Artículos Cultura Sociedad Tecnología

El próximo gran error en educación

Print Friendly, PDF & Email



La editorial británica Pearson anuncia su intención de convertir el libro de texto impreso en algo obsoleto, sustituido por lo que vende como una transformación supuestamente radical, la edición de libros digitales que cobrará en formato de suscripción.

Las intenciones de Pearson,
que pronto veremos replicadas en otras editoriales que viven de vender
su material a colegios y autoridades educativas y forzar a los alumnos a
adquirirlos, no tienen nada que ver con una transformación radical de
nada que no sea su modelo de negocio. Pasar de obligar a comprar tochos
de papel a obligar a pagar una suscripción digital es una propuesta de
valor deliciosamente ventajosa para las editoriales, que pueden de un
plumazo evitar los problemas que, cada vez más, tenían con el
crecimiento del mercado de comercialización de libros usados. Se trata,
simplemente, de reconocer que el libro impreso es completamente obsoleto
y poco atractivo para unas generaciones cada vez más familiarizadas con
los soportes digitales, y pretender adaptar tu modelo de negocio a un
simple cambio de soporte, con un supuesto mayor nivel de actualización.

Sobre este tema, la muy necesaria transformación digital de la educación, llevo ya bastantes años escribiendo en todo tipo de foros, incluida la UNESCO.
El problema principal de la educación no es que los libros de texto
estén obsoletos, que pesen mucho o que su formato sea poco atractivo: el
problema fundamental es que el uso de libros de texto no educa en algo
tan crucial para la educación actual como la búsqueda, selección y uso
de fuentes de información adecuadas, no forma en algo tan importante
como el pensamiento crítico. Proporcionar a nuestros hijos un
repositorio de información supuestamente veraz, sea en formato físico o
digital, es algo profundamente negativo, porque les enseña a pensar que
el conocimiento está contenido en un repositorio creado por un tercero,
algo en lo que nunca deberían confiar. La educación del futuro tiene que
enseñar a los niños, desde los niveles más básicos, a gestionar la
información disponible en todo tipo de fuentes, a aprender a
seleccionarla y cualificarla adecuadamente, a reconocer e ignorar la
información editorializada o sesgada, a verificar y a comparar. Tenemos
que dejar a nuestros hijos que busquen, que encuentren de todo, que se
equivoquen, que pierdan miserablemente el tiempo con fuentes malas o
manipuladas, y que aprendan a seleccionar las buenas, que como todo, es
un proceso que se educa y que hay que practicar.

Solo educando
fuertemente el sentido crítico en el uso de la información podemos
aspirar a formar personas que sepan desenvolverse en un mundo digital en
el que cualquiera puede crear información con total facilidad. Mientras
no seamos capaces de cambiar la percepción que nuestros hijos tienen de
la información, no seremos capaces de atajar problemas como las fake news y la manipulación de la sociedad.

Obviamente,
esto supone el acceso a dispositivos, cada vez más ubicuos, y el cambio
radical de las metodologías de enseñanza, lo que implica no solo
cualificar a los profesores, sino también convencer a los padres de que
la forma en la que ellos aprendieron era incorrecta y no ofrece unos
resultados adecuados para el contexto actual. Esta tarea es
indudablemente compleja en una sociedad que habitualmente tiende a
pensar que cuando sus hijos no hacen las cosas del mismo modo que lo
hacían ellos, es porque sin duda tienen algún tipo de trastorno,
problema psicológico o disfunción. No es así: lo que es completamente
ilógico es precisamente lo contrario, pretender que la educación no
cambie cuando el contexto ha cambiado radicalmente.

Pronto, los colegios de vuestros hijos empezarán a venderos que «lo moderno» es prescindir del libro de texto y pagar por una suscripción a un servicio que permite consultarlos en la web. No, eso no es lo moderno: eso es una simple y burda maniobra para cambiar su modelo de negocio prescindiendo del soporte físico. No, queridas autoridades educativas: eso no es «ser moderno», es simplemente más de lo mismo. Lo verdaderamente moderno no es digitalizar el libro de texto, es prescindir de él. El libro de texto es la red, y la educación debe enseñarnos a buscar en ella. Y cuanto antes lo hagamos, antes empezaremos a preparar a nuestros hijos para un entorno digital.

Via

Please follow and like us:
error