Estos son los elementos de la piratería que más preocupan a la industria del cine actual

Print Friendly, PDF & Email

Como ya os hemos comentado en otras ocasiones, la piratería de contenidos sujetos a derechos de autor se ha convertido en uno de los temas más candentes y controvertidos de todo lo que rodea a Internet en la actualidad.

Si bien es cierto que en los inicios de la Red muchos hablaban de la existencia y facilidad de acceso que los usuarios tenían a los contenidos para adultos, esto es algo que poco a poco se fue aceptando como una parte más de Internet, dando paso al consumo ilícito de contenidos con copyright.

Hace cosa de 15 años todo lo relacionado con la piratería comenzó con servicios tipo Napster que daban acceso a música digital sin límites, lo que se extendió a las películas, estrenos que comenzaron a ponerse a disposición de todo el mundo, eso sí, con una calidad un tanto cuestionable en la mayoría de los casos, a través de las populares redes P2P y los clientes tipo emule.

Sin embargo, a pesar de los años que han pasado, este es un tema que sigue en boca de todos, tanto en la de aquellos que la defienden, como en la de aquellos que quieren acabar con la misma por todos los medios. Las redes P2P fueron el comienzo, luego pasamos a la descarga directa a través de Internet, a los portales streaming, llegando a los actuales reproductores multimedia «preparados», o a las plataformas sociales

Kodi set-top-box

Precisamente en estos momentos, buena parte de los esfuerzos de las principales organizaciones asociadas con la industria del entretenimiento y relacionadas con la lucha contra el consumo de estos contenidos ilegalmente, tienen en el punto de mira estos dos últimos apartados mencionados. Por un lado, se quiere acabar con la venta y distribución de dispositivos hardware con software legal tipo Kodi, pero que en ocasiones incluyen pequeños añadidos en forma de add-ons que dan acceso a esos contenidos con derechos de autor.

Kodi, los set top-box y las redes sociales, en el punto de mira

Pero claro, en principio tanto el hardware como el software que sirve de base son totalmente legales, por lo que se pueden adquirir en tiendas on-line tan populares como Amazon o eBay, por lo que estas organizaciones igualmente quieren que estos comercios electrónicos sean conscientes, de algún modo, de que están colaborando con la piratería y retiren estos productos de su catálogo.

facebook

Sin embargo la cosa no es tan sencilla, ya que lo que para unos es una acción ilegal que promueve la piratería, para otros tan solo es una comercialización de productos completamente lícitos para la reproducción multimedia que, llegado el caso, también pueden ser usado para piratear contenidos, pero claro, estas tiendas piden que se exija responsabilidades a los piratas, no a los canales de distribución de productos legales.

Por otro lado, otro de los elementos de «moda» en este aspecto, son las redes sociales, elementos usados cada vez de manera más extendida para la emisión masiva de eventos de pago, todo ello de manera gratuita, claro está.

Pero en este caso se podría decir que estamos en las mismas, ya que estas plataformas ofrecen un servicio lícito a millones de usuarios, ahora bien, lo que estos hagan con sus cuentas en un momento dado, es casi imposible de controlar, y aunque posteriormente cierren las cuentas denunciadas, en minutos se han creado otras nuevas que llevan a cabo las mismas tareas pirata.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, Cultura, DD.HH., Propiedad Intelectual, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.