El seguimiento de datos de un teléfono inteligente es más que espeluznante. He aquí por qué debería preocuparse.

Print Friendly, PDF & Email

por Vivian Ng y Catherine Kent traducción David Ormeño

Los teléfonos inteligentes gobiernan nuestras vidas. Tener información al alcance de la mano es lo máximo de conveniencia. Nos dicen todo tipo de cosas, pero la información que vemos y recibimos en nuestros teléfonos inteligentes es solo una fracción de la información que generan. Al rastrear y monitorear nuestro comportamiento y actividades, los teléfonos inteligentes crean un perfil digital de información sorprendentemente íntima sobre nuestras vidas personales.

Estos registros no son solo un listado de nuestras actividades. Los perfiles digitales que crean se intercambian entre empresas y se utilizan para hacer inferencias y decisiones que afectan las oportunidades que se nos presentan y nuestras vidas. Además, esto normalmente sucede sin nuestro conocimiento, consentimiento o control.

Los nuevos y sofisticados métodos integrados en los teléfonos inteligentes facilitan el seguimiento y el control de nuestro comportamiento. Se puede recopilar una gran cantidad de información desde nuestros teléfonos inteligentes, tanto cuando se usa activamente como cuando se ejecuta en segundo plano. Esta información puede incluir nuestra ubicación, historial de búsqueda en Internet, comunicaciones, actividades de redes sociales, finanzas y datos biométricos, como huellas dactilares o características faciales. También puede incluir metadatos, información sobre los datos, como la hora y el destinatario de un mensaje de texto.

Cada tipo de datos puede revelar algo sobre nuestros intereses y preferencias, puntos de vista, pasatiempos e interacciones sociales. Por ejemplo, un estudio realizado por el MIT demostró cómo los metadatos del correo electrónico se pueden utilizar para mapear nuestras vidas, mostrando la dinámica cambiante de nuestras redes profesionales y personales. Estos datos pueden usarse para inferir información personal, incluidos los antecedentes, la religión o las creencias de una persona, las opiniones políticas, la orientación sexual y la identidad de género, las conexiones sociales o la salud. Por ejemplo, es posible deducir nuestras condiciones de salud específicas simplemente conectando los puntos entre una serie de llamadas telefónicas.

Se pueden consolidar y vincular diferentes tipos de datos para crear un perfil integral de nosotros. Las empresas que compran y venden datos (intermediarios de datos) ya lo hacen. Recopilan y combinan miles de millones de elementos de datos sobre personas para hacer inferencias al respecto. Estas inferencias pueden parecer inocuas, pero pueden revelar información sensible, como la etnia, los niveles de ingresos, el nivel educativo, el estado civil y la composición familiar.

Un estudio descubrió que siete de cada diez aplicaciones para teléfonos inteligentes comparten datos con compañías de seguimiento de terceros como Google Analytics. Los datos de numerosas aplicaciones se pueden vincular dentro de un teléfono inteligente para construir esta imagen más detallada de nosotros, incluso si los permisos para aplicaciones individuales se otorgan por separado. Efectivamente, los teléfonos inteligentes se pueden convertir en dispositivos de vigilancia.

El resultado es la creación y amalgamación de huellas digitales que proporcionan un conocimiento profundo de tu vida. La razón más obvia para que las empresas recopilen información sobre individuos es con fines de lucro, para ofrecer publicidad personalizada y servicios personalizados. Algunos anuncios dirigidos, aunque quizás espeluznantes, no son necesariamente un problema, como un anuncio para las nuevas zapatillas que ha estado observando.

Pero la publicidad dirigida basada en los datos de nuestro teléfono inteligente puede tener un impacto real en los medios de subsistencia y el bienestar, más allá de influir en los hábitos de compra. Por ejemplo, las personas con dificultades financieras pueden ser objeto de anuncios para préstamos. Podrían usar estos préstamos para pagar gastos inesperados, como facturas médicas, mantenimiento del automóvil o tarifas judiciales, pero también podrían depender de ellos para los costos recurrentes de la vivienda, como el alquiler y las facturas de servicios públicos. Las personas en situaciones de vulnerabilidad financiera pueden quedar atrapadas en una espiral de deuda mientras luchan por reembolsar los préstamos debido al alto costo del crédito.

La publicidad dirigida también puede permitir que las empresas discriminen a las personas y les nieguen las mismas oportunidades de acceder a los derechos humanos básicos, como la vivienda y el empleo. La raza no se incluye explícitamente en la información de perfil básica de Facebook, pero la “afinidad étnica” de un usuario se puede resolver en función de las páginas que le hayan gustado o con las que haya interactuado. Los periodistas de investigación de ProPublica descubrieron que es posible excluir de anuncios de trabajo a aquellos que coinciden con ciertas afinidades étnicas de anuncios de vivienda y ciertos grupos de edad.

Esto es diferente a la publicidad tradicional en medios impresos y de difusión, que aunque dirigida no es exclusiva. Cualquiera puede comprar una copia de un periódico, incluso si no es el lector típico. La publicidad en línea dirigida puede excluir por completo a algunas personas de la información sin que ellos lo sepan. Este es un problema particular porque Internet y especialmente las redes sociales son ahora una fuente común de información.

Los datos de las redes sociales también se pueden usar para calcular la solvencia crediticia, a pesar de su dudosa relevancia. Indicadores como el nivel de sofisticación en el idioma de un usuario en las redes sociales y los historiales de pago de préstamos de sus amigos ahora se pueden usar para verificaciones de crédito. Esto puede tener un impacto directo en las tarifas y tasas de interés que se cobran por los préstamos, la capacidad de comprar una casa e incluso las perspectivas de empleo.

Existe un riesgo similar con las aplicaciones de pago y compras. En China, el gobierno ha anunciado planes para combinar datos sobre gastos personales con registros oficiales, como declaraciones de impuestos y delitos de manejo. Esta iniciativa, que está liderada por el gobierno y las empresas, se encuentra actualmente en la etapa piloto. Cuando esté en pleno funcionamiento, producirá un puntaje de crédito social que califica la confiabilidad de un ciudadano individual. Estas clasificaciones se pueden usar para emitir recompensas o sanciones, como privilegios en las solicitudes de préstamos o límites en la progresión de la carrera.

Estas posibilidades no son distantes ni hipotéticas, existen ahora. Los teléfonos inteligentes son efectivamente dispositivos de vigilancia, y todos los que los usan están expuestos a estos riesgos. Además, es imposible anticipar y detectar toda la gama de formas en que se recopilan y utilizan los datos de los teléfonos inteligentes, y demostrar la escala completa de su impacto. Lo que sabemos podría ser solo el comienzo.

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.