¿Cuándo defenderá Google la democracia?

Print Friendly, PDF & Email

por

A medida que se acercan las elecciones de mitad de período de 2018 en Estados Unidos, el poder de Google para influir en los votantes indecisos sigue siendo eclipsado por la crisis de datos personales de Facebook.Facebook lo ha “llevado a la barbilla” por su papel en las elecciones presidenciales de 2016, y organizaciones como la consultora política Cambridge Analytica y la granja rusa de trolls conocida como la Agencia de Investigación de Internet han dominado los titulares. Sin embargo, a pesar de tener un historial problemático y de recopilar más datos personales a través de más productos que Facebook, Google se las ha arreglado para eludir la atención del público en este caso. Eso puede estar cambiando.

El Comité Judicial del Senado de Estados Unidos envió recientemente a Google una carta con una serie de preguntas sobre la protección de los datos personales de la empresa. Como uno de los investigadores que ayudó a descubrir que los motores de búsqueda pueden influir sustancialmente en las preferencias de voto de los usuarios, me pareció que la última pregunta era la más intrigante: “¿Conoce alguna entidad extranjera que intente influenciar o interferir en las elecciones de EE.UU. a través de sus plataformas?” Si la respuesta de Google a esta pregunta existe, no se ha hecho pública.

Influencia de los motores de búsqueda

Desde 2013, he estado involucrado en el diseño y ejecución de una larga serie de experimentos que han demostrado cómo los motores de búsqueda pueden influir en las elecciones de los votantes indecisos a través de manipulaciones casi indetectables para buscar clasificaciones. Hemos etiquetado esta nueva y poderosa forma de influencia como el efecto de manipulación de los motores de búsqueda o search engine manipulation effect.

La forma en que funciona este efecto es simple: El favoritismo hacia un candidato en particular en los rankings de búsqueda relacionados con las elecciones lleva a que la gente prefiera a ese candidato. Por ejemplo, una búsqueda relacionada con las próximas elecciones podría arrojar resultados que favorezcan al candidato A por encima de los resultados que favorezcan al candidato B. Esto se denomina sesgo de clasificación partidista. Dado que la gente tiende a hacer clic en los resultados altamente clasificados y a confiar en ellos, más gente confiará y consumirá la información que apoya al candidato A. A su vez, ese consumo aumenta su preferencia por el candidato A.

El aspecto más importante de este efecto, sin embargo, es que la mayoría de la gente no puede detectar el sesgo de clasificación partidista – y es virtualmente imposible defenderse de influencias que no puede percibir. Afortunadamente, en tres experimentos de seguimiento, en los que participaron 3.600 participantes, demostramos que alertar a la gente sobre el sesgo de clasificación partidista puede ayudar a suprimir el efecto, aunque sólo las leyes o reglamentos que en realidad impiden la clasificación partidista podrían eliminarlo por completo.

¿Por qué centrarse en Google?

Google maneja más del 60 por ciento de la actividad de búsqueda en Internet en los EE.UU., y casi el 90 por ciento en todo el mundo. Cada año, esto se traduce en billones de consultas relacionadas con los pensamientos, preocupaciones y preguntas privadas de las personas.

Con respecto a las noticias, los motores de búsqueda son una fuente más grande que los medios sociales. Aunque un estudio de Pew de 2016, citado con frecuencia, encontró que la mayoría, el 62 por ciento, de los adultos de EE. UU. recibieron noticias en los medios sociales, el diablo está en los detalles. Si desmenuzas esa estadística, encontrarás que el 18 por ciento lo hace “casi nunca”. Además del 38 por ciento de los estadounidenses que “nunca” recibieron noticias en los medios sociales, el mismo estudio sugiere que los medios sociales son una fuente insignificante de noticias para el 56 por ciento de los estadounidenses, también la mayoría.

Piénsalo: Cuando se necesita verificar los hechos o aprender más sobre un tema, ¿qué se debe hacer? Lo buscas en Google. Este hecho es apoyado por una encuesta internacional reciente que encontró que el 74 por ciento de los participantes reportaron usar motores de búsqueda para verificar la información que encontraron en los medios sociales. La misma encuesta encontró que el 68 por ciento reportó que la información que encontraron durante la búsqueda fue “importante para influir en sus decisiones sobre el voto”.

¿Qué opina Google?

Los ejecutivos de Google rara vez responden públicamente a las críticas de su sistema de búsqueda. Pero en 2015, mi mentor en el momento en que Robert Epstein publicó un artículo en Politico – titulado “How Google Could Rig the 2016 Election” – y eso hizo el truco. El jefe de búsqueda de Google en ese momento, Amit Singhal, respondió con su propio artículo, calificando a Epstein de teórico de la conspiración, afirmando que “la hipótesis de Epstein de que Google podría trabajar en secreto para influir en los resultados de las elecciones” y que “Google nunca ha vuelto a clasificar los resultados de búsqueda sobre ningún tema (incluidas las elecciones) para manipular los sentimientos de los usuarios”.

La primera afirmación de Singhal es difícil de creer, a menos que se descarte nuestra investigación, nuestra réplica y la investigación independiente basada en nuestros hallazgos. Los motores de búsqueda tienen la capacidad de cambiar las opiniones de la gente, incluyendo a quién votar.

Su segunda afirmación, que Google “nunca volverá a clasificar los resultados de búsqueda”, tampoco se sostiene del todo: La UE impuso recientemente a la empresa una multa de 2.700 millones de dólares estadounidenses por clasificar sus propios servicios por encima de sus competidores en los resultados de búsqueda.

Defender la democracia

Otra de las preguntas del Comité Judicial a Google también me llamó la atención: “¿Cómo monitorean la habilidad de las entidades extranjeras para influenciar e interferir en las elecciones de EE.UU.?”

Esta pregunta me sorprendió porque he estado desarrollando sistemas exactamente para este propósito – preservando los rankings de búsqueda y analizándolos para diferencias sistemáticas – durante varios años. En el curso de este trabajo, sin embargo, he llegado a creer que liberar el proceso democrático de las influencias tecnológicas es virtualmente imposible sin la cooperación de los gigantes de la tecnología moderna.

Facebook ofrece ahora colaborar con investigadores académicos que pueden medir y quizás disminuir o prevenir la influencia indebida en las elecciones, y Twitter está haciendo algo similar. Los esfuerzos relacionados también están aportando transparencia a otras plataformas como YouTube y Reddit. ¿Cuándo se incorporará Google?

En una próxima conferencia, presentaré el último sistema que he estado diseñando con Christo Wilson, un científico líder en el campo de la auditoría de algoritmos, para monitorear los rankings de búsqueda de sesgos partidistas. Con un poco de ayuda de Google, no más de lo que Facebook está ofreciendo, el monitoreo preciso o la prevención de la influencia de los motores de búsqueda en las elecciones de 2018 es en realidad un objetivo factible. Sin la ayuda de la compañía, las cosas se ven sombrías.

Aunque Google es un negocio de publicidad, su núcleo está compuesto por personas creativas e inteligentes que se preocupan profundamente por el impacto que su trabajo tiene en el mundo. Prueba de ello es la reciente carta firmada por más de 3.100 empleados de Google en protesta por el uso de su trabajo en la tecnología de guerra. Casi una docena de trabajadores de Google llegaron a renunciar en protesta.

Quizás se acerque el día en que Google, como Facebook, Twitter y Reddit, dé un paso adelante para ayudar a defender la democracia del nuevo mundo de la propaganda computacional. Tal vez ya haya una carta circulando internamente y recogiendo firmas. Con las elecciones primarias estatales y federales ya en marcha, esperemos que así sea.

Corrección: Este artículo fue actualizado el 11 de junio de 2018, para corregir la descripción de Robert Epstein.

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Política, Redes sociales, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.