Diplomacia técnologica: las ciudades impulsan una nueva era de política e innovación digital

Print Friendly, PDF & Email

por Hussein Dia

Francia nombró recientemente a un embajador tecnológico en Silicon Valley. El presidente francés Emmanuel Macron nombró a David Martinon como “embajador de asuntos digitales“, con jurisdicción sobre los asuntos digitales que trata el Ministerio de Asuntos Exteriores. Esto incluye la gobernanza digital, las negociaciones internacionales y el apoyo a las operaciones de exportación de las empresas digitales.

El nombramiento es parte de la estrategia digital internacional de Francia, que se está convirtiendo en un foco de su política exterior. Y Francia no está sola haciendo esto.

A principios de 2017, Dinamarca nombró a un embajador de “TecnoPlomacia” en la industria tecnológica. Casper Klynge es posiblemente el primer delegado enviado a Silicon Valley con un mandato claro para construir mejores relaciones con las principales firmas de tecnología.

En una entrevista con el periódico danés Politiken, el ministro de Asuntos Exteriores, Anders Samuelsen, dijo:

Las grandes empresas afectan tanto a Dinamarca como a países enteros.

Él no está equivocado. De acuerdo con el estratega geopolítico Parag Khanna, las principales compañías tecnológicas del mundo están logrando más influencia internacional y poder económico que decenas de naciones juntas. En 2016, el efectivo que Apple tenía a la mano excedía el producto interno bruto (PIB) de dos tercios de los países del mundo.

Algunos de estos actores globales también son actores políticos influyentes por derecho propio. En 2016, Foreign Policy entregó su Diplomático del año a Eric Schmidt, presidente ejecutivo de la empresa matriz Google Alphabet Inc. El premio fue en reconocimiento de las contribuciones de Google a las relaciones internacionales a través del empoderamiento de los ciudadanos a nivel mundial.

¿Qué hay de diferente en la TecnoPlomacia?

Los recientes nombramientos de embajadores significan no solo los importantes roles socioeconómicos y políticos de la tecnología, sino también cómo la diplomacia está evolucionando y adaptándose a los cambios disruptivos en nuestras sociedades.

Estos desarrollos marcan la prominencia de las ciudades tecnológicas en la escena global. Los estados nacionales ya no son los únicos actores en los asuntos internacionales; las ciudades también están ocupando un lugar central.

A diferencia de hacerle lobby a los gobiernos en las capitales del mundo, la nueva clase de diplomáticos se enfocará en ciudades tecnológicas con sectores tecnológicos multimillonarios. También se codearán y fomentarán un diálogo directo con organizaciones que tienen impactos económicos gigantescos. En 2016, por ejemplo, Google ayudó a inyectar US $ 222 mil millones en actividad económica solamente en los EE. UU.

El embajador tecnológico Casper Klynge encabeza TechPlomacy, 
un nuevo concepto de organización en la diplomacia danesa.  
Stine Jacobsen / Reuters

Los llamados “embajadores de Google” no se dirigirán solo a Silicon Valley. La Oficina del embajador tecnológico de Dinamarca tiene un equipo con presencia física en tres husos horarios en América del Norte, Europa y Asia. También se conectará con centros tecnológicos de todo el mundo.

Como parte de un planeta interconectado, estos centros tecnológicos desempeñarán un papel cada vez más activo en la economía global. Los tomadores de decisiones están empezando a reconocer el imperativo de establecer buenas relaciones y comprender las políticas y agendas de los gigantes tecnológicos.

Las ciudades como unidades diplomáticas autónomas

El ascenso de las ciudades como “unidades diplomáticas autónomas” puede ser una característica definitoria del siglo XXI.

Ya, solo 100 ciudades representan el 30% de la economía mundial y casi toda su innovación. Nueva York y Londres, juntas, representan el 40% de la capitalización de mercado global. De acuerdo con el McKinsey Global Institute, las 600 principales ciudades generan el 60% del PIB mundial y se prevé que albergue al 25% de la población mundial para 2025.

McKinsey espera que 136 nuevas ciudades lleguen a los 600 mejores para el 2025. Todas estas nuevas ciudades son del mundo en desarrollo, 100 de ellas solo de China.

Es probable que estas ciudades globales dominen el siglo XXI. Se convertirán en imanes para la actividad económica y los motores de la globalización. Khanna argumenta:

… Ciudades más que estados o naciones se están convirtiendo en las islas de gobierno en las que se construirá el futuro orden mundial.

También sugiere que la conectividad a través de una matriz de infraestructura en expansión (64 millones de kilómetros de carreteras, 4 millones de kilómetros de vías férreas y 1 millón de kilómetros de cables de internet) superará con creces la importancia de 500,000 kilómetros de fronteras internacionales.

Aún más preguntas que respuestas

A medida que más ciudades afirmen su liderazgo en el escenario mundial, podrían surgir nuevos mecanismos y redes (por ejemplo, ciudades C40). Eso podría ser señal de una nueva generación de diplomacia que relaciona y se relaciona con las ciudades en lugar de la colaboración bilateral entre las naciones.

El C40 Cities Climate Leadership Group conecta a más de 90 de las 
principales ciudades del mundo.  The Independent UK

Aunque estos nuevos puestos diplomáticos han generado un profundo interés, quedan preguntas.

¿Esta era de diplomacia tecnológica creará formas colaborativas para desarrollar y alcanzar las prioridades de política exterior? ¿Se convertirá cada vez más en una prioridad global unificadora?

¿Estas citas significan una transformación en las relaciones internacionales? ¿Las grandes compañías tecnológicas también desarrollarán capacidades diplomáticas?

¿Y seremos testigos del surgimiento de una ideología posnacional del civismo, según la cual la lealtad de las personas a la ciudad supere a la en una nación?

¿Que viene despues?

No todos estarán entusiasmados con estas citas. Muchos minimizarían su significado. Otros sostendrían que las empresas tecnológicas se han comprometido a nivel mundial durante años, y que lo hacen de todos modos como parte de sus actividades “usuales de negocios“.

Ya sea que lo acepte u objete, está surgiendo un nuevo orden mundial alrededor de las ciudades y sus economías, en lugar de las naciones y sus fronteras. En última instancia, estas ciudades pueden trazar caminos hacia su propia diplomacia soberana y formular sus propios códigos de conducta.

Nadie sabe si el futuro tendrá algún parecido con TenoPlomacia actual o algo más que aún no hemos imaginado. La importancia de estos nombramientos se hará más clara a medida que los enviados vayan a trabajar y comencemos a comprender las posibilidades.

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Economía, Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.