Derechos equivalentes análogos (5/21): ¿Adónde fue la libertad de reunión?

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

por Rick Falkvinge traducción David Ormeño

Nuestros padres analógicos tenían el derecho de conocer a quien quisieran, donde quisieran, y discutir lo que quisieran, sin que el gobierno lo supiera. Nuestros niños digitales han perdido esto, sólo porque usan artículos más modernos.

Para muchas de las actividades digitales de nuestros niños, ya no existe tal cosa como la privacidad, ya que naturalmente tienen lugar en la red. Para las personas que nacieron en 1980 y después, no tiene sentido hablar de actividades “fuera de línea” o “en línea”. Lo que las personas mayores ven como “personas que pasan tiempo con su teléfono o computadora”, los más jóvenes lo ven como socializar usando su teléfono o computadora.

Esta es una distinción importante que la generación mayor tiende a no entender.

Quizás esto se ilustra mejor con una anécdota de la generación anterior otra vez: Los padres de nuestros padres se quejaron de que nuestros padres estaban hablando por teléfono, y no con otra persona usando el teléfono. Lo que nuestros padres veían como socializar (usando un viejo teléfono fijo analógico), sus padres a su vez veían como una obsesión con un dispositivo. No hay nada nuevo bajo el sol.

(Nota: cuando digo “niños digitales” aquí, no me refiero a los niños como en los jóvenes menores de la mayoría de edad; me refiero a la próxima generación de profesionales adultos plenamente capacitados)

Esta socialización digital, sin embargo, puede ser limitada, puede ser… permitida. Como en, requerir el permiso de alguien para socializar de la manera que usted y sus amigos quieren, o incluso para socializar en absoluto. Los efectos de la red son fuertes y crean una presión centralizadora hacia unas pocas plataformas en las que todo el mundo se reúne, y como se trata de servicios privados, pueden establecer los términos y condiciones que quieran para que la gente se reúna y socialice – para los miles de millones de personas que se reúna y socialice allí.

Sólo como un ejemplo para ilustrar esto: Facebook utiliza los valores estadounidenses para socializar, no los valores universales. Ser súper contra cualquier cosa, incluso ligeramente desnuda, mientras se acepta comparativamente la incitación al odio no es algo intrínsecamente global; es estrictamente estadounidense. Si Facebook se hubiera desarrollado en Francia o Alemania en lugar de en los Estados Unidos, todos y cada uno de los desnudos serían bienvenidos como arte y cultura de cuerpo libre (Freikörperkultur) y una forma completamente legítima de socializar, pero el más mínimo cuestionamiento del genocidio llevaría a un insta-ban y a informar a las autoridades para su procesamiento penal.

Por lo tanto, sólo usando el Facebook dominante como ejemplo, cualquier forma no americana de socializar está efectivamente prohibida en todo el mundo, y es probable que la gente que desarrolla y trabaja con Facebook ni siquiera sea consciente de ello. Pero la libertad de reunión no sólo ha sido limitada en la esfera en línea, sino también en el clásico mundo analógico fuera de línea donde nuestros padres analógicos solían pasar el rato (y todavía lo hacen).

Dado que las ubicaciones de las personas son rastreadas, como vimos en el post anterior, es posible emparejar ubicaciones entre individuos y averiguar quién estaba hablando con quién, así como cuándo y dónde ocurrió esto, incluso si sólo estaban hablando cara a cara. Mientras miro por la ventana desde la oficina que escribe esta pieza, resulta que estoy mirando la antigua sede de la Stasi frente a Alexanderplatz en la antigua Berlín Oriental. Era un poco como el Hotel California; la gente que se registraba allí tendía a no salir nunca. La Stasi también rastreaba quién hablaba con quién, pero requería que una tonelada de gente realizara esta tarea manualmente, sólo para poder caminar detrás de otras personas y fotografiar a quién hablaban – y por lo tanto, había un límite económico a cuánta gente podía ser rastreada de esta manera en cualquier momento antes de que la economía nacional no pudiera mantener más vigilancia. Hoy en día, ese límite se ha ido por completo, y todo el mundo es rastreado todo el tiempo.

¿Realmente tienes libertad de reunión, cuando el hecho de que te hayas asociado con una persona -de hecho, tal vez sólo por pasar tiempo en su proximidad física- puede ser considerado en tu contra?

Voy a ilustrar esto con un ejemplo. En una fuga importante recientemente, no importa cuál, un colega lejano mío quien para celebrar un gran evento hizo una gran fiesta en la proximidad física cercana a donde los documentos estaban siendo copiados al mismo tiempo, completamente inconsciente y por pura coincidencia. Meses más tarde, este colega participó en la investigación periodística de los documentos filtrados y verificó su veracidad, mientras que en ese momento aún desconocía la fuente y que había celebrado una gran fiesta muy cerca del origen de los documentos.

Sin embargo, el gobierno era muy consciente de la proximidad física de la filtración combinada con el acceso periodístico de esta persona a los documentos, y emitió no una sino dos órdenes de arresto a la vista para este colega distante basadas en esa coincidencia. Ahora viven en el exilio fuera de Suecia, y no esperan poder volver a casa pronto.

La privacidad, incluyendo la privacidad de la ubicación, sigue siendo su propia responsabilidad.

Share Button
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.