se aprovechan de esa desconfianza. Los titulares descuidados y los tuits engañosos de los medios de comunicación acreditados, o las predicciones de los periodistas que envejecen mal, pueden convertirse en memes de “gotcha” que los influenciadores hiperpartidistas utilizan para seguir minando la confianza en los medios de comunicación.

“Entidades como Newsmax aprovecharán cualquier oportunidad para encontrar un dato erróneo o modificado de una emisión de la CNN”, afirma DiResta.

Los funcionarios de salud pública (y los periodistas que cubren lo que dicen y hacen los funcionarios) necesitan un mejor sistema para comunicar lo que aún no sabemos y explicar que las orientaciones podrían cambiar en función de la nueva información”. DiResta ha abogado por un enfoque de la salud pública similar al de Wikipedia, en el que la evolución de los conocimientos científicos y el debate sean públicos y transparentes, y en el que un amplio abanico de expertos pueda aportar lo que sabe. “Nunca se volverá a la antigua forma, en la que se toma una decisión en una habitación trasera y se presenta un consenso unificado a un público confiado”, afirma. “Ese modelo se ha acabado”.

En las redes sociales ya vemos este tipo de intercambio de información científica entre investigadores, expertos en salud pública y médicos. Erika Check Hayden, periodista científica y directora del programa de comunicación científica de la Universidad de California en Santa Cruz, dice que los periodistas tienen que recordar que deben actuar con la debida diligencia con este mayor acceso a la deliberación científica.

“Puede ser informativo, desde la perspectiva del periodista, si se entiende [cómo los expertos] están resolviendo lo que está pasando”, dice. “Lo que no es útil es si te aferras a eso en un momento dado y lo presentas como una especie de conclusión”.

Es un buen consejo para el lector medio, también.

Concéntrese en lo más útil

Entonces, ¿cómo puede encontrar noticias fiables que sean relevantes para su vida? Una opción es estar atento a las fuentes, especialmente las locales, que no se centran exclusivamente en una cobertura exhaustiva. Los reportajes que contextualizan las cifras diarias que se ven son probablemente más útiles que una serie interminable de historias que simplemente repiten los datos principales.

South Side Weekly -un periódico sin ánimo de lucro con sede en Chicago- ofrece un modelo de algo diferente. El South Side Weekly cubre el South Side de Chicago, una zona mayoritariamente no blanca. El periódico, en gran parte voluntario, creó el ChiVaxBot, una cuenta de Twitter automatizada que comparte dos mapas uno al lado del otro cada día: las tasas de vacunación de covid-19 por código postal y las tasas de mortalidad de covid-19 por código postal. En lugar de mostrar una instantánea de los datos de un día, las actualizaciones diarias demostraron un patrón a lo largo del tiempo. Debido a este seguimiento consistente y lento, el bot hizo sonar la alarma sobre las disparidades en la vacunación: Las zonas de negros y latinos mostraban un alto número de muertes pero un bajo índice de vacunación, situación que continúa hasta hoy.

Los datos también se pusieron cuidadosamente en contexto. Charmaine Runes, una de las creadoras del bot, redactó varias explicaciones en las que compartía las fuentes de los datos, las principales conclusiones y el contexto, como los esfuerzos de toda la ciudad centrados en la equidad.

“La ciudad publica muchos datos, pero no siempre de forma útil para la gente”, dice Runes. “Realmente se convirtió en responsabilidad de los medios de comunicación hacer parte de ese trabajo interpretativo y decirle a la gente: ‘Oye, esto es a lo que tienes que prestar atención’”.

The Weekly no buscó en otros medios señales sobre lo que el personal debía cubrir. En su lugar, las historias reflejan las preocupaciones de la gente a la que el periódico espera servir, y escarban bajo la superficie, según la jefa de redacción Jacqueline Serrato.

“Creo que los medios de comunicación en general carecen de un contexto histórico. Tienden a omitir un análisis de clase o un análisis de la dinámica del poder”, dice. “Te dan los datos duros, pero rara vez dicen cómo esos datos van a influir en tu vida cotidiana”.

Check Hayden dice que los enfoques más matizados y lentos de las noticias a menudo pueden servir mejor a la gente, especialmente dado el ritmo de la ciencia fiable.

“Si nosotros, como periodistas, dedicáramos menos tiempo a este día a día, al golpe, y más tiempo a desarrollar estas historias complejas y matizadas, estaríamos haciendo un servicio público mucho mayor”, dice.

Reducir la velocidad puede sonar contradictorio, tanto si se trata de un agorero desesperado por una guía como de un periodista en busca del próximo titular. La pandemia cambia rápidamente -los casos pueden aumentar en cuestión de días- y la última información siempre parece urgente e importante. Pero he observado un tema en todo mi trabajo durante el año pasado: más lento puede ser mejor. Las personas con las que he hablado para mi cobertura de covid-19 a lo largo de muchos meses describen a menudo las redes, los sistemas y las relaciones que deben establecerse para que las respuestas de emergencia tengan éxito, ya sea ganando la confianza en las vacunas, apoyando el acceso a la atención sanitaria en las comunidades desatendidas o haciendo llegar cosas como alimentos y ayuda para el alquiler a todos los que lo necesitan.

Ali Khan, un trabajador sanitario de Chicago con el que hablé en febrero, describió la construcción de esos sistemas como un “trabajo lento“. Puede ser el tipo de enfoque persistente y reflexivo del que pueden aprender los lectores y los periodistas, en una pandemia que no va a terminar pronto.

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: