Artículos DD.HH. Redes sociales Sociedad

Facebook no me engaña, pero me preocupa cómo te afecta a ti.

Print Friendly, PDF & Email

por Joseph B. Walther

Varias figuras prominentes han pedido algún tipo de regulación de Facebook, incluyendo a uno de los cofundadores de la compañía y a un inversor de capital de riesgo que fue uno de los primeros patrocinadores de Facebook.

Gran parte de las críticas a Facebook se relacionan con la forma en que los algoritmos de la empresa se dirigen a los usuarios con la publicidad, y con las “cámaras de eco” que muestran el contenido ideológicamente sesgado de los usuarios.

A pesar de las críticas del público, la empresa ha obtenido unos beneficios récord. Y miles de millones de personas -incluyendo a más de dos tercios de los adultos estadounidenses– siguen utilizando la versión no regulada de Facebook que existe actualmente.

He estado estudiando la dinámica social de Internet durante 30 años, y sospecho que lo que hay detrás de estas aparentes contradicciones es algo psicológico. La gente conoce los problemas de Facebook, pero cada persona asume que es en gran medida inmune, incluso cuando imagina que todos los demás son muy susceptibles a la influencia. Esta paradoja ayuda a explicar por qué la gente sigue utilizando el sitio, que todavía cuenta con más de 2.000 millones de usuarios medios mensuales. E irónicamente, también ayuda a explicar qué hay detrás de la presión para regular al gigante de los medios sociales.

No soy yo, son ellos.

La tendencia psicológica en el trabajo aquí se llama “el efecto en tercera persona“, la creencia de que los medios de comunicación no me engañan a mí, y tal vez no te engañen a ti, pero todas esas otras personas son un blanco fácil para los efectos de los medios de comunicación.

Irónicamente, esta dinámica puede animar a la gente a apoyar las restricciones al consumo de los medios de comunicación por parte de otros. Si alguien utiliza, por ejemplo, un sitio de medios sociales y se siente inmune a sus influencias negativas, se desencadena otro fenómeno psicológico llamado “influencia de la presunta influencia“. Cuando eso sucede, una persona se preocupa de que todos los demás sean víctimas, y apoya los esfuerzos para proteger a los demás, incluso si piensan que ellos mismos no necesitan la protección.

Esta podría ser la razón por la que hay muchos usuarios de Facebook que se quejan del peligro de Facebook para los demás, pero que siguen usándolo.

Incluso el financiador de Facebook Roger McNamee, que escribió un libro sobre lo mal que se ha vuelto Facebook, puede haber sido presa de esta ironía psicológica. Como informa el Washington Post, “a pesar de …. su repugnancia por los peores crímenes de las plataformas de medios sociales… McNamee no sólo sigue siendo propietario de acciones en Facebook… sino que también se cuenta a sí mismo entre los más de 2.000 millones de usuarios del gigante”. Después de todo, McNamee reconoce con un encogimiento de hombros y una sonrisa:’Tengo un libro que promover'”.

No todo el mundo puede estar por encima de la media

McNamee puede pensar que es inmune a las cámaras de eco y otras influencias en línea que, advierte, afectan al usuario medio de Facebook. ¿Qué pasa si el usuario medio de Facebook piensa que no es el usuario medio de Facebook y, por lo tanto, también cree que es inmune a las influencias perniciosas de Facebook?

Exploré esta posibilidad en una encuesta de 515 adultos en los EE.UU. que usaron Facebook al menos una vez la semana anterior. Los participantes fueron reclutados por Qualtrics, una compañía que administró mis preguntas de la encuesta. Los encuestados residían en los 50 estados. Su edad promedio era de 39 años, y reportaron un promedio de poco menos de 10 horas por semana en Facebook, lo cual estimaron que era similar al de la mayoría de los demás usuarios de Facebook.

La encuesta preguntó a los encuestados tres grupos de preguntas. Un grupo se refirió a lo mucho que creen que Facebook les afecta en una serie de temas sociales y políticos importantes, incluyendo la construcción de un muro en la frontera México-Estados Unidos, la ampliación o revocación de la Ley de Atención Asequible, si el presidente Trump está haciendo un buen trabajo y otros asuntos nacionales importantes.

El segundo grupo de preguntas se refería a cuánto cree cada encuestado que Facebook afecta las percepciones de los demás sobre esos mismos temas: cuánto afectan los medios sociales a su idea de “la persona promedio”.

El tercer grupo de preguntas se refería a la fuerza con la que cada encuestado apoyaba la regulación de Facebook, a través de una variedad de estrategias posibles que incluyen fallos de la Comisión Federal de Comercio o de la Comisión Federal de Comunicaciones, la disolución de Facebook mediante leyes antimonopolio, la exigencia de que Facebook revelara sus algoritmos y otros pasos.

Deseosos de proteger a los demás

Los encuestados creían que Facebook afecta a las percepciones de otras personas con mucha más fuerza que a las suyas propias. Cuanto más pensaban que los demás eran más vulnerables de lo que ellos eran, más querían frenar a Facebook.

Las personas que pensaban que estaban mucho menos afectadas que otras, y que querían regular Facebook, también creían más firmemente que la fuente del problema con Facebook reside en el poder de las cámaras de eco para repetir, amplificar y reforzar las creencias de los usuarios. Esto es cierto a pesar de que también se verán afectados por los reglamentos.

Las cámaras de eco existen, y afectan las percepciones de la gente, incluso llevan a una persona a disparar en una pizzería que supuestamente es una tapadera para la prostitución infantil. Pero la investigación ha puesto en duda la idea de que las cámaras de eco son extremadamente influyentes sobre los puntos de vista de la mayoría de la gente.

En mi opinión, es más importante ayudar a la gente a entender que están tan en riesgo de Facebook como cualquier otra persona, sea cual sea el nivel de riesgo. La sociedad puede tener cierta responsabilidad, pero también lo tienen los usuarios individuales de Facebook. De lo contrario, ignorarán las recomendaciones sobre su propio consumo de medios, al tiempo que apoyarán los llamamientos para que se establezcan normas generales que puedan ser demasiado amplias y potencialmente mal dirigidas. En última instancia, la gente necesita salvarse a sí misma más, y preocuparse un poco menos por salvar a todos los demás.

Se tradujó tambien en Interferencia.

Please follow and like us:
error

0 comments on “Facebook no me engaña, pero me preocupa cómo te afecta a ti.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.