Herramientas Pensamiento crítico

Eliminando la desinformación: 6 medidas que pueden tomar las ONGs

Print Friendly, PDF & Email

El 6 de enero, algunos de nosotros miramos el asalto al Capitolio con horror y sorpresa. Otros de nosotros miramos con horror y resignación, una sensación terrible de que esto era un resultado inevitable de los últimos cuatro años de creciente extremismo de derecha y desinformación incitada por el presidente Donald Trump.

En un artículo de BuzzFeed titulado “En 2020, la desinformación rompió los Estados Unidos”, la reportera Jane Lytvynenko resumió una tormenta perfecta de desinformación que condujo a este punto. Las teorías de la conspiración en torno a la “plandemia” ensombrecieron la investigación científica sobre el nuevo coronavirus y cómo se propagó por todo el mundo. Las mentiras racistas sobre la violencia liderada por antifa empañaron la belleza de las protestas globales masivas por las vidas de los negros. Los ataques de Trump y sus partidarios republicanos a la integridad de las elecciones eclipsaron la conversación sobre la participación electoral récord. Juntas, estas corrientes de desinformación han socavado la confianza en las instituciones públicas e incluso nuestra democracia en su conjunto.

La desinformación como esta ha sido efectiva en parte porque se alimenta de la emoción cruda del miedo. En momentos de mayor incertidumbre, la desinformación ofrece chivos expiatorios fáciles y apela a una mentalidad primordial de “nosotros contra ellos”. La desinformación también depende de narrativas antiguas y, a menudo, racializadas para ganar tracción en la mente de las personas y en el debate público. Por ejemplo, las afirmaciones falsas de fraude electoral se basan en viejas narrativas sobre la corrupción gubernamental y la criminalidad negra y cafe. La desinformación “plandemica” se basa en narrativas anti-asiáticas y anti-comunistas. Debido a esto, necesitamos combatir la desinformación no solo a nivel de publicaciones en redes sociales, artículos de noticias y plataformas de comunicación, sino también a nivel más amplio de estrategia narrativa.

Durante los últimos cuatro años, hemos visto a los hechos recibir una paliza de varios abusadores. Pero, por supuesto, la desinformación no comenzó en 2020, ni siquiera en 2016. Como escribe Steven Pool en The Guardian, nunca ha habido “una edad dorada de transparencia perfecta”. La desinformación, desinformación, propaganda y engaños se remontan a la antigua Roma.

Hoy en día, nos encontramos en una era particularmente evolucionada (o descentralizada) en la que estamos plagados de lo que Claire Wardle de First Draft llama “Desorden de la información“. Estados Unidos como nación ha contribuido mucho a esta situación global. También ha contribuido con gran parte de la tecnología a través de la cual se propaga la desinformación sin dejar de estar relativamente protegida de sus efectos, hasta ahora. La reconocida periodista filipina Maria Ressa ha caracterizado la actual confrontación estadounidense con la desinformación orwelliana como un retroceso, diciendo que “los pecados de Silicon Valley han vuelto a casa”.

La desinformación a la que nos enfrentamos hoy es nada menos que una forma de poder blando y control social asistida por la tecnología. La Dra. Joan Donovan, directora de investigación del Centro Shorenstein de Harvard, define la desinformación como “la creación y distribución de información intencionalmente falsa con fines políticos”. Los malos actores siembran información falsa en línea manipulando algoritmos y confiando en actores involuntarios para difundirla, creando cascadas y cámaras de eco donde se refuerza la información errónea. El resultado es un espectro de impactos dañinos, desde la confusión general hasta el rechazo de las vacunas y la radicalización de los nacionalistas blancos. Mientras tanto, las narrativas dañinas de escasez, competencia y supervivencia de los más aptos se afianzan más profundamente.

Hay un viejo adagio que dice: “Una mentira puede viajar por el mundo mientras la verdad se pone los zapatos”, y en estos días, esas mentiras analógicas tienen el poder de miles de millones de bots y humanos conectados digitalmente detrás de ellas. La pandemia ha puesto a más y más personas en todo el mundo en línea durante más horas al día y ha limitado nuestro acceso a fuentes de información comunitarias confiables que se basan en conexiones en persona, como reuniones de iglesias y reuniones de vecindarios. La desinformación ahora viaja a la velocidad de Internet y se ha demostrado que se propaga más rápido que la verdad. En este contexto, la desinformación se está volviendo más efectiva para generar caos y sembrar dudas sobre la realidad.

Pero podemos contraatacar. Y como instituciones impulsadas por una misión comprometidas con elevar los valores unificadores, el sector sin fines de lucro tiene un papel importante que desempeñar.

En este contexto, ofrecemos seis pasos de acción para que las organizaciones sin fines de lucro combatan la desinformación, defiendan la democracia y construyan poder narrativo para el cambio progresivo:

1. Capacitar al personal y las partes interesadas en la alfabetización en desinformación.

Al igual que un virus, la desinformación solo puede propagarse a través de huéspedes susceptibles. Podemos ayudar a nuestro personal y las partes interesadas a vacunarse a sí mismos y a sus comunidades capacitándolos para reconocer la información errónea y la desinformación, y para resistir la tentación de compartirla.

Hay una gran cantidad de herramientas existentes para las organizaciones sin fines de lucro a las que pueden recurrir para fomentar la alfabetización en desinformación en nuestras organizaciones. Donovan y sus colegas crearon el excelente Libro de casos de manipulación de medios con ejemplos de campañas de desinformación y cómo se han extendido. ReFrame y PEN América crearon un kit de herramientas de Defensa Disinfo con la elección específica, así como herramientas generales para la construcción de alfabetización desinformación.

En Minnesota, el director de comunicación de ISAIAH Janae Bates dice que, ante todo, capacitar al personal y los miembros a utilizar sus propios sentidos “arácnidos” y valores profundamente arraigados para detectar la desinformación diseñado para dañar sus comunidades. Específicamente, utilizan el plan de estudios narrativo de raza/clase para capacitar a organizadores, personas influyentes y líderes miembros para ayudarlos a reconocer y responder a los silbidos racistas de los perros.

Bates también inició un boletín informativo de alerta de desinformación con Faith en Minnesota y socios en todo el estado. El boletín, Repugnant, presenta a un perro pug que grita desinformación y silbidos de perros codificados por razas. Uno de los temas se tituló “No use la palabra F”; Aconsejó a los lectores que eviten repetir la palabra “fraude” a toda costa cuando se habla de votar, incluso cuando se trata de desacreditar los reclamos de fraude electoral. Esto se debe a que la repetición de palabras como “fraude” contribuye directamente a la desinformación sobre el fraude electoral, tanto al aumentar el volumen de conversación sobre el fraude como al reforzar el marco cognitivo del fraude.

Este es un mecanismo clave por el cual la desinformación se propaga, a través de los humanos más que de los bots, y algunas veces estos humanos están tratando de desacreditar la desinformación compartiéndola. Por lo menos, las organizaciones sin fines de lucro deben capacitar a nuestras partes interesadas para que no alimenten los algoritmos con desinformación y, en cambio, compartan historias comprobadas y atractivas que promuevan nuestras narrativas más amplias.

2. Escuche la información errónea en sus comunidades.

A menudo, las corrientes de desinformación en toda regla comienzan como murmullos dentro de nuestras propias comunidades. Las organizaciones sin fines de lucro pueden agregar métodos para escuchar la información errónea a los bucles de retroalimentación y comunicación que ya tienen con las comunidades a las que sirven. ReFrame ha creado una herramienta START [Análisis y respuesta estratégicos de amenazas] para ayudar a las organizaciones sin fines de lucro a documentar este proceso.

Por ejemplo, los organizadores de Florida for All crearon un canal de Slack que permite a los voluntarios registrar la información errónea que escuchan de los miembros de la comunidad a los que llaman y envían mensajes de texto. Otros métodos incluyen la creación de un formulario de sugerencia de información errónea en su sitio web o la realización de una llamada para recibir mensajes directos sobre información errónea a través de sus cuentas de redes sociales. Si tiene una persona o un equipo de comunicaciones, es posible que dedique media hora todos los días a escanear los canales de las redes sociales en busca de información errónea compartida por seguidores y aliados.

3. Integre la investigación narrativa en tiempo real en el trabajo de su programa.

Dado que la desinformación puede pasar de una conversación baja a un tema de tendencia en un minuto de Internet, es fundamental que las organizaciones sin fines de lucro tengan acceso a la investigación en tiempo real sobre estas tendencias. Con este fin, las organizaciones sin fines de lucro pueden desarrollar asociaciones con instituciones que realizan investigaciones sobre cómo se difunden las conversaciones. Esta investigación puede ayudar a evitar que las comunicaciones de su organización amplifiquen la desinformación que se está gestando y puede indicar áreas de educación o capacitación política necesarias para vacunar a las partes interesadas contra las nuevas tendencias. Esta investigación también puede informar nuevas áreas de trabajo como las campañas de responsabilidad de la plataforma dirigidas por MediaJustice y Kairos y el trabajo del programa específico de desinformación de The Leadership Conference y United We Dream.

Abundan las asociaciones potenciales: las instituciones de investigación como First Draft News se especializan en la investigación diaria y semanal sobre las tendencias de desinformación. El Centro Shorenstein realiza investigaciones sobre cómo la desinformación se propaga a través de varios rincones y varios tipos de actores de Internet. ReFrame y su hermana c4, This Is Signals, realizan investigaciones sobre tendencias meteorológicas narrativas que incluyen desinformación, así como tendencias en historias y conversaciones más amplias.

El enfoque de ReFrame y This Is Signals, adaptado de Upwell, combina inteligencia artificial con inteligencia humana para monitorear el “clima narrativo” y rastrear conversaciones a lo largo del tiempo. Las herramientas utilizadas para la inteligencia artificial extraen datos de diferentes plataformas (YouTube, Twitter, reddit, sitios de noticias, etc.) para generar tendencias generales, como picos en las conversaciones sobre temas como “policía” o “socialismo”. Luego, los investigadores aplican la inteligencia humana para enfocarse en el contenido de estas conversaciones entre audiencias específicas (por ejemplo: lo que los ancianos negros de 65 a 80 años decían sobre la policía después del asesinato de George Floyd, o lo que los venezolanos de derecha versus izquierda estaban diciendo sobre el socialismo el mes anterior a las elecciones presidenciales). Tomados en conjunto, estos métodos permiten a los investigadores agregar lo que dice la gente y dónde lo dice para identificar qué está resonando y qué no con diferentes audiencias en momentos a lo largo del tiempo.

Grupos en Florida se asociaron con ReFrame y This is Signals durante la elección para aplicar esta investigación. Natalia Jaramillo y Jonathan Alingu de Florida for All identificaron la combinación de la investigación narrativa y las comunicaciones basadas en los constituyentes como las mejores prácticas.

“Sí, tengamos nuestros bancos de contenido y guías de mensajería”, dice Alingu. “Y necesitamos los ingredientes para adaptar y adaptar los mensajes en tiempo real a diferentes grupos”.

“Intentamos alimentar la investigación con la preparación de los portavoces y las apariciones en los medios”, dice Jaramillo. “Tenemos que invertir en infraestructura que nos permita ser más acertados y responder a las conversaciones emergentes, y que no trate a las comunidades como un monolito”.

4. Cuente historias que involucren sentimientos.

También necesitamos aumentar el contenido emocional de nuestra narración. Si bien no podemos simplemente luchar contra la desinformación con contenido, no importa cuán específico de la circunscripción sea, podemos asegurarnos de que el contenido que creamos tenga más impacto.

La desinformación viaja más rápido que la información fáctica en parte debido al sensacionalismo, que activa a las personas a compartir impulsos emocionales profundos como el miedo y la emoción. Las corrientes de desinformación dan una nueva urgencia emocional a las viejas narrativas y prosperan en vacíos de información clara, objetiva e igualmente emocional. Por lo tanto, nuestro contenido debe involucrar sentimientos, pero en lugar de aprovecharse del miedo, nuestro contenido puede enfocarse en emociones que construyen movimiento como alegría, rabia, humor y orgullo. Podemos hacer esto sin ceder al sensacionalismo porque hay mucha emoción auténtica en nuestro trabajo. Los ejemplos incluyen el contenido de GOTV y el video de la victoria de Black Lives Matter.

El secreto radica en no tener miedo de centrarse en personajes y relaciones individuales que representan comunidades y problemas más amplios. En su trabajo con la Liga de Defensa contra la Disinfo, Donovan ha utilizado el ejemplo de compartir información precisa sobre la votación al explicar cómo va a votar su abuela, en lugar de simplemente compartir los hechos secos.

5. Llene los vacíos y planifique con anticipación para evitar la propagación.

Así es como Alingu está pensando en la integración futura con organizaciones sin fines de lucro en Florida:

Necesitamos incorporar la investigación de la desinformación en la planificación de la oposición y apoyar a los miembros en el pensamiento crítico. También necesitamos mirar los vacíos de información y asegurarnos de que nos estamos comunicando con la gente para llenar esos vacíos, porque de lo contrario lo que llena esos vacíos es la desinformación.

Sabemos que una vez que se amplifica la desinformación, es difícil borrar sus impactos; una vez que el genio está fuera de la botella, es difícil volver a meterlo. Por lo tanto, en la medida de lo posible, debemos evitar que la desinformación se propague lo antes posible en la cadena de amplificación y brindar información precisa para que se propague en su lugar. Para lograr esto se requiere planificación.

Las organizaciones sin fines de lucro pueden incorporar la defensa contra la desinformación en varios niveles de planificación para vacunar a las comunidades contra la desinformación a largo plazo. Todo lo que se necesita es saber como hacer que las comunidades a las que sirven (con narrativas dinámicas y vulnerables) sean proactivas y que sean tanto explicativas como basadas en valores para crear una base de comprensión inspirada que no deje lugar a la desinformación.

Por ejemplo, en Florida, cuando Alingu habla sobre los vacíos de información, uno de los vacíos que identificaron fue la falta de información que llegara a los votantes negros elegibles que reconocían las condiciones históricas de supresión de votantes y ofrecían información detallada para ayudar a las personas a superar estos obstáculos. Lo que prosperó en ese vacío fue la desinformación sobre elecciones amañadas que, en última instancia, desanimó a algunos a salir y votar. Alingu dice que aplicará esta lección a la planificación de futuras campañas electorales y de sus próximas sesiones legislativas.

6. Colaborar entre organizaciones.

Cuando le preguntamos a Donovan sobre el papel de los organizadores comunitarios y las organizaciones sin fines de lucro en la lucha contra la desinformación, ella respondió: “Si bien sé que la pandemia terminará, o al menos la manejaremos a través del tratamiento y las vacunas, no sé cómo la desinformación a gran escala se ralentizará sin un enfoque similar de toda la sociedad “.

Un centro en este enfoque es la Liga de Defensa contra la Disinfo. La Liga fue fundada el año pasado por el Media and Democracy Action Fund para llenar un vacío en el campo más amplio de la desinformación y para enfocarse específicamente en la desinformación dirigida a las comunidades de color que se dirigen a las elecciones de 2020. Esta es una formación importante para que las organizaciones sin fines de lucro se conecten, contribuyan y aprendan.

Las organizaciones interesadas en colaborar en la lucha contra la desinformación pueden desarrollar alianzas específicas para compartir investigaciones, colaborar en las comunicaciones, co-crear estrategias narrativas y capacitar a electores superpuestos. Ya sea que estemos enfocados en desacelerar la difusión de información errónea específicamente o en cambiar el terreno narrativo para hacerlo más hostil a la manipulación de los hechos, se necesitará una respuesta del ecosistema completo para sembrar una nueva confianza en nuestras instituciones y nuestra democracia.


La desinformación incontrolada representa una amenaza existencial para nuestra sociedad en su conjunto. Pero la misma tecnología que permite la difusión de la desinformación también permite la difusión de la belleza, la conexión y la creación colaborativa que era completamente insondable para nuestros antepasados.

Al igual que en la respuesta a las pandemias, no podemos confiar únicamente en los esfuerzos de algunas buenas personas o de algunas buenas organizaciones para combatir la desinformación. Tampoco podemos depender únicamente de una red de organizaciones ni de la autorregulación de los gigantes de las redes sociales. Podemos tomar medidas para frenar la creciente influencia de la desinformación, y también debemos desafiar y revertir las viejas narrativas que le dan a la desinformación un punto de apoyo en la imaginación pública. En su lugar, podemos sembrar nuevas narrativas que reflejen los valores aspiracionales de una democracia multirracial vibrante.

Fuente: NPQ

A %d blogueros les gusta esto: