Derechos equivalentes análogos (10/21): El periodismo analógico estaba protegido; el periodismo digital no lo está.

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

Vintage undercover criminal spy stealing files in a filing cabinet late at night, security and data theft concept

por Rick Falkvinge traducción David Ormeño

En el mundo analógico de nuestros padres, las fugas a la prensa estaban fuertemente protegidas en ambos extremos, tanto para el que filtraba como para el reportero que recibía la fuga. En el mundo digital de nuestros hijos, esto se ha tirado por la ventana sin ceremonias mientras se discutía algo que no tenía nada que ver. ¿Por qué nuestros hijos digitales no tienen los mismos controles y contrapesos?

Otro ámbito en el que los derechos de privacidad no se han transferido de lo analógico a lo digital se refiere al periodismo, un conjunto de diferentes actividades que consideramos un importante conjunto de controles y equilibrios sobre el poder en la sociedad. Cuando alguien entregaba documentos físicos a un reportero, esa era una acción análoga que estaba protegida por las leyes federales y estatales, y a veces incluso por las constituciones. Cuando alguien entrega el acceso digital a la misma información al mismo tipo de reportero, reflejando la forma en que trabajamos hoy en día y la forma en que nuestros hijos trabajarán en el futuro, esto es perseguible en ambos extremos.

Ilustrémoslo con un ejemplo del mundo real.

En las elecciones de 2006 en Suecia, hubo una demostración de desastrosa higiene de la información por parte del partido gobernante en ese momento (sí, el mismo partido gobernante que más tarde fue objeto de la peor filtración gubernamental de la historia). Circulaba un nombre de usuario y una contraseña que permitía el acceso completo a los servidores de archivos más internos de la administración del partido socialdemócrata desde cualquier lugar. El nombre de usuario pertenecía a un tal Stig-Olof Friberg, que utilizaba su apodo “sigge” como nombre de usuario, y el mismo “sigge” como contraseña, y que accedía a los archivos más recónditos a través de la red inalámbrica abierta y sin cifrar de la oficina socialdemócrata.

Llamar a esto “bad opsec” no empieza a describirlo. Tome nota cuidadosamente para recordar que éstas eran, y siguen siendo, las instituciones y las personas en las que confiamos para elaborar la política de buena protección de los datos sensibles de los ciudadanos.

Sin embargo, a la sombra de esto, también estaba el detalle más importante de que algunos reporteros políticos conocían bien las credenciales de ingreso, como uno de los reporteros políticos más (in)famosos de Suecia, Niklas Svensson, que había estado usando las credenciales como una herramienta periodística para obtener información sobre el funcionamiento del partido gobernante.

Aquí es donde se pone interesante, porque en el mundo analógico, ese reportero habría recibido filtraciones en forma de documentos copiados, entregados físicamente a él y filtrados a la prensa de esta manera analógica era (y sigue siendo) una actividad extremadamente protegida bajo la ley y, de hecho, algunas constituciones – en Suecia, como esto concierne, incluso se puede ir a prisión por especular casualmente con café en el trabajo que podría haber estado detrás de una filtración a la prensa. Se toma muy en serio.

Sin embargo, en este caso, al reportero no se le filtraron los documentos, sino que se le filtró una llave de acceso a los documentos digitales -las ridículamente inseguras credenciales “sigge/sigge”- y fue condenado en un tribunal penal por invasión electrónica como resultado de ello, a pesar de realizar un trabajo periodístico con un claro equivalente analógico protegido.

Es interesante mirar la historia para ver cuántos eventos de importancia crítica nunca habrían sido descubiertos, si esta persecución del periodismo digital se hubiera aplicado al periodismo analógico.

Por ejemplo, tomemos la filtración de COINTELPRO, cuando los activistas copiaron archivos de una oficina del FBI para descubrir una operación encubierta y altamente ilegal por parte de las fuerzas de seguridad para desacreditar a las organizaciones políticas basándose únicamente en su opinión política. (Esto no es lo que las fuerzas de seguridad deberían hacer, hablando en términos generales). Esta filtración ocurrió cuando los activistas pusieron una nota en la puerta de la oficina del FBI el 8 de marzo de 1971 diciendo “Por favor, no cierren esta puerta esta noche”, regresaron en medio de la noche cuando no había nadie allí, encontraron la puerta abierta como se les pidió, y se llevaron (robaron) cerca de 1.000 archivos clasificados que revelaban las prácticas ilegales.

Luego se enviaron por correo a varios medios de prensa. El robo dio lugar a la revelación de algunos de los documentos más autoinculpatorios del FBI, incluyendo varios documentos que detallan el uso del FBI de trabajadores postales, operadores de centrales telefónicas, etc., con el fin de espiar a estudiantes universitarios negros y a varios grupos de activistas negros no violentos, según Wikipedia. Y esto es lo más importante en el contexto: mientras que la gente que roba los documentos podría haber sido acusada por hacerlo, era impensable acusar a los reporteros que los recibían de cualquier cosa.

Este ya no es el caso.

Nuestros hijos del mundo digital han perdido el derecho a filtrar información a los reporteros de la forma en que el mundo funciona hoy en día, una actividad que se daba por sentada -de hecho, se consideraba de vital importancia para el equilibrio de poder- en el mundo de nuestros padres analógos. Nuestros niños digitales que trabajan como reporteros ya no pueden recibir de forma segura filtraciones que muestren abuso de poder. Es totalmente razonable que nuestros hijos digitales tengan al menos el mismo conjunto de libertades civiles en su mundo digital que nuestros padres en su mundo analógico.

La privacidad sigue siendo su responsabilidad.

Share Button
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.