Herramientas para un pensamiento crítico (V): El Efecto Halo

Print Friendly, PDF & Email

El efecto halo es un tipo de sesgo cognitivo en el que nuestra impresión general de una persona influye en cómo nos sentimos y pensamos sobre su carácter. Esencialmente, su impresión general de una persona (“¡Él es agradable!”) impacta sus evaluaciones de los rasgos específicos de esa persona (“¡Él también es inteligente!”).

Un gran ejemplo del efecto halo en acción es nuestra impresión general de las celebridades. Puesto que los percibimos como atractivos, exitosos y a menudo agradables, también tendemos a verlos como inteligentes, amables y divertidos.

Definiciones del Efecto Halo

“También conocido como el estereotipo de la atracción física y el principio de “lo que es bello es bueno”, el efecto halo, en el nivel más específico, se refiere a la tendencia habitual de las personas a calificar a los individuos atractivos más favorablemente por sus rasgos o características de personalidad que a aquellos que son menos atractivos. El efecto halo también se utiliza en un sentido más general para describir el impacto global de la personalidad agradable, o algún rasgo deseable específico, en la creación de juicios sesgados de la persona objetivo en cualquier dimensión. Así, los sentimientos generalmente superan a las cogniciones cuando evaluamos a los demás”.
(Standing, L. G., en The SAGE Encyclopedia of Social Science Research Methods, Volume 1, 2004)

“En un estudio realizado en 1915 sobre los empleados de dos grandes corporaciones industriales, parecía que las estimaciones del mismo hombre en una serie de rasgos diferentes como la inteligencia, la industria, la habilidad técnica, la fiabilidad, etc., etc., estaban muy correlacionadas y muy uniformemente correlacionadas…”. Las calificaciones se vieron aparentemente afectadas por una marcada tendencia a pensar que la persona en general es más bien buena o más bien inferior y a teñir los juicios de las cualidades por este sentimiento general. Este mismo error constante hacia la saturación de los grados de características especiales con un halo que pertenece al individuo en su totalidad apareció en los grados de los oficiales hechos por sus superiores en el ejército”.
(Thorndike, E. L., “A Constant Error in Psychological Ratings,” 1920)

La Historia del Efecto Halo

El psicólogo Edward Thorndike acuñó el término por primera vez en un artículo de 1920 titulado “The Constant Error in Psychological Ratings”. En el experimento descrito en el documento, Thorndike pidió a los comandantes militares que evaluaran una variedad de cualidades en sus soldados subordinados. Estas características incluían cosas como el liderazgo, la apariencia física, la inteligencia, la lealtad y la fiabilidad.

El objetivo de Thorndike era determinar cómo las calificaciones de una calidad se desangraban para evaluar otras características. Encontró que las calificaciones altas de una calidad particular se correlacionaban con las calificaciones altas de otras características, mientras que las calificaciones negativas de una calidad específica también conducían a calificaciones más bajas de otras características.

“Las correlaciones eran demasiado altas e iguales”, escribió Thorndike. “Por ejemplo, para los tres evaluadores, la correlación media para el físico con la inteligencia es de 0,31; para el físico con el liderazgo, 0,39; y para el físico con el carácter, 0,28.”

Entonces, ¿por qué nuestras impresiones generales de una persona crean este halo que influye en nuestras evaluaciones de rasgos específicos? Los investigadores han encontrado que el atractivo es un factor que puede jugar un papel.

Varios estudios diferentes han encontrado que cuando calificamos a las personas como guapas, también tendemos a creer que tienen rasgos positivos de personalidad y que son más inteligentes. Un estudio incluso encontró que los jurados eran menos propensos a creer que las personas atractivas eran culpables de conducta criminal.

Sin embargo, este estereotipo del atractivo también puede ser un arma de doble filo. Otros estudios han encontrado que mientras que las personas son más propensas a atribuir una gran cantidad de cualidades positivas a las personas atractivas, también son más propensas a creer que los individuos guapos son vanos, deshonestos, y es probable que usen su atractivo para manipular a otros.

Observaciones

“En el aula, los profesores están sujetos al error de calificación del efecto halo cuando evalúan a sus alumnos. Por ejemplo, un maestro que ve a un estudiante bien educado podría tender a asumir que este estudiante también es brillante, diligente y comprometido antes de que ese maestro haya evaluado objetivamente la capacidad del estudiante en estas áreas. Cuando estos tipos de efectos de halo ocurren, pueden afectar los índices de aprobación de los estudiantes en ciertas áreas de funcionamiento e incluso pueden afectar las calificaciones de los estudiantes”.
(Rasmussen, Enciclopedia de Psicología Educativa, Volumen 1, 2008)

“En el entorno laboral, es más probable que el efecto de halo aparezca en la evaluación que hace un supervisor del desempeño laboral de un subordinado. De hecho, el efecto halo es probablemente el sesgo más común en la evaluación de la actuación profesional. Piense en lo que sucede cuando un supervisor evalúa el desempeño de un subordinado. El supervisor puede dar prominencia a una sola característica del empleado, como el entusiasmo, y permitir que toda la evaluación se vea influenciada por la forma en que él o ella juzga al empleado por esa característica. Aunque el empleado pueda carecer de los conocimientos o la capacidad necesarios para desempeñar el trabajo con éxito, si el trabajo del empleado muestra entusiasmo, el supervisor puede muy bien darle una calificación de rendimiento más alta que la que se justifica por el conocimiento o la capacidad”.
(Schneider, F.W., Gruman, J. A., & Coutts, L. M., Applied Social Psychology, 2012)

El Efecto Halo en el Trabajo en el Mundo Real

Como se ha leído anteriormente, el efecto halo puede influir en la forma en que los profesores tratan a los estudiantes, pero también puede influir en la forma en que los estudiantes perciben a los profesores. En un estudio, los investigadores encontraron que cuando un instructor era visto como cálido y amigable, los estudiantes también lo calificaban como más atractivo, atractivo y agradable.

Los comerciantes se aprovechan del efecto halo para vender productos y servicios. Cuando un portavoz de una celebridad respalda un artículo en particular, nuestras evaluaciones positivas de ese individuo pueden extenderse a nuestras percepciones del producto en sí.

Es probable que los solicitantes de empleo también sientan el impacto del efecto halo. Si un posible empleador considera que el solicitante es atractivo o agradable, es más probable que también califique al individuo como inteligente, competente y calificado.

Por lo tanto, la próxima vez que trate de evaluar a otra persona, ya sea que esté decidiendo por qué candidato político votar o qué película ver un viernes por la noche, considere cómo sus impresiones generales de un individuo podrían influir en sus evaluaciones de otras características.

¿Su impresión de que una candidata es una buena oradora pública la lleva a sentir que también es inteligente, amable y trabajadora? ¿Pensar que un actor en particular es guapo también te lleva a pensar que es un actor convincente?

Ser consciente del efecto halo, sin embargo, no hace que sea fácil evitar su influencia en nuestras percepciones y decisiones.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, Pensamiento crítico, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.