2020 Artículos Piratapedia

El coronavirus es la primera verdadera “infodemia” de las redes sociales en linea

Print Friendly, PDF & Email

El 19 de enero, una semana antes del Año Nuevo Lunar, Tommy Tang dejó Shenzhen con su novia para visitar a su familia en Wuhan durante las vacaciones. Habían oído hablar del novedoso coronavirus (ahora conocido oficialmente como COVID-19), pero por lo que sabían, estaba localizado en una pequeña zona. El gobierno local había asegurado a la gente que sólo afectaría a aquellos que visitaran un mercado de alimentos específico y lo contrajeran directamente de los animales salvajes.

Pero la noche del 20, el Dr. Zhong Nanshan, el mismo médico que reveló por primera vez el alcance del SARS en 2003, fue a la televisión nacional para corregir el registro. El virus podría propagarse de persona a persona, dijo. El pánico se apoderó de él. De la noche a la mañana, todos en la ciudad comenzaron a usar máscaras. Tang y su novia se dieron cuenta de que ya no era seguro quedarse. Cancelaron sus planes y se fueron en un tren al día siguiente. Menos de 48 horas más tarde, la ciudad fue cerrada.

De vuelta en Shenzhen, se pusieron en una cuarentena de 14 días, dejando su apartamento sólo una vez al día, con máscaras, para sacar la basura. Tang, cuya familia también vive en Shenzhen, no pudo unirse a ellos para celebrar la fiesta. Le deseó a su madre un feliz año nuevo a través de la mirilla de su apartamento. Ordenó todo, desde comida hasta jabón y papel higiénico, pasando por aplicaciones de reparto como Meituan Waimai y Dada-JD Daojia. En el tercer día de cuarentena, Tang entró en pánico cuando abrió las aplicaciones para ver todo completamente vendido.

“No había nada allí… no había ninguna verdura”, dice. “Pero comparado con Wuhan, lo tenemos extremadamente fácil”, añade.

Más que nada, la mayor fuente de ansiedad ha sido el tortuoso proceso de ver las noticias que se desarrollan en los medios sociales. Ha reflejado y amplificado sus miedos a niveles que nunca antes había experimentado. Él y su novia han sufrido insomnio y múltiples ataques de pánico. Están aterrorizados por contraer el virus y por el bienestar de su familia.

“Honestamente, es muy difícil describir lo que pasó durante estos 14 días”, dice. “No hay nada que hacer más que leer las noticias, y las noticias empeoran cada día. Esa es la parte más difícil para la gente de afuera”.

El 2 de febrero, la Organización Mundial de la Salud calificó al nuevo coronavirus como “una ‘infodemia’ masiva”, refiriéndose a “una sobreabundancia de información -alguna precisa y otra no- que hace difícil que la gente encuentre fuentes confiables y orientación fiable cuando la necesitan”. Es una distinción que diferencia al coronavirus de los anteriores brotes virales. Mientras que el SARS, el MERS y el Zika causaron pánico global, los temores en torno al coronavirus han sido especialmente amplificados por los medios de comunicación social. Ha permitido que la desinformación se extienda y florezca a velocidades sin precedentes, creando un ambiente de mayor incertidumbre que ha alimentado la ansiedad y el racismo en persona y en línea.

Por su parte, la OMS ha tratado de abordar el problema asociándose con Twitter, Facebook, Tencent y TikTok para reprimir la desinformación. Recientemente lanzó una alerta SOS de Google, por ejemplo, para que la información de la OMS figure en los primeros puestos de los resultados de las búsquedas de personas relacionadas con el coronavirus. También ha estado trabajando con Facebook para dirigirse a poblaciones y demografías específicas con anuncios que proporcionan información importante sobre la salud. Incluso ha llegado a llegar a personas influyentes de Asia para tratar de mantener a raya la desinformación.

Los medios de comunicación social y las organizaciones de salud también han participado en sus propios esfuerzos. TikTok ha tratado de eliminar los videos engañosos a propósito, diciendo en una declaración que “no permitiría información errónea que pudiera causar daño a nuestra comunidad o al público en general”. Facebook también ha trabajado para limpiar las publicaciones con dudosos consejos de salud, y Tencent, el dueño de WeChat ha usado su plataforma de verificación de hechos para escudriñar los rumores de coronavirus que circulan en línea.

Pero la avalancha de contenido ha abrumado los esfuerzos coordinados para limpiar todo el ruido. Esto a su vez ha creado un caldo de cultivo para el contenido xenófobo. Los memes y calumnias racistas han proliferado en TikTok y Facebook. Algunos adolescentes incluso han fingido un diagnóstico de coronavirus para ganar más influencia en los medios sociales. Esta toxicidad en línea también se ha traducido en interacciones en persona. Los asiáticos se han enfrentado al racismo y al acoso, y los barrios chinos y los restaurantes chinos han sufrido un retraso en sus negocios.

Se han notificado niveles similares de discriminación (enlace en chino) en China contra personas de Wuhan y de la gran provincia de Hubei. En algunos casos, a los que quedan varados porque viajaban durante el encierro se les niegan habitaciones de hotel una vez que sus documentos de identidad nacionales revelan sus ciudades de origen.

Pero por mucho que los medios de comunicación social hayan perpetuado la desinformación, también han sido una importante fuente de información verificada. Los periodistas de todo el mundo han utilizado los medios sociales chinos para obtener una imagen más precisa de la situación y han reunido y archivado informes verificados para la posteridad. El volumen de anécdotas e informes personales que circulan cada día sobre la verdad del terreno en China también ha presionado al gobierno para que publique información más precisa sobre la crisis.

En los primeros días, por ejemplo, varios médicos recurrieron a los medios de comunicación social para dar la alarma sobre la gravedad de la situación. Aunque el gobierno los reprendió rápidamente y actuó para controlar el flujo de información, sus advertencias se hicieron virales, lo que probablemente aceleró al gobierno a ser más comunicativo sobre la realidad. Más tarde, cuando uno de los médicos, Li Wenliang, murió a causa de la enfermedad, las plataformas chinas se iluminaron con un torrente de angustia y rabia, cuestionando la decisión y la autoridad del gobierno. El descontento era tan generalizado que complicó a los censores.

Esta actividad de los medios de comunicación social también podría ser explotada en el futuro para detectar y rastrear futuros brotes de enfermedades. Varios servicios ya están utilizando estas técnicas para ayudar a los funcionarios de salud pública a monitorear la progresión del coronavirus. Raina MacIntyre, experta en bioseguridad de la Universidad de Nueva Gales del Sur, publicó un artículo en enero en la revista Epidemiology en el que se afirmaba que los hot spots de los tweets podían ser buenos indicadores de cómo se propaga una enfermedad. “Especialmente cuando hay censura o falta de recursos para la notificación de enfermedades”, dice, esto podría ayudar a las organizaciones a reaccionar incluso antes durante un brote viral, deteniéndolas antes de que se conviertan en emergencias sanitarias mundiales.

De una manera extraña, los medios de comunicación social también se han convertido en un espacio para el duelo colectivo. En Weibo y WeChat abundan las historias de desesperación y bondad. Junto a las expresiones de miedo de las personas atrapadas en la cuarentena y de los pacientes que no pueden recibir tratamiento, también hay anécdotas de personas que hacen donaciones (enlace en chino), se ofrecen como voluntarios y se ayudan unos a otros de manera inesperada y generosa.

“Esas historias personales no se leen mucho en la cobertura internacional del brote”, dice Shen Lu, periodista residente en Boston que ha seguido de cerca la actividad de los medios de comunicación social chinos en torno al coronavirus. Pero se han convertido en una importante forma de seguir la crisis tanto dentro como fuera de China, sirviendo como una forma de catarsis y dando a la gente, en medio del pánico y la toxicidad, un pequeño rayo de esperanza”.

Via

Please follow and like us: